Como evitar las ampollas al correr | MyFitBody
5/5 - (1 voto)

Como evitar las ampollas al correr

Sin duda alguna, practicar deporte tiene aspectos que no pueden agradar a todos los públicos, desde callosidades en las manos al agarras las pesas o al hacer calistenia, cansancio, agujetas, rozaduras en la piel por fricción con la ropa hasta ampollas en los pies. Estas últimas serán nuestras protagonistas hoy, pues si no se curan adecuadamente pueden tardar mucho en desaparecer y no solo ser molestas si no entorpecer nuestra práctica deportiva.

¿Desean saber cómo evitar las ampollas y más aspectos importantes sobre este tema? Pues no dude en seguir leyéndonos pues a continuación explicaremos todo lo destacable sobre este tema para que así pueda practicar running sin ningún riesgo de padecer estas tediosas ampollas.

blankOFERTA PRE-ENTRENO – IMPULS UltraPreworkout 400g 

¿Qué son exactamente las ampollas?

Cuando hablamos de ampollas estamos haciendo referencia a una especie de quemadura que se forma en nuestra piel. Esta quemadura se genera por la fricción de la dermis y la epidermis, dos capas de nuestra piel, generando una especie de bolsas con líquido casi transparente en su interior. No obstante, el color del líquido presente en las ampollas puede variar según el grado de esta, pudiendo no ser transparente o incluso, tener sangre en su interior.

Las ampollas van a aparecer por esta fricción constante entre ambas capas de la piel, aunque es cierto que cada persona puede experimentar su aparición antes o después. Además de esto, nos encontramos con dos factores que pueden determinar la creciente aparición de ampollas:

  • La forma de pisar: este aspecto biomecánico de nuestro cuerpo va a ser algo fundamental que debemos tener en cuenta a la hora de si vamos a sufrir ampollas o no. Si somos pronadores nuestro pie va a meterse hacia el interior, generando así la aparición de ampollas con más facilidad.
  • Temperatura: la temperatura del exterior (en verano será más fácil sufrir ampollas), la sudoración del deportista y la humedad en aumento pueden ser aspectos que generen una mayor probabilidad de tener ampollas. Además, es fundamental comprobar la humedad del calzado, pues si este o los calcetines se encuentran mojados es más fácil que se creen ampollas.

Estas se pueden formar en cualquier zona de nuestro cuerpo, pero lo más habitual es que se forme en nuestros pies, en los talones o en el borde interno

La prevención de las ampollas

Sin duda alguna, lo más importante para poder prevenir la aparición de ampollas en nuestra piel es la correcta hidratación de esta. Además, es fundamental no solo que esté hidratada si no que no esté húmeda. Además de esto, nos encontramos con otras medidas de prevención como las siguientes:

  • Productos de urea: son sumamente beneficiosos para hidratar la piel y poder evitar así la aparición de ampollas en nuestra piel. No obstante, su aplicación se debe hacer en momentos donde ya no vayamos a entrenar hasta el día siguiente.
  • Calcetines adecuados: el uso incorrecto de calcetines puede generar que la sudoración se acumule y el pie esté húmedo, generando que se generen ampollas con mayor facilidad. Por ello, va a ser ideal buscar calcetines que favorezcan que el sudor se evapore y mantenga a nuestros pies sin exceso de sudoración. Además de esto, el calcetín debe ser fino, pues si presenta un grosor inadecuado puede generar que se generen pliegues y favorezca así la aparición de rozaduras en nuestros pies.
  • Calzado adecuado: como mencionamos antes, las personas que sean pronadoras (que su pisada vaya hacia el interior) son las que más riesgos van a tener de sufrir la aparición de ampollas. Es por eso por lo que se debe buscar un calzado adecuado e incluso, usar plantillas hechas a medida que eviten una pronación excesiva. Además de esto, el tamaño debe ser el adecuado para así no generar un exceso de roce y nuestro pie se pueda mover adecuadamente. En el caso de que el calzado sea nuevo, es importante usarlo antes de entrenar varias veces para que nuestros pies se acostumbren a este. Además, se recomienda no sólo tener un calzado de running si no varios, para que nuestro pie no sufra.
  • Cuidado de nuestros pies: sin duda alguna, las herramientas para correr son el calzado y los calcetines, pero los protagonistas indiscutibles son nuestros pies. Por eso, debemos cuidarlos adecuadamente, ya sea fortaleciendo los pies, manteniendo su piel sana y todo lo que respecta a un adecuado cuidado de nuestros pies, favoreciendo así la no aparición de ampollas.

