▷ 【 ácido málico ¿dónde encontrarlo y sus beneficios? 】| ¡MyFitBody! Tienda de Nutrición Deportiva
Tabla de contenido:

Ácido málico y dónde encontrarlo

Es un ácido dicarboxílico que se encuentra en muchos vegetales y frutas como la uva y, por tanto, el vino. Abunda en la naturaleza y también dentro del organismo humano. Su sabor es amargo pero suave, también es cristalino, incoloro y soluble en agua.

De todos es sabido el bien que nos hace una correcta alimentación. Una dieta sana, variada y equilibrada es fundamental para darle a nuestro cuerpo todo lo que necesita y que funcione correctamente. Los ácido también juegan un papel muy importante en la alimentación, cuya importancia nos suele ser desconocida. Hoy vamos a hablar sobre un ácido aparentemente desconocido pero que lo consumimos sin saberlo en infinidad de alimentos, el ácido málico.

Veremos qué es exactamente, de dónde se obtiene, los beneficios de consumo y en resumidas cuentas, desentrañar los misterios que le rodean.

¿Qué es el ácido málico?

El ácido málico en su forma ionizada es el más abundante en la naturaleza y, por tanto, fácilmente asimilable en el cuerpo. Este ácido se aisló por primera vez en 1785 a partir del vino, por el alemán Carl Wilheim Scheele haciendo una descripción completa de él.

Es un alfa-hidroxiácido que está conformado por ácidos cítricos como el de la fruta: manzana y uva, también el ácido glicólico de la caña de azúcar, ácido láctico y ácido tartárico como el que se encuentra en el vino.

Se halla, además, en suplementos nutricionales utilizados para mejorar el rendimiento físico y eliminar la fatiga. Es adecuado para retrasar la oxidación celular y su fermentación maloláctica interviene en el ATP

El ácido málico es un ácido dicarboxílico, el cual podemos encontrarnos en infinidad de vegetales y frutas, además de ser producido de manera natural por el organismo humano. El ácido málico se encuentra sobre todo en alimentos que presentan un sabor agrio o ácido, y al comerlo sentimos como una especie de sabor amargo persistente pero suave. La manzana es el alimento típico con ácido málico, siendo este el responsable de la acidez de las manzanas verdes y demás frutas inmaduras. Además, su estructura es cristalina, incolora y es soluble en el agua.

Cabe mencionar que este ácido se descubrió en el siglo XVIII, denominándolo acide malique debido a la palabra latina malum, que viene a significar manzana.

¿Para qué sirve?

Además de encontrarse en muchos alimentos, el ácido málico se utiliza como suplemento alimenticio ya que nos aporte múltiples beneficios a nuestra salud:

  • Su uso más habitual es en los productos alimenticios, bebidas y productos para el cuidado personal, como por ejemplos los refrescos, vinos, productos horneados, sidras, productos de confitería, productos para el cuidado médico personal, mermeladas, postres,etc.

  • Se suele emplear para darle sabor a aquellos alimentos que sean agrios, dando cierto sabor dulce a nuestro paladar.

  • El ácido málico nos lo podemos encontrar en los enjuagues bucales y cremas dentales. La función del ácido málico en estos productos es estimular la producción de la saliva, además de reducir la cantidad de bacterias perjudiciales para nuestra salud bucal.

  • Está implicado en nuestro metabolismo y en la derivación de la adenosina trifosfato (ATP). Esta juega un papel muy importante en las tasas de producción de energía de todas las células de nuestro cuerpo.

  • El uso de ácido málico está indicado para tratar a las personas que tengan síndrome de fatiga crónica y la fibromialgia, paliando los dolores extremadamente fuertes de los músculos y tendones.

  • El ácido málico se puede emplear en ciertos productos cosméticos y de belleza, aumentando la suavidad de la piel, cerrando los poros, e incluso limitando los signos que evidencian el paso del tiempo, como pueden ser las arrugas o las líneas de expresión.

El ácido málico y el alimento

Este ácido se encuentra en la fruta como uva, manzana, cerezas, albaricoques, arándanos, melocotones, ruibarbo, ciruelas, tomates, peras, grosellas y frambuesas. La concentración natural puede verse afectada por la maduración de la fruta, la cocción y el proceso de transporte.

