La gamificación Una técnica ideal para los más pequeños | MyFitBody
5/5 - (1 voto)

Siempre nos centramos en la práctica deportiva para los adultos, pero ¿qué sucede con los más pequeños de la casa? Hoy vamos a centrar nuestra atención en la gamificación, una innovadora técnica que puede repercutir en diversos ámbitos, como el deporte o la educación.

A lo largo del artículo explicaremos qué es la gamificación, sus diversas aplicaciones y otros muchos aspectos que nos ayudarán a entender por qué es una excelente práctica para los más pequeños.

¿Qué es exactamente la gamificación?

Cuando hablamos de gamificación estamos haciendo referencia a una técnica educativa que incluye diversos elementos y característica del mundo de los videojuegos, y se aplica de forma no lúdica. Lo innovador de esta técnica es que va a incentivar y motivar a los más pequeños como si de un videojuego se tratase, fomentando así el aprendizaje, el logro de metas, etc.

Por tanto, estamos hablando de un método que apuesta por un enfoque más psicológico, para generar altos niveles de motivación en los más pequeños. Para entenderlo mejor pongamos un ejemplo: cuando un niñ@ mejora una marca en una prueba de velocidad, hay que otorgarle y reconocerle el logro como si de un juego se tratase, ya sea ascendiéndole de nivel, dándole una medalla o sumando puntos. Esto se haría no solo en momentos de competición, sino durante todo el periodo de aprendizaje.

Esto ayudará a que los niños aumenten su motivación y se propongan mejorar cada vez más y más, todo desde un enfoque psicológico y funcional.

La gamificación en la educación

Gracias a los estudios de “Magaña Salamanca, Esther, (2019). La gamificación en Educación Física, como instrumento motivacional para realizar una actividad física saludable” se ha podido determinar que la gamificación posee un fuerte enfoque psicológico, que puede ser de gran ayuda en ámbitos como la educación. Gracias a la gamificación, se pueden promover aspectos como:

  • Optimizar y fomentar el aprendizaje
  • Mejorar actitudes y comportamiento
  • Espíritu crítico

Por consiguiente, nos encontramos con una herramienta que, gracias a la combinación de aspectos pedagógicos, psicológicos y de las tecnologías actuales, como son los videojuegos, puede ayudar a conseguir mejorar las aptitudes de los más pequeños y que estos alcancen todos sus objetivos, pudiendo aplicarse no solo en la educación, sino también en el deporte.

La gamificación en el deporte

Es habitual ver en los centros de enseñanza elemental o secundaria como los profesores que imparten la asignatura de educación física realizan juegos y diversos eventos, con el fin de entretener al alumnado mientras realizan ejercicio. Esto sin duda es beneficioso, pues la práctica deportiva es siempre adecuada, pero no estaríamos hablando de un proceso de gamificación.

La gamificación no es ningún tipo de divertimento, sino una herramienta pedagógica que va a servir para generar un proceso de aprendizaje mucho más completo para el alumnado, siendo por tanto un conjunto de aplicaciones psicopedagógicas que conforman un sistema educativo.

Ya hablando de los diversos sistemas de gamificación que hay podemos mencionar dos, atendiendo al grado de repercusión en el alumnado:

  • Gamificación superficial: denominada como superficial debido a que queda relegada a periodos cortos de tiempo, siendo estos los momentos de competición. Aquí se impartirán puntos o medallas, sirviendo de motivación al alumnado, pero solo durante el tiempo que dure la competición. Se trata del tipo de gamificación más empleada en el ámbito de la educación y el deporte.
  • Gamificación profunda: considerada como el mejor tipo de gamificación, pues apuesta por una planificación desde cero, acorde a los requisitos y logros psicopedagógicos que se desean alcanzar. Es el tipo de gamificación que más se debería emplear, pero debido al trabajo que se necesita para su elaboración, nos solemos encontrar con gamificaciones superficiales.

Diversos tipos de gamificación

Además de los sistemas vistos en líneas superiores, podemos encontrarnos con otra clasificación que se determina según el tiempo que dure el proceso:

  • Gamificación: es lo que se consideraría gamificación en toda regla, pues se puede extender más en el tiempo que cualquiera de las otras variedades que entran en esta clasificación. Considerada como megamificación cuando se prolonga durante todo un curso entero, incluye un plan de gamificación completo, en donde se busca el incremento de la motivación del alumno de forma intrínseca y nada superflua.
  • Microgamificación: este tipo de gamificación queda relegada a momentos breves, como una sesión o solamente una clase. Además, puede emplearse dentro de la gamificación completa como una pequeña sesión.

