▷ 【 Efectos beneficiosos del ácido aspártico en los deportistas 】| ¡MyFitBody! Tienda de Nutrición Deportiva
Tabla de contenido:

Ácido aspártico

El ácido aspártico es un aminoácido del que se sirven las células para formar las proteínas. Es un aminoácido no esencial por lo que puede ser sintetizado por el cuerpo en un proceso de biosíntesis.

 

Ácido  aspártico, un  aminoácido no esencial

Este ácido es fundamental para la producción y secreción de la hormona luteinizante y la hormona de crecimiento.

La hormona luteinizante, en su secreción, es un conductor químico que va desde la pituitaria hasta los testículos para colaborar con la producción de testosterona.

El ácido aspártico estimula naturalmente la producción y secreción de testosterona en los testículos, elevando la calidad de vida sexual.

El ácido aspártico colabora en el equilibrio emocional, en el desarrollo de los sentidos del oído y tacto. Incrementa el uso de los minerales: calcio, magnesio, zinc y potasio. Reduce la fatiga y participa en la formación del glutamato.

 

¿Qué es exactamente este aminoácido?   

El ácido aspártico es un aminoácido que forma parte de los 22 que conforman las proteínas. Es habitual su uso entre deportistas por estar directamente relacionado con la producción de testosterona y, por consiguiente, relacionado con el crecimiento del músculo, la disminución de la fatiga y es un estimulante del metabolismo en general.

¿Cuál es su estructura?

Es un aminoácido dicarboxilico según su estructura molecular, compuesta de un Carbono central al cual se enlazan dos grupos de carboxilos. Símbolo químico Asp,D.

¿Cuál es su utilidad?

Se sintetiza en un neurotransmisor garantizando un buen funcionamiento del cerebro en cuanto a pensamiento y memoria.

Ejerce control sobre el desarrollo del Sistema Nervioso Central y Sistema Circulatorio garantizando una buena circulación sanguínea y buen funcionamiento del hígado.

¿Dónde encontrarlo?

Se encuentra en la naturaleza, en algunos alimentos de origen animal como carnes, pescado, huevos, lácteos, mariscos y en alimentos de origen vegetal como legumbres, verduras, hortalizas, frutas y frutos secos. También se lo puede encontrar en suplementos que completan la dieta.

¿Qué propiedades tiene?

El ácido aspártico estimula: la producción de hormonas, la absorción de vitaminas y minerales, la liberación de testosterona, el sistema circulatorio, el rendimiento deportivo eliminando la fatiga, la oxidación de toxinas a nivel riñón y la producción de glutamato.

En otro orden de cosas, el ácido aspártico permite la desintoxicación del hígado ya que va formando moléculas que absorben toxinas en el sistema circulatorio. Por ejemplo, el amoníaco que se elimina durante el ciclo de la urea y la protección que ejerce sobre los efectos de la radiación.

También, este aminoácido, está presente en las funciones del sistema nervioso central, en los procesos del aprendizaje y en las conexiones del cerebro.

¿Cuáles son sus funciones?

  1. Promueve la producción de las hormonas, en especial la hormona luteinizante.
  2. Participa en la producción de proteínas y la generación de las células.
  3. Favorece el proceso metabólico de gluconeogénesis, o sea, la formación de glucosa a partir de este aminoácido.
  4. Impulsa la interconexión de neuronas.
  5. Estimula el buen funcionamiento del ADN y el ARN.

 

Qué beneficios ofrece el ácido aspártico

  • Incrementa la función cerebral en cuanto a los aprendizajes, memoria y equilibrio corporal.
  • Favorece el crecimiento muscular a través de la liberación de la hormona testosterona, aumentando el rendimiento deportivo y eliminando la fatiga.
  • Ayuda en el proceso de adelgazar ya que consume calorías al activar el metabolismo y evita que se acumulen grasas.
  • Estimula el proceso de ovulación como así también incrementa la libido en los hombres.

 

Alimentos que contienen ácido aspártico

 Se encuentra en los lácteos, en las carnes, pescados, pollo, pavo, mariscos. También está presente en verduras como patatas, calabazas, espinacas, frutas, zanahoria, berenjena, espárragos, lechuga, ajo y cebolla.

Contienen también ácido aspártico los frutos secos, legumbres, soja, habas, garbanzos, nueces, almendras y pistachos.

 

Dosis recomendada de ácido aspártico

Al llevar una dieta equilibrada, la necesidad diaria de ácido aspártico se encuentra cubierta ya que la mayoría de los alimentos lo contienen.

Si estás pensando en incorporarlo a modo de suplemento, es aconsejable que consultes un especialista antes de consumirlo.

El suplemento aportará una dosis extra que podría tener efectos secundarios como el efecto rebote.

Se calcula que 2 a 3 gramos diarios por día durante unos 12 días, luego detener la ingesta por una semana y reiniciar el ciclo. Se complementa con agua o zumo.

Algunos estudios dicen que se pueden tomar 2 gr diarios sin descanso, siempre que se incluya mucha agua que ayude a la digestión.

Antes de un evento deportivo se puede consumir entre 4 y 8 gr en el día anterior únicamente.

 

En qué momento tomarlo

Si estás buscando alto rendimiento en el deporte y aumentar tus músculos, si tienes disfunción eréctil o esperas elevar tus niveles de libido activando la hipófisis. Si eres mujer y quieres mejorar el ciclo menstrual y los períodos de ovulación.

 

Cómo se produce el ácido aspártico

Se logra este aminoácido a través de 3 vías:

  1. Producción Endógena: al ser no esencial se fabrica naturalmente en el cuerpo gracias a otras sustancias.
  2. Alimentos ricos en Acido Aspártico: en la mayoría de los alimentos se lo encuentra.
  3. Suplementos Alimenticios: que proporcionan un extra de este aminoácido.

 

Efectos posibles en la dieta

Además del desarrollo muscular, colabora con la eliminación de toxinas en la sangre, activa el estado de ánimo eliminando la fatiga. En cuanto a la función hormonal estimula, entre otras, la hormona del crecimiento.

También participa en la síntesis de proteínas, actúa como neurotransmisor o mensajero químico, en sus dos formas de isómeros: D y L.

 

Cuáles son sus aplicaciones

El objetivo de suplementar es evitar carencias que deriven en alguna enfermedad como: epilepsia, depresión, neuritis, astenia, isquemia, alzheimer y falencias en la síntesis de proteínas. 

No se aconseja consumir en exceso durante el embarazo ya que puede interferir con el desarrollo embrionario.

Ante cualquier duda, consulta a tu médico de confianza.