Tabla de contenido:

El mejor aliado para perder peso, NEAT.

En pleno siglo XXI, nos encontramos con un gran auge de la práctica deportiva, pero lo cierto es que comunidades como Canarias tienen unos altos niveles de sobrepeso entre sus habitantes. Vivimos en un mundo que va sumamente rápido, centrado en el trabajo y en una rutina que no deja espacio para el deporte en muchas personas. El gimnasio es un aliado increíble, pero no todos tienen el tiempo ni la voluntad suficiente para perder peso. Aquí es donde el déficit calórico juega un papel fundamental junto al protagonista de hoy.

Hoy vamos a hablar de una práctica desconocida por muchos, pero que poco a poco se está haciendo un hueco y ganando adeptos, el NEAT. En el post de hoy veremos en qué consiste, en qué repercute su práctica, su relación con la pérdida de peso, cómo calcular el NEAT, entre otros apartado.

¿Qué es el NEAT?

El NEAT es la actividad física que no esta relacionada con el ejercicio que planeamos realizar y que genera un gasto calórico. Sus siglas significan  non-exercise activity thermogenesis, y corresponde a todas las acciones rutinarias que no son consideradas deporte y que realizamos en nuestro día a día.

Ejemplos de esto sería por ejemplo el caminar para ir al trabajo, un simple paseo vespertino o el hecho de subir las escaleras del centro comercial, es decir, actividades rutinarias dentro de nuestro día a día. Muchas veces solemos obviar estas acciones, pero es sumamente interesante fijarse en ellas pues suponen un gasto calórico, que puede desembocar en una pérdida de peso.

¿En qué repercute el NEAT?

Dicha práctica repercute positivamente en el proceso de pérdida de grasa y peso. Esto es así pues con estas actividades vamos a generar un gasto calórico, y ese este es superior a las calorías que ingerimos, vamos a experimentar una bajada de grasa y peso.

La pérdida de grasa y la bajada de peso depende de una serie de factores muy importantes:

  • Metabolismo basal: es la cantidad mínima de energía que necesita nuestro cuerpo para vivir. Es decir, las calorías suficientes para que todo nuestro cuerpo funcione correctamente.
  • Ejercicio diario: al realizar deporte vamos a quemar calorías, pero no solo en el deporte sino que además al caminar hacia la universidad, subir escaleras o al hacer la compra, vamos a quemar calorías. Esto es lo que sería el NEAT.
  • Termogénesis de los alimentos: no todo el mundo lo sabe, pero los alimentos para procesarlos requiere energía de nuestro organismo. Es cierto que en poca medida gasta energía dicho proceso, pero es algo a tener en cuenta.

Además de todo esto, la pérdida de grasa se genera siempre y cuando tengamos una dieta acorde a ello. Es decir, que con una dieta hipocalórica ( por debajo de nuestro gasto calórico) vamos a poder ver como nuestro cuerpo pierde grasa y baja de peso en gran medida.

La relación entre perder peso y el NEAT.

Como bien sabemos, la clave para poder bajar de peso, es quemar más calorías que las que ingerimos en nuestro día a día. Es sumamente importante generar dicho déficit, y para poder conseguirlo tenemos que seguir diferentes pautas como:

 

  • Disminuyendo nuestra ingesta calórica.
  • Realizando más deporte.
  • Aumentando nuestra actividad física diaria.

Con el paso de los años, cuando ya estamos trabajando y tenemos muchas responsabilidades, es cierto que cumplir estos requisitos se nos antoja muy difícil. Aquí es donde el NEAT jugaría un papel sumamente importante, pues sin quitarnos tiempo como yendo al gimnasio o haciendo horas extenuantes de cardio, vamos a poder ver como se reduce la grasa existente en nuestro organismo.

Con pequeños cambios, como en vez de coger el coche para todo o el transporte público, si el tiempo se los permite, vayan caminando a cualquier sitio. Intenten no coger los ascensores si es posible, y dispónganse a subir las escaleras. Con ejemplos así, que apenas nos van a quitar tiempo, vamos a ver como nuestra condición física mejorará, además que si tenemos una dieta sana, variada y acorde para bajar de peso, vamos a quitarnos esos kilos de más.

¿Cómo podemos calcular el NEAT?

Tenemos que dejar claro que el NEAT no es algo fijo y homogéneo para todo el mundo. Hay diferentes factores de cada persona que lo condicionan, como el sexo, la genética, el peso e incluso los metabolismos, ya que no todas las personas tienen el mismo. Por ejemplo, una persona que pese bastante, tendrá un NEAT más elevado, ya que para poder desplazarse con ese peso va a haber un gasto de energía mayor.

