¿Cómo aliviar una contractura muscular en el cuello? | MyFitBody
5/5 - (1 voto)

Una de las molestias más habituales que generan visitas al médico y, sobre todo, a los fisioterapeutas, son las molestias cervicales. Ya sea por malos hábitos posturales, lesiones o movimientos bruscos, los dolores del cuello son una dolencia muy habitual que vamos a intentar dar solución en el artículo de hoy.

Una de las mayores causas que genera dolores y molestias en nuestro cuello, además de dolores de cabeza, son las contracturas en nuestras cervicales. Infinidad de estudios han determinado que la aparición de estas contracturas en dicha zona, son las más frecuentes, además de ser sumamente molestas e incapacitantes en ciertos casos.

Hoy vamos a intentar dar respuesta a cómo aliviar dichas contracturas y evitar su aparición, así que sigan leyendo si lo que desean es despedirse de estas tediosas molestias, pues en MyFITBody vamos a ayudarles a tratarlas e incluso, quitarlas por completo.

Las contracturas en el cuello y sus causas

Cuando una zona de nuestro cuerpo se contractura significa que se tensa debido a una excesiva sobrecarga muscular. Es decir, deja de encontrarse relajado debido a una concentración excesiva de la zona, siendo en el caso del cuello por motivos como:

Mala salud postural

Sin duda se trata de la causa que más genera contracturas en nuestra cervicales. Mantener posiciones prolongadas en el tiempo con la cabeza hacia delante como cuando leemos o trabajamos con el ordenador, al igual que cualquier tipo de postura mantenida, va a generar un exceso de tensión en la zona, favoreciendo la aparición de contracturas.

Excesivos movimientos

Cuando realizamos muchas repeticiones de un ejercicio en donde el cuello esté involucrado, nuestros músculos pueden esforzarse en exceso y favorecer la concentración excesiva y dar como resultado contracturas. Esto sucede igual cuando intentamos levantar un peso demasiado alto, ya que nuestros músculos se van a forzar en exceso.

Lesiones

Una de las zonas que genera más procesos de rehabilitación son las cervicales. Los golpes o lesiones repentinas van a hacer que nuestros músculos del cuello se muevan de forma demasiado rápida que nos podrá generar lesiones. Esto es habitual en los accidentes de tráfico, generando lo que se conoce como latigazo cervical.

Estímulo muscular nuevo

Cuando realizamos un ejercicio al que nuestros músculos no están acostumbrados podremos aumentar el riesgo de padecer lesiones si no activamos la musculatura adecuadamente. Esto también se da cuando se vuelve a realizar ejercicio físico tras un tiempo sin practicarlo.

Sintomatología de las contracturas cervicales

El dolor en el cuello puede deberse a muchas causas, pero lo más habitual es dicha molestia tenga origen muscular. A continuación, vamos a ver cuáles son los síntomas que se pueden observar en las contracturas cervicales:

  • Dolores: podemos experimentar desde ligeras molestias hasta dolores sumamente molestos y más agudos. Además, dicho dolor puede incrementarse con cualquier movimiento de la zona del cuello, ya sea al girar, inclinar o echar hacia atrás la cabeza. Además, dicho dolor puede no presentarse solo en la zona del cuello, pues al comprimir el músculo el nervio, podremos sentir molestias en muchas partes de nuestro cuerpo, como hombros, cabeza y brazos en general.
  • Rigidez: uno de los síntomas que más se presenta con este tipo de contracturas es la rigidez muscular, la cual genera un acortamiento en el rango de movimiento de nuestro cuello.
  • Cefaleas: podemos pensar que los dolores de cabeza se deben a cansancio, vista cansada u otras muchas dolencias. Pero lo cierto es que otro síntoma muy común en las contracturas cervicales es el de las cefaleas.

