Infiltraciones tras una lesión ¿Qué es? Propiedades y contraindicaciones | MyFitBody
5/5 - (1 voto)

Infiltraciones tras una lesión ¿Qué es? Propiedades y contraindicaciones

Una infiltración no es más que la inyección de una sustancia, normalmente analgésica, en el interior de un tejido o articulación. Se utiliza para mitigar o eliminar el dolor en distintas zonas del aparato músculoesquelético, es una técnica poco invasiva y con un mínimo, aunque no inexistente, riesgo de infección.

Por esta razón, si quieres conocer un poco más sobre técnica bastante interesante, te invito a seguir leyendo y tomar nota, puesto que hay mucha información interesante que debes llevar contigo. ¡Empecemos!

Aspectos generales de las infiltraciones

Como ya comentaba en un inicio, la infiltración es una técnica que consiste en una directa aplicación del principio activo sobre el lugar del cuerpo donde hay dolor, o están pasando los mecanismos patogénicos de las enfermedades, esto con el objetivo de suprimir de manera local dichos síntomas, logrando de esta manera una mejor recuperación.

Del mismo modo, es fundamental tener el conocimiento de la patología o lesión a tratar, y también, sobre las cuales este tipo de tratamiento se puede aplicar, los fármacos a emplear y también, las diferentes técnicas de aplicación.

Asimismo, se debe conocer la posibilidad de dichas complicaciones, y por todo esto, es que este método no debe considerarse como una primera opción de tratamiento.

De igual manera, deben considerarse algunas precauciones al realizar dichas filtraciones, por ejemplo, no infiltrar tres más veces sobre la misma articulación en un año calendario, asimismo, dejar al menos un espacio entre cada infiltración de 2 o 3 semanas aproximadamente, pues esto permitirá hacer la evaluación de los resultados.

Por otro lado, tampoco se recomienda hacer una infiltración sobre dos articulaciones en una misma sesión, ya que así aumentará notablemente el riesgo.

En fin, hay muchos elementos que entran en juego, por lo que iremos desglosando todo este tema más adelante.

Indicaciones y contraindicaciones

Antes de entrar en detalle sobre este punto, queda en primer lugar dejar claro, que una infiltración está recomendada en el caso de artrosis con inflamación, así como en la artritis agudas y crónicas no infecciosas y, que no responden ante el tratamiento sistémico habitual.

Del mismo modo que en otros padecimientos como la tendinitis, bursitis, fascitis y tenosinovitis. En ese sentido, en lo que respecta a las contraindicaciones contamos con las siguientes:

  • Sospecha de una artritis séptica.
  • Infección sistémica o, una infección cutánea sobre el área a realizar la infiltración.
  • Inestabilidad articular.
  • Fractura intraauricular.
  • Placa de psoriasis sobre el punto de la infiltración.
  • Alergia o presencia de una hipersensibilidad hacia alguno de los fármacos que estén utilizados.

Asimismo, en relación a las contraindicaciones relativas destacan:

  • Trastorno por parte de la coagulación o tratamiento con el uso de anticoagulantes.
  • Diabetes mellitus con un mal control.
  • Hemartrosis.
  • Prótesis u osteosíntesis.
  • Etapa de embarazo.
  • Que previamente se hayan realizado infiltraciones sin algún efecto beneficioso.

Material necesario

Con respecto al material necesario de cara a realizar este proceso de infiltración, resaltan los siguientes puntos:

  • El material de antisepsia es un punto fundamental, es decir, la povidona iodada, las gasas y guantes estériles, así como apósitos o tiritas, un paño fenestrado del campo quirúrgico, aunque este último es opcional.
  • Contar con una mesa regulable en la que todo el material repose.

Material de punción, como el que comentamos a continuación:

    • Aguja estéril: Intramuscular o subcutánea de 40/8 color verde y 16/5 color naranja respectivamente. Además, puede resultar de gran utilidad también, el uso de una aguja 25/6 de color azul para emplearla en personas con obesidad, así como en los vaciamientos de bursitis.
    • Asimismo, es fundamental el uso de jeringas estériles 2.5 o 10 cc en función de la zona de punción.