Por todo esto, calcular el NEAT de manera precisa se nos antoja bastante complicado. Pero no hay problema, ya que en pleno siglo XXI nos encontramos en infinidad de tiendas especializadas las conocidas pulseras de actividad, la cuales nos permitirán un cálculo más exacto de este poderoso aliado.

Pulseras de actividad, medidores del NEAT.

Dichas pulseras nos monitorizan nuestra actividad diaria mediante los pasos que damos, viendo si somos personas activas o por el contrario, más sedentarias. Acorde a dicha actividad diaria, y aportando a la pulsera datos como nuestro peso y edad, esta nos dará un cálculo bastante exacto en lo que a nuestro gasto calórico diario se refiere. Es importante mencionar, que la mayoría de los dispositivos móviles de hoy en día, gozan de podómetros incorporados y aplicaciones que nos ayudan a controlar nuestras calorías con gran exactitud y por si fuese poco, nos informan de nuestro gasto calórico.

A partir de ahí, sabremos más o menos controlar nuestra ingesta calórica y podremos alcanzar nuestros objetivos con mayor facilidad. No obstante, los cálculos de las pulseras de actividad son estimaciones, no tiene la certeza máxima. Por tanto, aconsejamos que no duden en consultar además con un especialista, que entre personas nos entendemos mejor.

Actividades para aumentar el NEAT

Caminar:

Andando se llega a cualquier sitio, como suelen decir. Se suele recomendar unos 10.000 pasos diarios, algo que apenas nadie cumple hoy en día. Las comodidades actuales de desplazamiento, ya sean motos, coches, transporte público, electro-patines,etc, hacen que cada vez caminemos menos. Nosotros recomendamos que caminen, en vez de coger el ascensor suban las escaleras, en vez de que les traigan la compra a casa vayan ustedes a por ella, en vez de conducir usen la bicicleta o vayan caminando, y así infinidad de ejemplos. Con esto, veremos como llegaremos de sobra a esos 10.000 pasos diarios, algo que agradecerá nuestro cuerpo.

Trabajar sentado:

Muchos de nosotros pasamos nuestras horas de trabajo sentados. Nosotros les proponemos que para no estar toda la jornada sentado, cuando hablen por teléfono háganlo de pie o recorriendo brevemente la oficina. Mantenerse de pie va a consumir más calorías que sentado, y si nuestro trabajo requiere muchas horas sedentario, ese pequeño cambio va a ser notorio.

En casa:

Si es posible, las actividades del hogar las hacemos nosotros. Es cierto que es cómodo tras una semana ardua de trabajo, contratar a alguien que limpie nuestro hogar, pero si somos nosotros quienes limpiamos, vamos a hacer que nuestro cuerpo trabaje y queme calorías. Sacar al perro, barrer, fregar,etc, son actividades que nos pueden ayudar mucho a mejorar nuestra calidad de vida.

Fin de semana:

Es cierto que muchas veces al llegar el fin de semana lo que menos nos apetece es realizar deporte. No obstante, el fin de semana es el momento perfecto para salir al parque a correr, caminar e incluso a ir en bici. Senderismo por el monte, un paseo por la playa si es posible, ayudará a nuestro cuerpo, y sin duda ayudará a nuestra mente a estar más tranquila y relajada.

Conclusión

Vivimos en un mundo en el que los avances tecnológicos están a la orden del día. A la par, vienen las comodidades, como a la hora de desplazarnos. Todo esto es cierto que son mejorar en gran medida, pero vemos como la sociedad se ha ido acomodando y viviendo más cómodamente, dejando la actividad física en muchos casos, olvidada.

Es entendible que cuando se trabaja, o se tiene un ritmo de vida muy ajetreado, sea bastante complejo compaginar nuestro día a día con actividad deportiva. Por eso, esperamos que tras leer este post de hoy, hayan visto como eso no es ningún problema.

El NEAT supone una quema de calorías que desemboca en una bajada de grasas y peso, meramente realizando más movimiento en nuestro día a día. Caminemos más, demos paseos con más frecuencia, cojamos la bicicleta o vayamos de senderismo en vez de quedarnos en la comodidad de nuestro hogar viendo la televisión y volviéndonos más sedentarios, lo cual a la larga repercutirá en nuestra salud.

Esperamos que hayan entendido la simplicidad del NEAT, pues con solo quitando malos hábitos vamos a ver como nuestro cuerpo va a bajar de peso y vamos a poder gozar de un mejor estado de salud. Muchas gracias por otro día más con nosotros, esperamos verles en el siguiente post. Un cordial saludo del equipo de MyFITBody y recuerden… ¡siempre a tope!

Carlos J. Aisa. Entrenador personal y coach nutricional.