Tabla de contenido:

Corazón de atleta

Nos encontramos en la semana del corazón, motivo por el cual hoy vamos a centrar nuestra atención en un término no muy conocido en el ámbito deportivo. 

Cuando realizamos mucho deporte de manera diaria, todo nuestro cuerpo se ve involucrado. Una parte de nuestro cuerpo, que es sumamente protagonista en la actividad física, es el corazón. Este, a medida que se va acostumbrado a los entrenamientos cada vez más intensos, va incrementando su tamaño, conociéndose este hecho como el corazón de atleta. 

Este síndrome, el cual veremos si es positivo o negativo, será el protagonista de nuestro post de hoy, en el que veremos qué es, cómo detectarlo, cuáles son sus síntomas, y demás aspectos que nos ayudarán a entender mejor esta condición.

¿Qué es el corazón de atleta?

El corazón de atleta es una condición o síndrome que es típico en los deportistas de alto nivel, que no repercute ningún problema de salud. Es característico en el síndrome de corazón de atleta el incremento del tamaño del ventrículo izquierdo, además del aumento del ancho de las paredes cardiacas. Esto permite que los niveles de oxigenación sistémicos sean los adecuados para poder rendir adecuadamente en el deporte.

Los deportistas que practican fisioculturismo, y todo lo relacionado con el levantamiento de pesas, ciclistas, runners, etc, son los que presentan el síndrome de corazón de atleta con mayor asiduidad. La práctica deportiva, como los triatlones, maratones o iron mans, son actividades de elevadas intensidad que promueven la aparición del corazón de atleta.

Podemos ver como en las personas que tienen corazón de atleta se tienen otras características respecto a las personas corrientes:

  • Presentan un tamaño mayor del corazón
  • Paredes cardiacas presentan un mayor grosor
  • Cavidades cardiacas más amplias
  • Ritmos cardiacos más lentos

¿Qué genera el síndrome de corazón de atleta?

El aumento del grosor de las paredes y el incremento de su tamaño hace que el corazón pueda bombear más sangre por latido, haciendo que el volumen de sangre sea mayor, y por tanto, el corazón bombee más despacio. Al bombear más lento se generan unas pulsaciones más lentas, pero más fuertes, y pueden causar soplos. Es importante destacar que los soplos no son siempre negativos, y son habituales en los corazones de los atletas.

Para entender mejor esto debemos decir que los soplos cardíacos son una especie de ruidos, que se producen en nuestro organismo cuando la sangre pasa por las válvulas de corazón. Suele ser algo relacionado con alguna enfermedad cardiaca, pero es habitual que estén presentes en los deportistas y no entrañan ningún peligro.

Los deportistas que tengan el corazón de atleta pueden notar que tienen ritmos cardíacos irregulares estando quietos, pero cuando se ponen a realizar actividad física se vuelven más regulares. Por otra parte, la presión arterial no varía, y permanece similar a la de personas sanas que no practican deporte de alto rendimiento.

Lo que sí debemos tener en cuenta es que muchos síntomas que presenta el corazón de atleta son semejantes a lo de ciertas características cardíacas negativas, como la insuficiencia cardiaca, ritmos cardíacos irregulares o diversas cardiopatías. Por eso, es importante realizar revisiones si presenta alteraciones del ritmo cardíaco, o si se es deportista de alto rendimiento, para que así valoren cada caso personalmente.

Las diferencias existentes entre el síndrome de corazón de atleta y el de un corazón dañado son:

  • El corazón de atleta presenta una función correcta del corazón y las válvulas cardiacas.
  • El corazón de atleta no provoca un incremento de padecer problemas relacionados con el corazón.

Detectar el corazón de atleta

Al ser un proceso adaptativo, como respuesta a la actividad física intensa prolongada, es difícil determinar si se tiene o no la condición de corazón de atleta. Por eso, solo se puede identificar este síndrome mediante el análisis médico, en el cual se pueden observar modificaciones de la frecuencia o ritmo cardiaco, siendo este más lento por ejemplo.

Los médicos suelen emplear técnicas como el electrocardiograma, para averiguar si se tiene el síndrome de corazón de atleta, aunque también es habitual la realización de una ecografía del corazón.

Como siempre digo, un análisis al año no hace daño, y así podemos prevenir problemas de salud a posteriori.