La educación física y su enfoque actual

La gamificación se aplica de forma excepcional en la educación, siendo una de las ramas la educación física. Es fundamental que desde pequeños tengamos los conocimientos adecuados sobre la educación física. Durante muchos años la educación física fue un conjunto de prácticas deportivas, ya sea fútbol, baloncesto, etc. No dejaba de ser un mero entretenimiento o distracción para los alumnos, y no buscaba potenciar sus cualidades o mejorar sus aptitudes educativas en esta rama. Además, algo tan importante como la nutrición y el deporte no han sido inculcados en dichas clases.

Esto puede ser un serio problema, pues en España nos encontramos con cifras escandalosas de obesidad, sobre todo obesidad infantil.

No obstante, esto ha ido cambiando en los últimos años, encontrándonos clases más profundas en donde no solo se apoya la práctica de ejercicio, sino que además se comprende por qué debemos practicarlo, educando y enseñando para su correcta ejecución, explicando la importancia de una buena alimentación y fomentando el desarrollo de las aptitudes de los estudiantes.

En relación con esto, podemos encontrarnos que la gamificación va a jugar un papel importante en la educación física debido a diversos factores como los siguientes:

  • Aprender: la gamificación en la educación física nos va a permitir aprender desde un enfoque teórico y práctico de forma intrínseca.
  • Optimizar habilidades: permitirá el desarrollo de las habilidades físicas del alumno, pero con conocimiento y causa por parte de este, siendo un agente totalmente activo.

Todo esto permitirá motivar al alumnado, haciendo que sea más fácil la enseñanza y conseguir las metas que se propongan, haciendo que busquen superarse cada vez más y más.

La gamificación y su papel en la Educación física

Mediante el uso de juegos (a veces también en soporte digital) se busca la optimización del aprendizaje del alumnado. La gamificación servirá para motivar y captar la atención de los alumnos, siendo esto ideal para mejorar la captación de conocimientos. Además, será de gran ayuda para:

  • Aumentar la competitividad
  • Mejorar la motivación

Esto se puede plantear desde muy temprana edad, hasta en personas adultas. No obstante, sería ideal realizarlo con los más pequeños, pues se encuentran en una etapa en donde el aprendizaje se asimila más rápidamente.

En el ámbito de la educación física el proceso de gamificación va a ser más dinámico, pudiendo encontrarnos diversos métodos para su realización:

  • Ejercicio físico individual mediante el uso de videos para su correcta ejecución.
  • Usando una pulsera de ejercicio, se podrán realizar entrenamientos en pareja, sirviendo esto para ver quién tiene una mayor carga de entrenamiento y poder visualizar los resultados, siendo esto un claro factor motivacional y de superación.
  • En grupo, ya sea jugando contra otros equipos o trabajando en equipo, fomentando el desarrollo del trabajo grupal.
  • Usando videojuegos, en donde se tenga captura de movimiento, pudiendo ejecutar coreografías o baile. Incluso nos encontramos con videojuegos que permiten ejercitarse a la vez que se juega con él, siendo fundamental realizar ejercicio para completarlo.

La gamificación en adultos

Está novedosa técnica de enseñanza podría ser no solo beneficiosa para los más pequeños, sino además para los adultos. Siempre intentamos explicar que hacer deporte y tener una alimentación sana y equilibrada se hace para gozar de un buen estado de salud, y no por cosas superfluas. Es cierto que haciendo eso podremos lucir un cuerpo más vistoso, y todo lo que conlleva es muy amplio, pero incentivar a las personas a mejorar, alcanzar metas y otros logros mediante el uso de la gamificación, puede ser muy interesante.

Actualmente (y hablo por propia experiencia) podemos ver en infinidad de centros deportivos como a los usuarios se les suele mandar una rutina, un plan relativamente personalizado, y listo!. Esto parece lo adecuado a simple vista, pero en el caso de que no funcione con la persona, o no alcance los resultados adecuados, puede suponer el abandono de esta. Es por eso que la gamificación puede ser de gran ayuda. Pongamos un ejemplo: si un usuario logra bajar 1 kilo en un tiempo determinado, otorgarle el mérito que se merece, ya sea con una mención en la clase deportiva, diciéndoselo personalmente, poniendo su progreso en una tabla comparativa, que le permita motivarse y mejorar cada vez más, etc.

Con esto conseguiremos ver el avance y saber que lo estamos haciendo bien, algo que sin duda nos motivará a seguir. Por tanto, podemos decir que la gamificación es ideal para los más pequeños, pues se encuentran en un periodo de aprendizaje total que marcará el devenir de su futuro; pero también para los adultos, ayudándoles a marcarse metas, competir, motivarse, etc.

Preguntas y respuestas

¿Cuándo surge la gamificación?

Se trata de un concepto reciente que comenzó en el año 2010. En este momento los videojuegos ocupan una gran parte del tiempo de los estudiantes y se busca una técnica o método que incentive al alumnado a mejorar y aprender desde un enfoque similar al de los videojuegos, incentivando con logros y méritos, promoviendo así la competitividad y la superación personal.