El ácido málico en el alimento

El ácido málico es fundamental en el cuerpo ya que ofrece grandes beneficios. A nivel celular, actúa en la producción de ATP que, junto con la fermentación maloláctica, actúan como reconstituyente del metabolismo.

La fruta es el mayor contenedor de este ácido, como por ejemplo, la manzana o la uva y su correspondiente vino y vinagre.

Es bactericida por lo que se lo usa en enjuagues bucales y pastas dentales, también estimula la producción de saliva.

Interviene retrasando la oxidación celular a nivel piel lo que evita la producción de arrugas.

El ácido málico se puede obtener de diferentes alimentos, pero donde más lo vamos a encontrar es en las frutas y las verduras, sobre todo en las manzanas verdes. Además de esta, nos lo encontramos también en:

  • Arándanos

  • Melocotones

  • Ciruelas

  • Cerezas

  • Albaricoques

  • Ruibarbo

  • Peras

  • Piña

  • Frambuesas

  • Grosellas

  • Tomates

Uno de los problemas más habituales en la actualidad sobre el ácido málico, es la degradación de los niveles del mismo. Es decir, que nos encontramos con una disminución de la concentración y presencia del ácido málico en los alimentos debido a los procesos de transportación y maduración. Por este motivo, a día de hoy la suplementación del ácido málico esta cogiendo fuerza, debido a su comodidad y mayores cantidades del mismo.

El ciclo de krebs

El ácido málico brinda una gran producción de energía al cuerpo. En el ciclo de Krebs se produce la energía a partir de los diversos nutrientes que se obtienen del alimento como fruta, uva, manzana y sus derivados como el vino.

La producción de ATP y la fermentación maloláctica va directamente a la producción de energía en la metabolización general, evitando así mismo, la oxidación celular.

Como ya hemos dicho, nuestro cuerpo se beneficia del consumo de ácido málico para la producción de energía. En dicho sentido, este ácido sería un componenete esencial y fundamental en el Ciclo de Krebs, ciclo en el cual se produce la energía a través de los nutrientes que vamos ingiriendo, como hidratos, proteínas o grasas. Luego se generará la energía adecuada para poder realizar nuestras actividades diarias y deporte.

Es importante darse cuenta que si no se tiene unos niveles adecuados de ácido málico, este proceso metabólico puede no ser ejecutado correctamente y derivar en un estado de fatiga. Para evitar esto, podemos tomar los alimentos que mencionamos en líneas arriba u optar por tomar suplementos ricos en ácido málico, ayudado así a los procesos fisiológicos de nuestro organismo.

Fibromialgia como enfermedad sintomática

El ácido málico es fundamental en el alivio de los síntomas de la Fibromialgia. No resuelve el problema en sí pero actúa como un calmante importante.

Actúa a nivel músculo, nivel mental, gastrointestinal, neurológico y también hormonal. La Fibromialgia es una enfermedad  que causa mucho dolor.

Magnesio y ácido málico para la fibromialgia

Al realizar esta combinación con magnesio, se pueden contrarrestar el síntoma del dolor en el músculo, dolor en articulaciones y tejidos conectivos.

Lo mismo sucede con la Fibromialgia en la cual la utilización de magnesio alivia el dolor por su efecto calmante en el músculo.

En combinación con ácido málico, el magnesio actúa sobre la fatiga y el síntoma de dolor que tanto atormenta en esta enfermedad.

  • Síndrome de la fatiga crónica: el ácido málico ha sido un gran aliado en la producción de energía, ayudando por tanto a nuestro cuerpo. Esto se debe al ya mencionado ciclo de Krebs, donde juega un papel protagonista. Esto se debe a que interviene en las reacciones que se generan sistemáticamente en el cuerpo que ayudan a las células a producir la energía que se obtiene a través de los alimentos. Este proceso en donde se crea energía, sucede en las mitocondrias de nuestras células y requiere de una multitud de enzimas y compuestos diferentes, como el ácido málico. Este ácido es un compuesto intermedio que tiene una función de catalizador para la producción de energía y puede llegar a estimular una mayor producción de ATP. Además de esto, ayuda el ácido málico en mejorar la recuperación tras las sesiones de entrenamiento y contrarrestando las acumulaciones en ácido láctico.

