Tabla de contenido:

Acerolas, pequeñas frutas y grandes aliadas.

 

Hoy vamos a hablar de un fruto tropical que posee el tamaño de una cereza, pero a pesar de ser un pequeño fruto aporta enormes beneficios. La acerola será el protagonista de hoy, y veremos qué es exactamente, sus propiedades y beneficios para nuestro organismo, posibles efectos secundarios y demás aspectos que nos ayudarán a conocer a este pequeño pero gran fruto.

 

¿Qué es la acerola?

 

La acerola es un fruto tropical que posee un sabor ácido, pero sabroso y agradable. Al tener un pequeño tamaño nos podemos comer muchas sin apenas darnos cuentas, recibiendo sus grandes beneficios en un momento.

 

Posee una gran cantidad de vitamina C, y a continuación veremos por qué es tan fundamental en nuestro organismo.

 

La vitamina C y la acerola

Como acabamos de mencionar, la acerola es un fruto que viene cargado de mucha vitamina C. Es cierto que también posee vitamina A, pero posee una inmensa cantidad de vitamina C, que incluso llega a superar casi 20 veces a la cantidad que tiene una naranja.

Como hemos hablado en otras ocasiones, la vitamina C es sumamente beneficiosa para nuestro organismo pues:

  • Ayuda a que sintamos menos cansancio y fatiga
  • Mejora el funcionamiento de nuestro sistema inmune
  • Ayuda en la formación del colágeno, fundamental para nuestro organismo, pues es una sustancia fundamental en la estructura de la piel y nuestros huesos
  • Ayuda a que tengamos un buen estado de humor. Esto se debe a que participa en la síntesis de sustancias de nuestro cerebro que afectan en la regulación de nuestro estado anímico.

En la acerola encontramos una gran cantidad de vitamina C, sobre todo cuando el fruto se encuentra maduro. Lo bueno de esta fruta es que, cuando se va degradando se puede congelar, para así poder preservar todos sus nutrientes.

Gracias a su alta cantidad de vitamina C, la acerola es un fruto idóneo para los momentos en los que padecemos algún resfriado. Además de tener vitamina C contiene ciertas sustancias, como magnesio, potasio y ácido pantoténico, que la hacen un alimento 10. Por si fuera poco, podemos encontrar en su composición sustancias como:

  • Carotenos
  • polifenoles
  • Vitamina B (1-3)
  • Flavonoides
  • Antocianinas

 

La acerola y la gripe

La acerola no contiene macronutrientes como tal, pero lo que sí posee, que es de suma importancia, es la vitamina C y carotenoides. Son sumamente beneficiosos para poder gozar de un buen estado de salud, pues ayuda a que tengamos un óptimo estado en nuestro sistema inmune, y que gocemos de una buena salud cardiovascular.

La acerola, al ayudar con su gran cantidad de vitamina C a la defensa de nuestro sistema inmune, vamos a tener alejadas a las enfermedades respiratorias, como los resfriados o la gripe. Por ese motivo es habitual encontrar grandes cantidades de vitamina C en medicamentos relacionados con estas enfermedades, como los antihistamínicos.

Además de reducir el tiempo que padezcamos enfermedades o infecciones víricas, según diversos estudios la acerola podría resultar beneficiosa para tratar ciertos tipos de cáncer.

La acerola, un gran antioxidante

Como todos sabemos la vitamina C es un gran antioxidante. Además de esta gran vitamina, la acerola contiene carotenoides, los cuales son sumamente beneficiosos para nuestro organismo, por su poderoso efecto antioxidante. Los carotenoides son unas formas de la vitamina A, que ayudan a que nuestro cuerpo esté sano como, por ejemplo, evitando la degradación macular.

Además, cuenta con unas buenas cantidades de taninos, polifenoles típicos de las uvas, y que tienen la función de proteger nuestro sistema cardiaco. Según diversos estudios, el consumo de acerola, y gracias a los taninos que contiene, disminuye el riesgo cardiovascular, ya que reduce el colesterol malo.

