▷ 【 La termorregulación en los deportistas Hipotermia y golpe de calor 】

Envío gratuito en pedidos superiores a 29.99 €

blank
Atención al cliente
5/5 - (1 voto)
Tabla de contenido:

Diversas formas de prevenir el golpe de calor

La termorregulación en los deportistas Hipotermia y golpe de calor

Hoy vamos a centrar nuestra atención en un tema complicado pero muy interesante para todos, ya seas deportista o no. Nuestro protagonista hoy será la termorregulación, un proceso fundamental para que nuestro organismo tenga la temperatura apropiada, y podamos evitar problemas de salud

Veremos qué es exactamente la termorregulación, al igual que la hipotermia, y la hipertermia o golpe de calor, además de otros muchos aspectos que nos ayudarán a comprender este complejo proceso de la forma más sencilla posible.

¿Qué es exactamente la termorregulación?

Cuando hablamos de termorregulación estamos haciendo referencia a la capacidad que tiene nuestro cuerpo de mantener la temperatura y regularla según las necesidades del momento.

Los parámetros habituales de temperatura suelen oscilar entre los 36 y 37 grados aproximadamente, los cuales pueden verse modificados debido a diferentes factores, como el medioambiente o la actividad deportiva que estemos practicando.

Por esto y mucho más es de suma importancia gozar de un equilibrio térmico, pues tener la temperatura muy baja o alta puede ser perjudicial para nuestro cuerpo. En el caso de tener la temperatura muy alta podemos veremos que produce problemas en nuestro organismo, como la inactivación de las proteínas; mientras que, si se tiene una temperatura demasiado baja, se puede llegar a sufrir la muerte.

Los dos problemas que ocasiona una mala termorregulación

Tener una mala termorregulación puede producir lo que se conoce como hipotermia e hipertermia.

La hipotermia, la más conocida por todos, sucede cuando nuestro organismo experimenta un descenso de la temperatura, y que según sea el descenso de la misma, puede ser más o menos perjudicial. Suele darse a partir de que nuestro organismo experimenta un descenso de la temperatura por debajo de los 36 grados. Los síntomas más habituales son:

  • Sueño
  • Piel pálida
  • Sensación fría en la piel
  • Sensación de confusión
  • Disminución del ritmo cardiaco
  • Temblores
  • En caso extremo: la muerte

La hipertermia, también denominada golpe de calor, sucede cuando se tiene un incremento de la temperatura superior a los 41 grados. Los síntomas más frecuentes de la hipertermia suelen ser:

  • Cefaleas
  • Aumento del ritmo cardiaco
  • Desmayos
  • Presión arterial disminuida
  • Desaparición total o parcial de la sudoración

En el caso de sufrir cualquiera de estas dos situaciones se debe acudir al médico lo más rápidamente posible, para solucionarlo cuanto antes.

En el caso de un golpe de calor no muy severo, se debe descansar en una zona fresca y que corra el aire. Debemos echarnos y elevar las piernas, y mantener algo levantada la cabeza. El agua es algo fundamental, la cual la vamos a emplear para hidratar nuestro organismo, y para refrescar el cuerpo y que baje poco a poco la temperatura.

Diversas formas de prevenir la hipotermia

Diversas formas de prevenir el golpe de calor

Lo primero que debemos hacer es ser conscientes de nuestras limitaciones. Con esto queremos decir que, en momento con mucho calor, no debemos realizar entrenamiento muy largos e intensos, pues aumenta el riesgo de sufrir un golpe de calor.

Prevenir antes que curar es siempre la mejor opción, y para ello proponemos diversas medidas que nos pueden ayudar a evitar sufrir un golpe de calor:

Adaptación

Esto es algo fundamental para todo, sobre todo en el deporte. Debemos ser conscientes que bajo temperaturas elevadas no vamos a poder entrenar con la intensidad habitual, y vamos a tener que entrenar menos tiempo y con más descansos, para mantener alejados los golpes de calor.