  • Más fuerza en nuestros músculos: el ácido málico puede ayudar a mejorar nuestro rendimiento, la recuperación muscular y la fuerza de nuestros músculos. Tiene la capacidad de invertir de manera pronta la debilidad muscular, la fatiga o el cansancio en nuestros músculos. Además, tiene la función de restaurar energía rápidamente en nuestro cuerpo y de promover un estado de alerta mental.

  • Reduce la toxicidad de los metales: el ácido málico tiene una excelente capacidad para vincularse e inactivar las toxinas metálicas que hay en nuestro cuerpo, como por ejemplo el plomo y el aluminio. El ácido málico reduce la existencia de los metales que acumulemos en nuestro organismo y nos puedan ser dañinos, disminuyendo el riesgo de daños hepáticos y trastornos cerebrales tales como el Alzheimer.

  • Mayor calidad bucal: el ácido málico es una sustancia que se suele añadir a los dentífricos y enjuagues bucales debido a su función antiséptica. Esto hace que se reduzca en gran cantidad las bacterias que puedan haber en nuestra boca. Además, nos encontramos que aumenta la producción de saliva, algo que puede ayudar a mantener una buena higiene bucal, manteniendo dientes y encías sanos y fuertes.

  • Una piel perfecta: como mencionamos líneas arriba, el ácido málico se suele emplear en productos para la piel. Su empleo puede ayudar a exfoliar la piel, a tenerla más suave, más lisa, más tersa y firme además de disminuir los efectos del paso del tiempo, como patas de gallo o arrugas.

  • Una óptima digestión: otra característica que hace al ácido málico una sustancia genial, es la de optimizar las funciones digestivas del estómago mediante el suministro de suficiente hidrógeno para la acidificación del estómago.

Ya hemos visto en el post lo importante que puede llegar a ser el ácido málico, pero lo cierto es que tiene una función que aún no hemos mencionado, y es su ayuda en la fibromialgia. El ácido málico puede ayudar a disminuir los síntomas de la fibromialgia, siendo algo de gran ayuda pues esta enfermedad genera muchas molestias. Además, la fibromialgia repercute en:

  • A nivel muscular, pues sentiremos muchas molestias y no podremos desempeñar nuestro día a día como deberíamos.

  • Menos energía.

  • Capacidad de concentración reducida.

  • Problemas gastrointestinales.

  • Cambios hormonales y problemas neurológicos.

Es una enfermedad tediosa la cual tiene una gran variedad de síntomas:

  • Dolor constante o crónico en los músculos de nuestro cuerpo de forma general, sobre todo en la zona superior, abarcando hombros, espalda baja, cuello y caderas.

  • Aparición de calambres musculares, rigidez muscular y espasmos musculares.

  • Debilidad muscular generalizada, pero sobre todo una pérdida de fuerza en el tren inferior.

  • Menor capacidad de recuperación tras la actividad física.

La mejora en la recuperación y en el reducir el dolor generado por la fibromialgia es posible gracias al ácido málico. Este ayuda a prevenir la hipoxia en los tejidos musculares. Esto se traduce en que ayuda a los tejidos musculares en la obtención de más oxígeno, mejorando así la producción de energía en las células musculares y poder prevenir la ruptura del tejido muscular. Por esta degradación y ruptura de los tejidos se puede generar la excesiva sensibilidad al dolor cuando se tiene fibromialgia.

Magnesio con ácido málico, un remedio para la fibromialgia.

Es cierto que muchas personas optan por combinar el magnesio con el ácido málico para poder frenar las molestias que generar la fibromialgia. Diversos estudios han confirmado como esta mezcla ayuda a paliar los efectos de la fibromialgia, ya que el magnesio posee un poderoso efecto calmante en nuestro cuerpo y ejerce efectos muy positivos sobre nuestros músculos. La combinación de ambos ayuda en mitigar los dolores y la aparición de fatiga.

Por si fuese poco, el ácido málico beneficia a nuestro cuerpo por la estimulación del sistema inmune y la producción de energía, lo cual ayuda a mitigar la fatiga crónica.