La forma más adecuada para eliminar las contracturas del cuello

Ante una contractura cervical, podremos optar por la visita a un especialista como un fisioterapeuta, pero también podemos seguir los siguientes pasos para decir adiós a esta molesta situación:

  • Descanso: ante la excesiva rigidez del cuello, el descanso va a ser necesario. Dicho reposo ayudará a que la musculatura afectada recupere su elasticidad y vaya perdiendo esa rigidez que oprime nervios y nos genera todos los síntomas anteriormente comentados.
  • Ciertos ejercicios: va a ser fundamental la realización de ciertos ejercicios que involucren a nuestro cuello, así como hombros y trapecios. Como adelantamos antes, las contracturas en la zona alta de nuestra espalda son las más habituales y están ligadas entre sí. Es por eso por lo que ejercicios y un estiramiento adecuado pueden ayudar a recuperar el estado natural de nuestro cuello y zonas adyacentes.
  • Masajes y temperatura: el uso de calor puede ayudar a aumentar el flujo sanguíneo a la zona de la contractura. Esto es fundamental pues las contracturas son un aumento en la rigidez y concentración del músculo, haciendo que el flujo sanguíneo sea menor y es ideal volver a aumentarlo. Por otro lado, los masajes, ya sean automasajes o realizados por un experto, son ideales para generar un incremento del ritmo sanguíneo hacia la contractura y favorecer su relajación.
  • Pelota contra una pared: a pesar de parecer algo muy rudimentario, esta técnica es muy beneficiosa como automasaje. Nos situamos de espaldas a la pared y ubicamos la pelota en medio y buscando que alcance la zona que tenemos afectada.
  • Medicamentos: esto es algo muy debatido actualmente, pero lo cierto es que tomar ciertos analgésicos de forma ocasional puede ayudar (junto a las medidas anteriores) a favorecer la recuperación de la contractura. No obstante, se aconseja la previa consulta con su médico o especialista particular, pues automedicarse puede acarrear problemas serios si no se tienen las nociones pertinentes.

En caso de que el dolor generado por la contractura, siendo ya una condición que impida nuestro movimiento (tortícolis), es fundamental acudir con el médico para que la trate lo antes posible. Pero en caso de ser una molestia o dolor controlable debido a una excesiva tensión de la zona, podemos poner en práctica estos métodos nosotros mismos.

Los ejercicios para las contracturas del cuello

Como adelantamos antes, los ejercicios para el cuello son algo fundamental para disminuir los dolores además de para aumentar el rango de movimiento, pues reducen la rigidez muscular que ocasiona la contractura. Por ello, realizar movimiento suaves y controlados del cuello harán que nuestras fibras musculares vuelvan a su estado original además de ser beneficiosos para la prevención de contracturas. Cuando notemos que nuestro cuello empieza a estar rígido, algo habitual tras un excesivo movimiento de la zona o tras la práctica deportiva continuada en el tiempo, podemos mover suavemente nuestro cuello para evitar que se llegue a dar la contractura. Es decir, estirar y calentar la zona antes y después de la práctica deportiva.

Los ejercicios más destacados son:

Movimiento de flexión, extensión y lateralmente de nuestro cuello

Rotación del cuello

Elevación de hombros

Descenso de hombros

Movimientos circulares con nuestros hombros

estiramientos

 

No obstante, el ejercicio más importante es el simple hecho de estirar. El estiramiento es fundamental para que nuestros músculos vuelvan a su estado inicial tras la sesión de entrenamiento, evitando así que estén muy congestionados por más tiempo del debido. Los beneficios del estiramiento para el cuello son los siguientes:

  • Ayuda a volver a un estado de relajación muscular, favoreciendo la elasticidad y flexibilidad del músculo.
  • Sirve como analgésico, pues ayuda a disminuir el dolor y las molestias. No obstante, esto solo en casos leves en donde no se presente un dolor agudo.

Además de su realización tras la sesión deportiva, es fundamental incluir estiramientos para el cuello a lo largo del día, sobre todo para aquellas personas que mantengan el cuello en una misma posición por periodos prolongados de tiempo (trabajos en donde el usuario esté sentado)

Preguntas y respuestas

¿El estrés puede generar contracturas en el cuello?

Uno de los mayores males que azota a la población es el incremento del estrés. Ya sea por extenuantes horas de trabajo o por una mala gestión del estrés, este está haciendo mella en la salud de las personas. En el caso de las contracturas del cuello, el estrés hace que lo músculos presenten un mayor grado de rigidez, haciendo que se incremente el riesgo de padecer contracturas en la zona del cuello.

