Rutinas antagonistas para mejorar nuestro físico

Envío gratuito en pedidos superiores a 29.99 €

blank
Atención al cliente
Tabla de contenido:

blank

Rutinas antagonistas

Hoy vamos a centrar nuestra atención en un tipo de rutina que aportará grandes beneficios a nuestro cuerpo como, por ejemplo, un desarrollo más homogéneo de la musculatura. Las rutinas antagonistas serán las protagonistas de hoy en donde veremos qué son, a qué denominamos músculos antagonistas, beneficios de este tipo de rutina, y demás aspectos que nos ayudarán a entender todo sobre este tema.

 

¿A qué denominamos músculos antagonistas?

Cuando hablamos de músculos antagonistas estamos haciendo referencia a los músculos opuestos a los que estamos ejercitando en un momento dado. Los agonistas son los que reciben el estímulo y, por tanto, generan la contracción muscular, y los antagonistas se relajan para permitir la contracción muscular.

Un claro ejemplo de esto: cuando entrenamos pectorales los músculos antagonistas serán los opuestos, es decir, los de la espalda.

Al ir cambiando de ejercicios, en donde se trabajen grupos musculares contrarios, se producirá un incremento de la recuperación de nuestra fuerza. Esto se debe a que cuando entrenamos espalda, por ejemplo, nuestro sistema nervioso genera una inhibición de los pectorales, para que así trabajemos mejor la espalda, ayudando a una pronta recuperación.

¿Qué es el entrenamiento antagonista?

Por tanto, podríamos decir que el entrenamiento antagonista sería aquel en donde vamos a entrenar dos grupos musculares contrarios. Esto nos ayudará a trabajarlos de forma más intensa y con grandes resultados, pues al ser antagonistas, ninguno de los dos grupos musculares restará fuerzas en el entrenamiento.

Además, para hacerlo debidamente se debe optar por trabajar equitativamente. Con esto queremos decir que, si se trabajan de manera horizontal ambos músculos antagonistas, se presentará una mejor respuesta y un mejor equilibrio muscular. Un ejemplo de esto sería press de banca y remo en ángulo recto.

No obstante, esta regla no se va a poder cumplir en todos los casos, pues no siempre van a coincidir horizontalmente. Lo más importante es que siempre se debe realizar un entrenamiento en el que los ejercicios sean lo más opuestos posible.

blank

Beneficios de la rutina antagonista

A continuación, veremos algunos de los beneficios que aportaría a nuestro cuerpo una rutina antagonista:

Ideal para ganar fuerza

Al trabajar músculos totalmente contrarios no solo le daremos variedad a nuestra sesión de entrenamiento, sino que, además, al no afectar un músculo sobre otro podremos entrenar a pleno rendimiento y, por tanto, maximizar al máximo los resultados.

No requiere mucho tiempo

Las rutinas antagonistas pueden hacerse en superseries, lo cual acortará la sesión de entrenamiento y no quitará tiempo de más a las personas muy ocupadas.

Incremento de las congestiones musculares

Siguiendo una rutina antagonista podremos generar una mayor congestión, debido a una mayor concentración de la sangre durante este tipo de entrenamientos.

Pronta recuperación

Al entrenar músculos antagonistas uno de ellos no recibe estímulo mientras el otro sí. Esto se traduce en una recuperación más rápida.

Equilibrio estético

Muchas veces vemos que hay personas que poseen un cuerpo descompensado. Es decir, vemos que quizás tienen una espalda muy amplia, pero unos pectorales pequeños. Siguiendo una rutina antagonista el cuerpo se desarrollará más equilibradamente, evitando tener una figura descompensada.

100% salud

El deporte es salud, eso nadie lo pone en duda. Pues siguiendo una rutina antagonista veremos que nuestro cuerpo mejora a nivel general. A medida que tengamos más fuerza, aparecerá más músculo. Si tenemos más músculo nuestro metabolismo basal aumentará, y podremos mantener las grasas alejadas. Además, nos veremos estéticamente fenomenal, algo que ayudará a subir nuestra autoestima.

Más músculo

Cuando entrenamos siguiendo una rutina de ejercicios antagonistas vamos a trabajar todo el cuerpo con una mayor facilidad. Esto se debe a que al trabajar los músculos antagonistas vamos a acentuar tanto músculos grandes como pequeños, al igual que los músculos estabilizadores.

Además, una rutina de ejercicios antagonistas nos aportará otros beneficios como:

  • Reducción de la grasa
  • Incremento del metabolismo basal
  • Aumenta la quema de calorías

Consejos

  • Se debe descansar 1-2 minutos entre ejercicios, para así obtener mejores resultados.
  • En el caso de ejercitar músculos grandes, el descanso debe ser mayor.
  • Es obligatorio calentar previamente, al igual que realizar una serie de estiramientos al terminar el entrenamiento.
  • Hidratarse bien durante el entrenamiento puede ser de gran ayuda.
  • No obviar una alimentación acorde a los objetivos que se desean alcanzar.
  • Emplear mismos ángulos a la hora de entrenar.
  • No entrenar al fallo para no disminuir la fuerza. Se debe optar por un peso que nos permita realizar unas 10 repeticiones.
  • Realizar menos repeticiones en el primer ejercicio antagonista, para poder hacer más en el segundo. Esto se debe a que el segundo músculo es el que más va a recibir el estímulo.
  • Realizar este tipo de rutina por un tiempo no superior a 2 meses. Esto es para evitar un estancamiento de nuestros músculos. Por eso, debemos alternar este tipo de rutinas con otras más comunes, para estimular mejor a nuestros músculos.
  • Seguir una dieta que nos aporte energía será fundamental para este tipo de rutina.
  • Debemos entrenar a una intensidad alta, para poder obtener los mejores resultados. No obstante, no se debe entrenar al fallo muscular.

Conclusión

Es fundamental sorprender a nuestros músculos entrenando de diversas maneras, para así evitar el estancamiento. Las rutinas antagonistas son una gran forma de entrenamiento que nos ayudará a desarrollar una musculatura equilibrada.

Se trata de una práctica fenomenal que no necesita mucho tiempo, pues se puede realizar en superseries, haciendo que los entrenamientos sean más rápidos, y que sigan siendo sumamente efectivos.

Consideramos oportuno realizar una dieta sana, variada y equilibrada, que sea el complemento ideal a este tipo de rutina y nos permita evolucionar de la mejor forma posible.

Esperamos que el post de hoy les haya sido de utilidad, y hayan comprendido en qué consiste un entrenamiento antagonista y los beneficios que este aporta a nuestra salud. Aquí nos despedimos, pero solo hasta el próximo post. Un saludo a todos de parte del equipo de MyFITBody, y recuerden… ¡siempre a tope!

Carlos Javier Soriano Aisa

Entrenador personal y coach nutricional

Alé Fall

Alé Fall EL CONQUISTADOR . Campeón de Madrid IFBB internacional. Top 3 Classic Physique de España IFBB internacional . Actor y modélo fotográfico. Personaje público y gran motivador personal