Tabla de contenido:

La memoria muscular, ¿existe o no?

 

Tras estos meses de cuarentena, muchos deportistas hemos tenido que adaptar nuestras rutinas habituales en nuestro hogar. Debido a esto, en la mayoría de los casos los resultados no son los deseados, y es donde entra la pregunta en cuestión, ¿cuándo volveremos a tener nuestros músculos  habituales?

 

Esto es lo que trataremos en el post de hoy, la conocida memoria muscular. Veremos qué es, cómo funciona y veremos la veracidad de la misma, además de otros aspectos.

 

¿Qué es la memoria muscular?

 

Cuando hablamos de memoria muscular estamos haciendo referencia a un proceso en donde nuestras células musculares almacenan la información. Con dicha información, a pesar de dejar de practicar deporte durante un tiempo, podemos volver a nuestro estado de forma más rápidamente. Al menos en teoría eso es lo que se suele decir.

 

La memoria muscular parte de la idea de que la hipertrofia muscular generada en el pasado es recordada, haciendo que en el futuro, si se ha perdido masa, esta pueda recuperarse rápidamente, gracias a que previamente se hipertrofiaron los músculos.

 

Esto se debe a los mionúcleos, nombre que reciban los núcleos de nuestras células musculares. La clave de esto es que los mionúcleos no se degradan con el paso del tiempo, siendo fundamentales, en teoría, para la memoria muscular.

 

La estabilidad de los mionúcleos se extiende por largos periodos de tiempo, de hasta 12-15 años, según la persona.

 

¿Cómo nos ayuda la memoria muscular?

 

Nuestro cuerpo no genera más musculatura, a menos que sea necesario, o lo que es lo mismo, si no entrenamos no vamos a aumentar nuestra musculatura. Pero lo interesante aquí es que, al entrenar, hacemos que nuestros músculos se hipertrofien, algo que queda registrado en nuestras células musculares para siempre.

 

Es cierto que, cuando dejamos de practicar deporte vemos cómo vamos perdiendo fuerza, y nuestra masa muscular se ve disminuida en gran medida, pero lo cierto es que, nuestras células musculares comenzarán a trabajar como antaño, en cuanto volvamos a entrenar.

 

¿Cuánto se tarda en recuperar la musculatura?

Todo depende de los hábitos de cada persona. Es decir, depende de muchos factores, como la alimentación, el tipo de entrenamiento, la cantidad de entrenamiento, el género, la edad que tengamos en el momento de dejar la práctica deportiva, y la edad que tengamos en el momento de recuperar dicha práctica, etc.

Respecto a la alimentación, no es un tema que se suela vincular mucho a la memoria muscular, pero creemos que está estrechamente ligado. Por mucha memoria muscular que se pueda tener, si no le aportamos a nuestro organismo los nutrientes necesarios, los músculos no se recuperarán como en el pasado.

Es cierto que se podrán recuperar más rápidamente, pero para ello se debe entrenar de manera correcta, y tener unos hábitos propicios para ello.

 

¿Cuándo y de qué manera empezaremos a notar que perdemos músculo?

Diversos estudios indican que la pérdida de masa muscular empieza a suceder cuando llevamos entre 2-3 semanas sin entrenar. A partir de la primera semana sin realizar deporte, veremos cómo nuestros depósitos de glucógeno se van reduciendo, provocando que empecemos a notar leves síntomas de pérdida muscular. Pero cuando ya alcanzamos las 3 semanas veremos cómo nuestros músculos están más cambiados. Esto no es algo estándar para todos, pero lo cierto es que, si somos asiduos en la práctica deportiva, tanto tiempo sin hacer nada de deporte no nos va a beneficiar en absoluto.

La pérdida de masa se origina porque la síntesis proteica disminuye, haciendo que nuestra musculatura se resienta. Diversos estudios dicen que, no se debe abandonar la práctica deportiva por más de dos meses, para no ver comprometidas las ganancias conseguidas previamente.

Maneras de evitar la pérdida de músculo

Mantener la práctica deportiva

Es la forma más eficaz de evitar la pérdida de musculatura. Además de esto, debemos seguir hábitos alimenticios saludables, que nos ayuden a mantener nuestro cuerpo libre de grasas, y a que recibamos el aporte nutricional necesario.

En el caso de tener trabajos extenuantes

Que tengan unos amplios horarios, es difícil tener ganas, o más bien, tiempo de dedicación al deporte. Para ello, se puede optar por entrenamientos en casa de cuerpo completo (full body), en los que con nuestro propio cuerpo entrenaremos de manera funcional, sin necesidad de material.

Por ejemplo, otra opción sería ir a pie al trabajo

Evitando desplazarse en vehículos, consiguiendo así que nuestro cuerpo trabaje.

La genética y la memoria muscular

Nuevos estudios están arrojando información, respecto a la memoria muscular. Estos afirman que nuestro músculo esquelético posee una memoria denominada epigenética. Esta se encontraría fijada por un crecimiento más activo, que nos ayudaría a recuperarnos muscularmente más rápido.

Esto se traduce en que cuando nuestros músculos se hipertrofian, se genera una huella en nuestros genes musculares. Dicha huella epigenética sería la que explicase que nuestros músculos puedan volver a su forma después de un tiempo en reposo.

Es importante mencionar que, estos estudios están de acuerdo además con los mionúcleos que tenemos en nuestras células musculares, de los cuales hablamos en líneas superiores.

Además, podríamos relacionar la memoria muscular con la memoria motriz. Esto quiere decir que la memoria que ha almacenado nuestros músculos de manera epigenética, junto al aprendizaje obtenido respecto al deporte que se practique, ayudará a que no se pierda lo ganado y aprendido.

La juventud y la memoria muscular

Los expertos aconsejan que se entrene siempre, sobre todo en la etapa de la juventud. Todos sabemos que el deporte es fundamental, tanto para nuestra salud física como la salud mental. Entrenando desde nuestra infancia y juventud haremos que nuestros músculos estén activos y habituados a la práctica deportiva, algo que nos ayudará en nuestro envejecimiento.

Esto se debe a que nuestro cuerpo, con el paso de los años, se va deteriorando, al igual que la facilidad de construir músculo, siendo así la memoria muscular una gran ayuda para todos.

Conclusión

La memoria muscular existe, no siendo tan literal como el nombre que la identifica, pero si es una gran ayuda para todos. Les instamos a que se cuiden siempre, comiendo sano y equilibrado, a la vez que practican deporte, pues eso ayudará a que siempre mantengan una correcta musculatura, y a que gocen de un óptimo estado de salud.

Esperamos que el post de hoy les haya sido de utilidad, y hayan visto que la memoria muscular existe. Un saludo a todos de parte del equipo de MyFITBody, y nos vemos en el siguiente post. ¡Siempre a tope amigos!

Carlos J. Soriano Aisa.

Entrenador personal y coach nutricional.