Propiedades de la acerola

  • Cero fatiga:
  • Gracias a la vitamina C podemos obtener una potenciación energética. Esto se debe a que la vitamina C está relacionada con la metabolización de la carnitina. Esta es necesaria para que nuestras células funcionen correctamente, y hace que los ácidos grasos se desplacen a las mitocondrias, generando ATP, o lo que es lo mismo, combustible para nuestro organismo.
  • Menos enfermedades:
  • Gracias a la acerola y sus altas cantidades de vitamina C, padeceremos menos enfermedades, como resfriados y gripe, y en caso de cogerlas, su tiempo de duración se verá reducido. Además, diversos estudios han evidenciado como la acerola puede ser de gran ayuda como antifúngico y frente a las bacterias.
  • Gran antioxidante:
  • Lucha ferozmente contra los radicales libres, los cuales suelen generar diversas patologías, como las cardiovasculares, cánceres, deterioro, degradación celular y demás inconvenientes. La vitamina E y la vitamina C están relacionadas en este ámbito, siendo la C un antioxidante indirecto, que ayuda a que se regenerar la vitamina E, la cual es otro gran antioxidante, que se degrada cuando actúa frente a los radicales libres. Por tanto, ambas forman un gran equipo en la lucha contra los radicales libres.
  • Colágeno:
  • Para que se sintetice correctamente el colágeno debe suceder lo que se conoce como hidroxilación. En este proceso, en concreto para el colágeno, se hidroxilan la lisina y la prolina, dos aminoácidos esenciales. Para que este proceso se dé correctamente, la vitamina C debe ser partícipe de ello. Cuando tenemos carencia de vitamina C podemos ver que el colágeno está más ausente en nuestro organismo, y nuestro cuerpo está más débil, con problemas en la mucosa, se tarda más tiempo en curar las heridas, problemas en la piel y demás patologías.
  • Más hierro:
  • Cuando tenemos anemia, lo más usual es que nos manden hierro en medicamento, y siempre nos recomiendan que acompañemos su consumo con una bebida de naranja o de vitamina C en suplemento. Esto se debe a que la vitamina C es una gran ayuda, para que el hierro se absorba mejor en nuestro organismo.

Beneficios del consumo de acerola

Beneficiosa para fumadores

Aportar vitamina C en grandes dosis puede ser de gran ayuda para las personas que fuman, o que acaban de comenzar a dejar de fumar. Esto se debe que el consumo de tabaco hace que nuestro organismo necesite más vitamina C para estar en óptimas condiciones.

Evitar degradación macular

Con la edad, nuestro cuerpo va deteriorándose, como puede ocurrir con la vista. Esto se debe a que los niveles de betacaroteno y luteína van reduciéndose con la edad, generando ceguera y demás problemas. Con las acerolas, esto se puede prevenir, pues contienen buenas cantidades de estas sustancias.

Evita picos de azúcar en sangre

Las acerolas pueden ser de gran ayuda para aquellas personas que padecen de diabetes, o aquellas que desean controlar sus niveles de azúcar en sangre. Esto se debe a cierto efecto que tienen, denominado anti-hiperglucémico, el cual  hace que los niveles de azúcar en sangre no suban por encima de lo normal.

Piel sana y protegida

Las acerolas, al estimular la producción de colágeno, veremos que nuestra piel estará sana, firme y joven, evitando que se generen estragos con el paso del tiempo.

Buen humor

Las acerolas son de gran ayuda para que gocemos de un buen estado de humor. Esto se debe a que la vitamina C presente en las acerolas es de vital importancia para la norepinefrina, la cual, en su justa medida, nos ayuda a gozar de un buen estado de ánimo.

Absorbe el hierro vegetal

Este hierro se encuentra por ejemplo en las legumbres, y las acerolas nos van a ayudar a que se asimile mejor, gracias a sus altas cantidades de vitamina C.

Dosis de acerola

Las acerolas se pueden consumir sin ningún propósito en concreto, simplemente por su exquisito sabor. Pero lo cierto es que su consumo puede estar indicado para:

  • Incrementar nuestra energía, con unos 200 mg al día con el almuerzo.
  • Estrés, resfriados y enfermedades respiratorias, entre 1 y 5 gramos al día con la comida más copiosa.