Tratamiento de las ampollas

A continuación, vamos a ver los diversos tratamientos que podemos emplear para solucionar la aparición de las ampollas:

  • El paso del tiempo: en muchos casos, solamente con reposo, evitando así que la ampolla no esté continuamente rozándose con el calzado, vamos a conseguir que la piel se hinche más y el líquido presente en su interior se reabsorba.
  • Quitar el líquido presente en la ampolla: esto es algo sencillo, pero se debe realizar adecuadamente para evitar infecciones. Para ello, se usará una aguja (correctamente esterilizada) y se pinchará la ampolla. Una vez hecho esto, se va apretando suavemente hasta conseguir que salga el líquido y una vez extraído por completo, se limpia la zona y se coloca un apósito esterilizado por prevención.

No obstante, en caso de no saber realizar este último punto, es aconsejable consultar con su médico habitual para que se solucione lo más pronto posible.

Consejos sobre las ampollas

Para finalizar, vamos a dejar una serie de consejos que pueden ser de gran ayuda en lo que a ampollas se refieren y en los momentos en los que pueden aparecer:

  • Aparición durante la competición: en el caso de que la aparición de la ampolla se de durante un evento deportivo podemos seguir si vemos que podemos aguantar o parar brevemente y cubrirla con un apósito adecuada para reducir el roce constante. Una vez terminada la competición, se debe descansar y curar la zona.
  • Aparición durante el entrenamiento: es aconsejable parar pues seguir con el entrenamiento solo nos va a generar un roce constante y un incremento de la ampolla.
  • No solo salen en los pies: como adelantamos antes, las ampollas pueden darse en diversas partes del cuerpo. Por ello, va a ser fundamental usar ropa adecuada, preferiblemente de lycra y que sean transpirables, además de que no presenten costuras muy notorias que favorezcan el roce constante con nuestra piel.

Conclusiones

Hoy hemos visto qué son las ampollas, unas tediosas bolsas que salen en nuestra piel cuando generamos un exceso de roce constante, algo muy presente en el mundo del running. Su prevención y cuidado son sencillos, teniendo que poner especial atención en el tipo de calzado y ropa que usamos. Además, es fundamental cuidar nuestros pies, tanto la piel como su calidad muscular y articular para mantenernos alejados lo más posible de las ampollas.

Esperamos que el artículo de hoy les haya servido para entender todo sobre las ampollas, su cuidado y prevención. Nosotros nos despedimos aquí, pero solamente hasta el siguiente artículo. Un saludo a todos de parte del equipo de MyFITBody y recuerden… ¡siempre atope!

Bibliografía

  • Baños, M.A. Ampollas: causas, clínica y tratamiento [en línea]. Institut Català del Peu, 2017
  • Mckenzie DC; Clement DB; Taunton JE; (1985). Running shoes, orthotics, and injuries. Sports medicine; sep-oct; 2(5); p. 334-47.

blank
Doctor Luis Miguel Salvador Grande Número colegiado 3704715 : Asesor Médico y Nutricional de MFB myfitbody. Licenciado en medicina y cirugia por Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca master en medicina cirugia cosmetia y nutrición por el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo en Barcelona experto en emergencias sanitarias.

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Comprar
0