El consumo de ambos suplementos debería ser:

  • Comenzar con 600mg de Ácido Málico y 150mg de Magnesio dos veces al día

  • Incrementar hasta 1200mg de Ácido Málico y 300mg de Magnesio

Beneficios de la suplementación frente a la fibromialgia

  • Síndrome de la fatiga crónica: el ácido málico ha sido un gran aliado en la producción de energía, ayudando por tanto a nuestro cuerpo. Esto se debe al ya mencionado ciclo de Krebs, donde juega un papel protagonista. Esto se debe a que interviene en las reacciones que se generan sistemáticamente en el cuerpo que ayudan a las células a producir la energía que se obtiene a través de los alimentos. Este proceso en donde se crea energía, sucede en las mitocondrias de nuestras células y requiere de una multitud de enzimas y compuestos diferentes, como el ácido málico. Este ácido es un compuesto intermedio que tiene una función de catalizador para la producción de energía y puede llegar a estimular una mayor producción de ATP. Además de esto, ayuda el ácido málico en mejorar la recuperación tras las sesiones de entrenamiento y contrarrestando las acumulaciones en ácido láctico.

  • Más fuerza en nuestros músculos: el ácido málico puede ayudar a mejorar nuestro rendimiento, la recuperación muscular y la fuerza de nuestros músculos. Tiene la capacidad de invertir de manera pronta la debilidad muscular, la fatiga o el cansancio en nuestros músculos. Además, tiene la función de restaurar energía rápidamente en nuestro cuerpo y de promover un estado de alerta mental.

  • Reduce la toxicidad de los metales: el ácido málico tiene una excelente capacidad para vincularse e inactivar las toxinas metálicas que hay en nuestro cuerpo, como por ejemplo el plomo y el aluminio. El ácido málico reduce la existencia de los metales que acumulemos en nuestro organismo y nos puedan ser dañinos, disminuyendo el riesgo de daños hepáticos y trastornos cerebrales tales como el Alzheimer.

  • Mayor calidad bucal: el ácido málico es una sustancia que se suele añadir a los dentífricos y enjuagues bucales debido a su función antiséptica. Esto hace que se reduzca en gran cantidad las bacterias que puedan haber en nuestra boca. Además, nos encontramos que aumenta la producción de saliva, algo que puede ayudar a mantener una buena higiene bucal, manteniendo dientes y encías sanos y fuertes.

  • Una piel perfecta: como mencionamos líneas arriba, el ácido málico se suele emplear en productos para la piel. Su empleo puede ayudar a exfoliar la piel, a tenerla más suave, más lisa, más tersa y firme además de disminuir los efectos del paso del tiempo, como patas de gallo o arrugas.

  • Una óptima digestión: otra característica que hace al ácido málico una sustancia genial, es la de optimizar las funciones digestivas del estómago mediante el suministro de suficiente hidrógeno para la acidificación del estómago.

El ácido málico y sus beneficios

Con el ácido málico se observa una mejora general en el metabolismo del cuerpo. Esta acción se debe al ciclo de Krebs, es decir, las reacciones que se producen en la transformación del alimento y evitando la oxidación a nivel célula.

La generación de energía se da en las mitocondrias de la célula actuando como un catalizador al estimular la producción de ATP. Este proceso de producción de ATP, también ayuda en la recuperación luego del ejercicio físico, contrarrestando la acción del ácido láctico en el músculo y brindando energía.

El ácido málico también reduce la toxicidad de los metales en sangre, disminuyendo su acción en el hígado y en el cerebro.

Como tiene efecto antiséptico, se lo agregan a las pastas dentales y a los enjuagues bucales.

Por último, favorece la digestión porque actúa aumentando la acidez del estómago en su fermentación maloláctica. La poca producción del ácido del estómago es una enfermedad común y a veces grave que es padecida por un gran número de personas y cuyo síntoma principal es el dolor de estómago.

¿Cómo se consume el ácido málico?

La dosis que suele recomendarse es de 600 mg, 3 veces por día. Su presentación más efectiva es en polvo como suplemento. Combinado con el magnesio, se utiliza para dar energía al músculo y evitar la fatiga en el cuerpo.

Con esta dosis se encuentran cubiertas las necesidades del ácido en el cuerpo, evitando que aparezca algún síntoma que evidencie enfermedad.

Fuentes de ácido málico

En las frutas se encuentra el ácido málico en su mayor proporción, sobre todo en la uva y, por tanto, en el vino. Le sigue la manzana en proporción que, a su vez, es un alimento muy completo. Es el sabor agrio o amargo lo que muestra su presencia como fermentación maloláctica o normal.