¿Cuáles son las cualidades de la gamificación en el proceso educativo?

A continuación, vamos a mencionar los aspectos más destacadas del proceso de gamificación, siendo estos los motivos por los cuales este proceso es tan beneficioso:

  • Fomenta el aprendizaje
  • Modifica la conducta
  • Optimiza las habilidades
  • El alumno tiene que tomar decisiones, siendo una persona activa en el proceso de aprendizaje
  • Fomenta la motivación intrínseca más que la extrínseca

¿Es mejor la gamificación profunda que la superficial?

Sin duda. Como su nombre indica, la superficial solamente va a tocar la superficie de lo que debería ser un verdadero plan de gamificación. Mediante la adjudicación de puntos, medallas y demás incentivos se pretende buscar el incremento de la motivación de los alumnos, pero esto queda relegado solo al tiempo que dure la competición.

Por tanto, no es la más adecuada, pues los alumnos no dejan de ser meros agentes pasivos, que solo van a tener protagonismo en la competición, pues no van a tener que tomar decisiones y no tienen para nada el control. Esto es lo contrario en la gamificación profunda, pues aboga por un enfoque más profuso, en donde se pretende estimular la motivación intrínseca del alumnado, haciendo que tenga voz y voto y que sus acciones tengan repercusión y no solo en la obtención de medallas o puntos.

¿Es siempre beneficiosa la gamificación?

Si se realiza adecuadamente, la gamificación puede ser una herramienta fundamental en muchos aspectos, como la educación y el deporte. No obstante, no debemos caer en el error de realizarla solamente como un divertimento o distracción para los más pequeños, pues entonces carecería de un fin educativo.

Por tanto, si queremos poner en práctica la gamificación debemos trazar un correcto planning de esta, para que sea funcional y optimice al alumnado.

Conclusión

La gamificación, ya sea a nivel educativo o deportivo, tanto en niños como adultos, es una herramienta ideal para motivar y mejorar. Se trata de un método que lleva solo unos 11 años en acción, pero que está siendo un elemento psicopedagógico ideal para los más pequeños, utilizando cualidades y aplicaciones típicas del mundo de los videojuegos, pero con un enfoque educativo y pedagógico.

En relación con la obesidad infantil tan acentuada que nos encontramos actualmente, la gamificación puede ser una buena opción para que los más pequeños aprendan la importancia de cuidarse y hacer deporte, pudiendo así disminuir en cierta medida esta tediosa enfermedad. Y en relación con los mayores, la gamificación podrá ser una forma divertida de hacer deporte a la vez que se motivan a los usuarios a mejorar y alcanzar todos los retos que se propongan, siendo totalmente partícipes en ellos.

Bibliografía

  • Acosta-Medina, J. K., Torres-Barreto, M. L., Álvarez-Melgarejo, M. & Paba-Medina, M. C. (2020). Gamificación en el ámbito educativo: Un análisis bibliométrico. I+D Revista de Investigaciones
  • Carrillo, S., Molero, D., Morente, H., y Zagalaz, M.ª L., (2012). Prevención de la obesidad infantil a través de una motivación intrínseca hacia la práctica de actividad física
  • Deterding, S. Dixon, D., Khaled, R., y Nacke, L., (2011). From Game Design Elements to Gamefulness: Defining Gamification.
  • Hsin-Yuan, W., y Soman, D., (2013). A Practitioner´s Guide to Gamification of Education
  • Magaña Salamanca, Esther, (2019). La gamificación en Educación Física como instrumento motivacional para realizar una actividad física saludable
  • Méndez Ramos, A., (2019). Sé increíble en EF. Una propuesta de gamificaión para 3º de Educación Primaria. En Fernandez-Río, J. (coordinador). Gamificando la Educación Física. De la Teoría a la práctica en Educación Primaria y Secundaria
  • Romero, L. M., y Torres-Toukoumidis, Á., (2018). Aprender jugando: La gamificación en el aula. Educar para los nuevos medios: Claves para el desarrollo de la competencia mediática en el entorno digital
  • Soriano, M. M., (2001). La motivación, pilar básico de todo tipo de esfuerzo. Proyecto social: revista de relaciones laborales, 9, p.163-184.
  • Werbach, K., y Hunter, D., (2015). The Gamification Toolkit: Dynamics, Mechanics, and Components for the win.
blank
Doctor Luis Miguel Salvador Grande Número colegiado 3704715 : Asesor Médico y Nutricional de MFB myfitbody. Licenciado en medicina y cirugia por Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca master en medicina cirugia cosmetia y nutrición por el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo en Barcelona experto en emergencias sanitarias.
Shopping cart0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0