Sintomatología

Para poder determinar de manera simple si se tiene corazón de atleta, hay que ver si se reúnen diversos síntomas como: 

  • Ser bradicárdico, es decir, tener menos de 60 pulsaciones por minuto
  • Incremento del ancho de las paredes del corazón
  • Incremento del volumen cardiaco

Motivos por los que se da el corazón de atleta

El corazón de atleta surge debido a la actividad física. Cuando esta se realiza de manera intensa y prolongada en el tiempo, surge como respuesta adaptativa en nuestro sistema cardiovascular, en donde nuestro organismo se adapta para poder aportar la cantidad adecuada de oxígeno a nuestros músculos.

Por ejemplo, en prácticas deportivas como los maratones o triatlones, en donde se mantiene un ritmo cardíaco elevado durante largos periodos de tiempo, se genera una modificación funcional y morfológica en el corazón.

Lo cierto es que, a pesar de ser habitual en los deportistas de alto nivel, no se da en todos ellos por igual. Existen factores, como la duración del ejercicio, los años entrenando, o la intensidad, a la vez que factores genéticos, el sexo o la edad, que van a determinar si se llega a padecer de síndrome de corazón de atleta o no.

Pero sí es cierto que solamente los deportistas son los que pueden tener el corazón de atleta. Por eso, si una persona que no practica deporte de alto rendimiento reúne características habituales de este síndrome, es adecuado hacerse un chequeo, que aclare cuál es la causa de dicha sintomatología.

Puntos negativos del corazón de atleta

A día de hoy, los diversos estudios médicos que se han realizado no han evidenciado ningún efecto negativo que genere riesgo en un periodo a largo plazo. Esto se debe a que se trata de un síndrome que surge como respuesta adaptativa, es decir, una mejora en nuestro organismo. Esto se traduce en una mejora cardiovascular y respiratoria.

No es una patología perjudicial que suponga riesgo, pero si se deja la práctica deportiva durante un tiempo prolongado, lo más habitual es que la sintomatología del corazón de atleta se revierta. Lo más importante es prevenir y no curar. Con esto queremos decir que los deportistas y no deportistas, debemos realizarnos análisis anuales y chequeos, para prevenir cualquier problema de salud, algo que el síndrome de corazón de atleta no genera.

Lo importante aquí es saber discernir si de verdad es el síndrome de corazón de atleta o, por el contrario, se trata de una patología del corazón negativa.

Conclusiones

Debemos tener en cuenta diferentes aspectos sobre el corazón de atleta: 

  • No es ningún problema: no estamos hablando de una enfermedad relacionada con el corazón, pues es benigna, y se trata solo de una respuesta adaptativa de nuestro corazón ante el incremento de la actividad física de intensidad elevada.
  • Es reversible: al dejar de practicar actividad física veremos que con el paso del tiempo la sintomatología del corazón de atleta desaparece. 

Hoy hemos visto esta condición benigna a nivel deportivo, que no supone en principio ningún inconveniente. Practicar deporte es algo fundamental para poder gozar un buen estado de salud, tanto física como mental. Cuando se entrena de manera intensa es cuando puede suceder este síndrome, pero como todo, en exceso es malo. Si realizamos deporte en exceso, sin descanso y sin seguir unas pautas nutricionales adecuadas, veremos que nuestra salud se verá comprometida. 

Nosotros promovemos el equilibrio. Si se entrena de manera intensa se deben realizar unos descansos adecuados, y comer como es debido, para poder ver resultados. Si se entrena a un nivel elevado y tenemos corazón de atleta, simplemente llevando un control y teniendo una alimentación correcta, no habrá ningún problema. Además, no olviden, un análisis al año no hace daño. Con esta frase queremos hacer entender que la salud es lo primero, y que con análisis cada año podremos saber cómo estamos de salud, y podremos prevenir diversos problemas. 

Esperamos que el post de hoy les haya ayudado a entender qué es exactamente esta característica, la cual es benigna y no entraña ningún inconveniente para la salud. En esta semana tan especial dedicada al corazón, en donde promover la salud y tener hábitos saludables es lo mejor para evitar problemas cardiovasculares, hemos querido mostrarles esta afección benigna del corazón, habitual en los deportistas, y mostrarles que no entraña ningún peligro. Además, les instamos a practicar deporte y comer de manera sana y equilibrada, para que puedan tener una salud cardiovascular excepcional. Ojalá hayan disfrutado del post y sigan con nosotros por más tiempo. 

Nosotros nos despedimos aquí, pero solamente hasta el próximo post. Un saludo a todos de parte del equipo de MyFITBody, y recuerden…¡siempre a tope! 

Carlos J. Soriano Aisa. Entrenador personal y coach nutricional.