Hidratación

Evitar el golpe de calor es posible si mantenemos un buen nivel de hidratación en nuestro organismo. La cantidad de agua que tenemos va a ser un factor fundamental para mantener a raya la hipertermia. Esto se debe a que cuando hacemos deporte perdemos una mayor cantidad de agua, y si encima añadimos un clima muy caluroso, la cantidad de agua que se va a perder va a ser mayor. Por eso, reponer los líquidos es algo fundamental, debiendo consumir agua relativamente fresca y poco a poco, para mantener nuestros niveles de hidratación durante el entrenamiento de la mejor manera posible.

La vestimenta

A la hora de hacer deporte es fundamental entrenar con la ropa adecuada. Esto es esencial cuando las temperaturas son muy elevadas. Por eso, debemos optar por ropa fresca, que transpire bien y que permita el correcto flujo de sudor por nuestro cuerpo.

La termorregulación en los deportistas Hipotermia y golpe de calor

Diversas formas de prevenir la hipotermia

  • Conocer el clima: con esto queremos decir que debemos informarnos del tiempo que va a hacer si vamos a entrenar al aire libre. Si hace mucho frío debemos ir preparados para la situación y evitar que comprometa nuestra salud.
  • Evitar entrenar de noche si hace frío: por las noches la temperatura desciende y por tanto, tenemos que ir preparados para una sesión de entrenamiento bajo esas circunstancias. Consideramos oportuno no entrenar con mucho frío a altas horas de la noche, pues se incrementa mucho el riesgo de hipotermia.
  • Uso de ropa adecuada: debemos proteger las partes de nuestro cuerpo más sensibles al frío, como la cabeza, el cuello, el pecho y la zona de las axilas. Esto será de gran ayuda para mantener alejada a la hipotermia, pues son las zonas que pierden calor más rápidamente. No obstante, también podemos usar calentadores o guantes para las manos, pues son zonas que sufren bastante con el frío.
  • Evitar mojarse: en el caso de mojarse debemos andarnos con cuidado, pues el frío en esa situación puede acelerar la aparición de la hipotermia. Uno de los puntos fundamentales que debemos evitar mojar en esta situación, son los pies. Tener los pies húmedos por mucho tiempo no solo traerá problemas como hongos, sino que el frío irá haciendo mella en nuestro organismo, y podemos comprometer la salud de nuestro cuerpo.
  • Bebidas calientes: mientras entrenamos debemos mantenernos hidratados, pero si sentimos frío en el cuerpo podemos optar por consumir un té o café caliente después del entrenamiento, con el fin de entrar en calor.
  • Ducha caliente: en el caso de sentir frío después del entrenamiento podemos optar por darnos una ducha de agua caliente. No obstante, el cambio de temperatura debe ser progresivo, pues si es muy brusco puede lastimar la piel, o incluso bajarnos la tensión.

Conclusiones

Hoy hemos tratado un tema sumamente importante, la termorregulación. Es muy importante para todo el mundo, pero sobre todo para los deportistas que optar por entrenar al aire libre, en donde las temperaturas pueden ser muy importantes.

En el caso de hacer frío o calor debemos tomar las medidas oportunas, para evitar problemas como la hipotermia o el golpe de calor. Para ello, si seguimos las pautas mencionadas arriba podremos evitar estos problemas de salud. Saber esto puede ser de gran ayuda, para evitar los riesgos que podemos sufrir cuando las temperaturas no son las más propicias.

Esperamos que el post de hoy les haya sido de utilidad, y hayan aprendido algo más del fascinante mundo del deporte. Un saludo a todos de parte del equipo de MyFITBody. Nos vemos en el próximo post. ¡Siempre a tope!

blank
Doctor Luis Miguel Salvador Grande Número colegiado 3704715 : Asesor Médico y Nutricional de MFB myfitbody. Licenciado en medicina y cirugia por Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca master en medicina cirugia cosmetia y nutrición por el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo en Barcelona experto en emergencias sanitarias.

blank