Fármacos, como los que comentamos a continuación:

    • Corticoides con solución depot.
    • Anestésicos locales sin algún vasoconstrictor. Estos se emplean especialmente para reducir los síntomas dolorosos de la postinfiltración, igualmente, su utilización es opcional, ya que existe un potencial riesgo de alergias.
    • También se recomienda contar con la previa preparación de una ampolla 1/1.000 de adrenalina, esto a modo que se presente alguna reacción alérgica a considerar.

Técnica de infiltración

Para llevar a cabo una infiltración es importante que el paciente conozca todo el proceso, la técnica adecuada, los beneficios que se pueden recibir y las complicaciones posibles que pueden surgir, así, como disponer de la entrega de la hoja de información para los pacientes.

Pasos a seguir

Hasta este punto hemos tocado puntos muy importantes sobre las infiltraciones, pero ahora llega un punto fundamental, pues comentaremos un breve paso a paso sobre cómo se debe llevar a cabo todo el proceso de infiltración, y lo haremos a continuación:

  • Previo a realizar la infiltración es necesario adoptar una postura corporal que sea cómoda y adecuada según la zona a infiltrar.
  • Se debe hacer la respectiva evaluación y posterior marca del punto de entrada, marca que se realizará con la punta retraída de un bolígrafo, así como con el protector de la aguja o incluso, con la uña.
  • Realizar una limpieza previa en la zona a infiltrar con povidona iodada.
  • Agitar corticoide, realizar la carga de la jeringa con dicho corticoide y luego con el respectivo anestésico, y al final, desechar la aguja empleada para la carga.
  • Hacer uso adecuado de guantes estériles y llevar a cabo un previo lavado de manos.
  • Asimismo, y, con el punto marcado se procederá a realizar la infiltración. En el caso de que exista resistencia alguna, esta no debe ser vencida, pues se puede generar alguna rotura de un tendón, además, antes de hacer la infiltración del fármaco siempre se debe hacer un respectivo chequeo para comprobar que no se está sobre un vaso sanguíneo. En el caso de que se infiltra en las áreas próximas a un tejido nervioso, se debe tener constancia que no exista dolores lancinantes o algún tipo de parestesias que pueden ser indicios de lesión sobre el nervio.
  • Para terminar, es importante que después de realizar dicha infiltración se comprima la zona correctamente para evitar algún riego excesivo de sangre.

Pros y contras de las infiltraciones

Como todos los tratamientos de medicina, ninguno es perfecto, pues a pesar de lo beneficiosos que pueden resultar, presentan sus respectivos pros y contras, y el caso de las infiltraciones no está exento de ello es por ello que ambos puntos los comentamos a continuación:

Principales ventajas de las infiltraciones

Como hemos adelantado hasta ahora, una infiltración es una técnica que no es invasiva y funciona para ayudar a mitigar o eliminar en gran parte el dolor sobre una zona en específico.

Asimismo, sin poner el foco en su principal beneficio, existen otras ventajas notables a destacar, y las comentamos a continuación:

Resultado rápido y duraderos

Como adelantaba en un inicio, las infiltraciones permiten al fármaco que se dirija rápidamente hacia el tejido que se desea tratar, cuyo resultado es muy rápido y tiene una duración notable, evitando así los efectos secundarios sistémicos que pueden tener los medicamentos administrados sea, por vía oral o incluso, intramuscular.

Asimismo, el dolor posterior a la infiltración se remite inmediatamente en unas cuantas horas, tiempo en el por supuesto no se debe forzar la articulación.

Las infiltraciones se pueden aplicar sobre cualquier articulación

Este es un procedimiento que se puede llevar a cabo en cualquier articulación, sobre todo en los procesos donde el dolor es puntual algo que sin duda es bastante positivo.

Asimismo, se usan sobre articulaciones como las rodillas y hombros, pues son las que mayor daño o molestias suelen presentar. Además, en estas articulaciones el dolor es menor, pues son cavidades mayores que toleran mejor la introducción del líquido.

No muestran dolor

Así como ya mencionaba en el punto anterior que, en hombros y rodillas el dolor es menor también hay procesos en los que se puede emplear anestesia local.

Se realizan normalmente en consulta

Este es un proceso que se realiza normalmente en consulta, sin embargo, en algunas articulaciones que presentan mayor profundidad se realiza en un quirófano, de manera ambulatoria para emplear el intensificador de los rayos X y contar con la certeza que se trabaje sobre la articulación.

Asimismo, normalmente se puede recurrir a la ecografía, pero en la infiltración de columna no es una técnica que se recomienda.