Por eso y muchos motivos más, es sumamente importante evitar que el estrés esté presente en nuestro día a día más de lo lógico, pues no solo aumentará el cortisol generando problemas de salud, si no que estaremos en riesgo de sufrir más contracturas musculares de lo habitual.

¿Es importante la alimentación para evitar y tratar contracturas?

Sin duda alguna. Tener déficits nutricionales de elementos tan importantes como el potasio y el magnesio pueden generar que una persona padezca más contracturas de lo normal. Además, es fundamental mantener unos buenos niveles de hidratación en nuestro cuerpo pues gracias a ellos vamos a poder mantener a nuestros músculos hidratos. Esto es sumamente importante pues si los músculos no reciben el agua suficiente, podrán sufrir más contracturas.

¿Sirve la práctica de ejercicio físico para quitar contracturas?

Es un arma de doble filo, pero si se realiza adecuadamente puede ser de gran ayuda. Esto se debe a que calentando bien previamente al ejercicio y realizándolo, haremos que el flujo sanguíneo llegue a nuestros músculos, ayudando a relajar después de la sesión la zona afectada.

No obstante, esto deberá realizarse si nuestro especialista así lo recomienda pues una mala práctica podrá generar que la contractura empeore. Además, esta práctica solo se podrá realizar siempre y cuando la contractura no sea muy fuerte e incapacitante.

Conclusión

Una de las tediosas condiciones más habituales que requieren visita a nuestro médico o fisioterapeuta son las contracturas en el cuello, concretamente, en la zona cervical. Hoy hemos visto que su tratamiento va a depender de factores como la gravedad de la contractura, así como la causa de la misma, pues si se debe a mala postura o exceso de ejercicio por ejemplo, vamos a poder tratarla con mayor facilidad. Pero si se debe a condiciones más severas como enfermedades, va a ser fundamental la visita al médico.

Principalmente, las mejores herramientas de prevención para las contracturas del cuello son:

  • Alimentación adecuada e hidratación
  • Dormir correctamente y las horas correspondientes
  • Salud postural
  • Calentar y estirar
  • Evitar coger mucho estrés
  • Evitar coger frío en los músculos pues estos se tensarán más de lo adecuado
  • No entrenar con un peso más elevado de lo habitual

Además, para tratar las contracturas las mejores herramientas van a ser las siguientes:

  • Estiramientos
  • Fisioterapia
  • Masajes y automasajes
  • Uso del calor en la zona afectada
  • Reposo
  • Medicamentos cuando el médico así lo recomiende
  • Deporte suave siempre y cuando así nos lo indiquen

Esperamos que el artículo de hoy les haya sido de ayuda y hayan aprendido algo más del fascinante mundo del deporte, la nutrición y del cuerpo humano. Nosotros nos despedimos aquí, pero solamente hasta el siguiente artículo en donde seguiremos sumergiéndonos en el fascinante mundo de la nutrición y el deporte. Un saludo a todos de parte del equipo de MyFITBody y recuerden… ¡siempre a tope!

Bibliografía

  • Neck pain. American College of Rheumatology. https://www.rheumatology.org/I-Am-A/Patient-Caregiver/Diseases-Conditions/Living-Well-with-Rheumatic-Disease/Neck-Pain.
  • Miller M, et al., eds. Degenerative conditions of the cervical and thoracolumbar spine. In DeLee, Drez, and Miller’s Orthopaedic Sports Medicine: Principles and Practice. 5th ed. Elsevier, 2020
  • Kazeminasab S, et al. Neck pain: Global epidemiology, trends and risk factors. BMC Musculoskeletal Disorders.
blank
Doctor Luis Miguel Salvador Grande Número colegiado 3704715 : Asesor Médico y Nutricional de MFB myfitbody. Licenciado en medicina y cirugia por Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca master en medicina cirugia cosmetia y nutrición por el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo en Barcelona experto en emergencias sanitarias.
Shopping cart0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0