Efectos secundarios

 

Se trata de un alimento que de manera general no presenta ningún efecto adverso, pero lo cierto es que las hay ciertos grupos que deben controlar su consumo como, por ejemplo:

 

  • Durante el embarazo y lactancia
  • Niñas y niños
  • Personas con problemas hepáticos y/o renales
  • Alérgicos al látex, pues la acerola puede tener alguna molécula que posea una reactividad con el alérgeno del látex.
  • Personas con hemocromatosis, la enfermedad en la que el hierro se acumula en exceso. Se debe evitar el consumo de acerolas por su gran cantidad de vitamina c, pues esta potencia la absorción del hierro, y en estos casos no es lo deseado.

 

Por norma general la acerola es segura para nuestra salud. Esto se debe a que la vitamina C que contiene se elimina a través de la orina, y por tanto es casi imposible que suceda una intoxicación por este alimento.

 

No obstante, debemos ser conscientes de que un exceso de vitamina C puede provocar problemas como diarrea, piedras en el riñón y molestias estomacales.

 

Suplementos de acerola

La fruta de la acerola no es tan fácil de conseguir, pero lo cierto es que nos podemos encontrar diversos suplementos de esta maravilla de fruta en diversos formatos como:

  • Pastillas: se realizan a partir del extracto de acerola, y se pueden encontrar con sabores o de manera natural, siendo masticables en muchos casos.
  • Polvo de acerola: se trata de una buena forma de obtener acerola, mediante la trituración del fruto hasta que se obtenga polvo del mismo. Primeramente se congelan las acerolas, y así se elimina toda su agua, para luego triturarlas y dar dicho suplemento. Presenta un sabor natural del fruto.
  • Bebida: en zumo se puede conseguir que se preserve mejor la fruta y que mantenga una gran cantidad de vitamina C. Presenta un sabor muy natural y rico.

Personas que se pueden beneficiar de la acerola

La acerola es una fruta excepcional en muchos aspectos. Ya sea la fruta como tal o suplementos derivados de la misma, su calidad es excepcional. Las personas que más se beneficiarían del consumo de acerola o sus suplementos serían:

  • Personas que sean fumadores o lo hayan sido recientemente.
  • Personas vegetarianas o veganas, pues ayudará a que no se tenga anemia.
  • Aquellas personas que siguen dietas bajas en verduras y frutas, pues sus niveles de vitamina C serán bastante bajos.
  • A aquellas personas que padezcan gripe o resfriados.
  • Las personas diabéticas que no empleen insulina.
  • Personas que tengan problemas maculares derivados de la edad.

 

Conclusión

 

Hoy hemos hablado de una fruta que, a pesar de ser desconocida por muchos, nos ha dado hoy motivos para que comience a ser un aliado casi a diario. Se trata de una fruta que posee un alto poder antioxidante, gracias a sus altas cantidades de taninos, carotenoides y mucha vitamina C. Gracias a ello podremos gozar de una buena salud en muchos sentidos, ya sea a nivel cardiovascular o a nivel macular, pues ayuda a evitar que se degrade la vista con el paso del tiempo.

 

Por si fuera poco, presenta un bajo valor calórico, permitiendo que se pueda comer sin ningún problema. Además, al tener una gran cantidad de agua, no solo será una fruta muy rica y jugosa, sino que mantendrá nuestros niveles de hidratación en el mejor estado posible.

 

No obstante, en Europa no es la fruta más habitual en los establecimientos, pero sí que la podremos obtener de diversas maneras, como congelada, o mediante suplementos realizados con esta maravillosa fruta.

 

Se trata de una fruta que no presenta ningún efecto adverso, pues alcanzar unos niveles tan altos de vitamina C como para que resulten tóxicos, es casi imposible, ya que es una vitamina hidrosoluble, y el exceso se elimina por la orina.

 

Esperamos que les haya sido de suma utilidad el post de hoy, y que hayan aprendido algo más del apasionante mundo de la nutrición y el deporte. Aquí nos despedimos, pero solamente hasta el próximo post. Un saludo a todos de parte del equipo de MyFITBody, y recuerden…¡siempre a tope!

 

Carlos J. Soriano Aisa.

Entrenador personal y coach nutricional