Las nuevas sustancias utilizadas en dichas infiltraciones

Convencionalmente todas las sustancias que se emplean en la infiltración eran los corticoides y por supuesto, la anestesia, pero al día de hoy, existen otra serie de productos que también son beneficiosos y se aplican mediante dichas infiltraciones, mostrando diversos efectos muy positivos en ese sentido.

Dicho esto, esas sustancias conocidas son el ácido hialurónico y también el plasma abundante en factores de crecimiento. Obviamente, usar un fármaco u otro dependerá exclusivamente del caso de cada persona.

Principales desventajas de las infiltraciones:

Las preocupaciones principales que se presentan en los pacientes de cara a plantear una infiltración están enfocadas en las contraindicaciones de este proceso, las cuales comentamos anteriormente.

Del mismo modo, la presencia de efectos secundarios, pero como explicaba, el riesgo es mínimo en ese sentido.

Asimismo, cabe destacar que aún con la muestra de alivio en el dolor, así como disminución de la hinchazón, las infiltraciones no son una cura para esas afecciones.

¿Por qué digo esto? La verdad es que los efectos que presenta una infiltración tienen una duración considerable sí, pero no sobrepasa el mes, por lo que las molestias pueden volver en caso de que no se corrija el problema que provoque dichas molestias, y, en ese caso, las infiltraciones se pueden repetir hasta tres veces dentro de un año.

¿Cuándo se recomienda el uso de infiltraciones?

Básicamente, ya comentaba que las infiltraciones se indican en los casos con artrosis por inflamación, tendinitis, fascitis, tenosinovitis, artritis aguda y demás.

Y claro, en las situaciones donde el uso de analgésicos y medicamentos antiinflamatorios no resultan suficiente para mostrar una mejora en las molestias que se padecen y, teniendo esto en cuenta, se puede diferenciar entre dos motivos principales:

  • Alivio en el dolor puntual a nivel intraarticular o, sobre el área de inserción tendinosa en aquellos dolores más puntuales. Asimismo, se infiltran plasma y corticoides ricos en factores.
  • En la condoprotección, es decir, el conjunto de acciones que se dirigen en la prevención, retraso o reparo de las lesiones de tipo degenerativas sobre la articulación. En ese sentido, es un método intraarticular y se realizaría con la infiltración de ácido hialurónico, así como el plasma rico en factores con respecto al crecimiento. En la actualidad, se han publicitado en muchas revistas fitness aquellas sustancias orales para este fin, pero resulta más confortable y menos agresiva el proceso de infiltración, ya que la sustancia se coloca con la dosis justa y en el lugar necesario. En cambio, un método de administración oral es una vía global.

Aspectos interesantes a tomar en cuenta sobre las infiltraciones

Un aspecto bastante notorio de estas infiltraciones es que las complicaciones son bastante peculiares y extrañas, normalmente lo peor que puede pasar es la aparición de un pequeño hematoma sobre la zona donde la inyección fue aplicada.

Asimismo, el riesgo de lesión en la zona de aplicación de la inyección también es mínimo, pero igual hay que mantener cierto control.

Por otro lado, es poco frecuente que los síntomas empeoren, así como también se genere una infección local.

A su vez, la piel en ciertos casos se vuelve más fina y coge un tono más blanco en la zona donde fue aplicada la inyección. Dicha lesión, además es transitoria, y empieza a notar mejora en semanas.

Recomendaciones a seguir después de la infiltración

Al momento de aplicar la infiltración hay una serie de pautas a seguir, y las comentamos a continuación:

  • No levantar pesos muy elevados ni realizar esfuerzos muy altos al menos, durante los 2 días posteriores al procedimiento. De igual forma, se puede llevar un estilo de vida normal, pues no habrá problemas.
  • Es normal sentir los primeros 2 días un poco de dolor, el cuál puede aumentar un poco, así como sentir una presión sobre la zona tratada. De igual manera, se puede contactar con el médico tratante en caso de cualquier anomalía.

La mejoría siempre es progresiva, por lo que se debe llevar todo con calma.

blank
Doctor Luis Miguel Salvador Grande Número colegiado 3704715 : Asesor Médico y Nutricional de MFB myfitbody. Licenciado en medicina y cirugia por Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca master en medicina cirugia cosmetia y nutrición por el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo en Barcelona experto en emergencias sanitarias.

Tabla de contenido:
Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
Comprar
0