Se encuentra, también, en algunos suplementos porque colabora con la reducción de la fatiga en el músculo, aumenta el rendimiento y brinda energía.

Además, es un ingrediente en los enjuagues bucales y en las pastas dentífricas, estimula la producción de saliva y reduce la cantidad de bacterias en la boca.

Acción benéfica del ácido en el cuerpo

Este ácido actúa naturalmente en el cuerpo aumentando el rendimiento físico en cuanto a resistencia, recuperación y, por tanto, eleva la motivación.

Actúa también a nivel célula en la piel, removiendo aquellas que necesitan ser renovadas e hidratando de forma profunda la misma. Interactúa en el proceso de oxidación que se da a nivel célula.

¿Existen efectos secundarios en el ácido?

El ácido se encuentra de manera natural en muchas frutas que se consumen a diario, por lo que es seguro consumirlo sin ningún síntoma. Solamente en algunos casos actúa produciendo hinchazón, calambres o malestares gastrointestinales. En casos más agudos produce náuseas, diarrea y dolor de cabeza.

Los efectos desaparecen al interrumpir su consumo. Ante cualquier duda, consultar al médico.

Evidencia científica del uso del aceite málico

En un estudio realizado con 24 personas que sufrían Fibromialgia, se les administró el ácido combinado con magnesio a algunos y placebos a otros. Luego de 4 semanas de tratamiento no se reveló una diferencia significativa en ambos grupos. Al aumentar el tiempo de tratamiento a 6 meses sí pudo notarse una diferencia importante entre ambas, en una dosis de 1.600 mg de ácido con 400 mg de magnesio.

El ácido málico y el cuidado de la piel

En la piel, el ácido málico actúa removiendo las células muertas y estimula la formación de colágeno y elastina retrasando la formación de arrugas.

Con la edad, la piel va perdiendo la propiedad de regenerarse rápidamente dando lugar a la formación de líneas de expresión y arrugas, acumulándose las células muertas.

A nivel célula, el cuidado que hace el ácido málico actúa como hidratante porque retiene el agua, haciendo su apariencia suave y flexible.

Déficit de ácido málico

Como ya mencionamos, el ácido máĺico es fundamental a nivel energético, y por tanto unos niveles bajos del mismo pueden derivar en diversos problemas:

  • falta de motivación

  • menor optimización en nuestro día a día

  • menos rendimiento deportiva

  • aparición de fatiga

Ácido málico y Fibromialgia

Ya hemos visto en el post lo importante que puede llegar a ser el ácido málico, pero lo cierto es que tiene una función que aún no hemos mencionado, y es su ayuda en la fibromialgia. El ácido málico puede ayudar a disminuir los síntomas de la fibromialgia, siendo algo de gran ayuda pues esta enfermedad genera muchas molestias. Además, la fibromialgia repercute en:

  • a nivel muscular, pues sentiremos muchas molestias y no podremos desempeñar nuestro día a día como deberíamos.

  • Menos energía.

  • Capacidad de concentración reducida.

  • Problemas gastrointestinales.

  • Cambios hormonales y problemas neurológicos.

Es una enfermedad tediosa la cual tiene una gran variedad de síntomas:

  • Dolor constante o crónico en los músculos de nuestro cuerpo de forma general, sobre todo en la zona superior, abarcando hombros, espalda baja, cuello y caderas.

  • Aparición de calambres musculares, rigidez muscular y espasmos musculares.

  • Debilidad muscular generalizada, pero sobre todo una pérdida de fuerza en el tren inferior.

  • Menor capacidad de recuperación tras la actividad física.

La mejora en la recuperación y en el reducir el dolor generado por la fibromialgia es posible gracias al ácido málico. Este ayuda a prevenir la hipoxia en los tejidos musculares. Esto se traduce en que ayuda a los tejidos musculares en la obtención de más oxígeno, mejorando así la producción de energía en las células musculares y poder prevenir la ruptura del tejido muscular. Por esta degradación y ruptura de los tejidos se puede generar la excesiva sensibilidad al dolor cuando se tiene fibromialgia.

Consumo de ácido málico

Se suele recomendar una dosis de 600 miligramos unas 3 veces al día, siendo el formato en polvo el más cómodo. Este ácido tiene aprobado su uso, pero puede traer consigo algún efecto secundario como:

  • Urticaria

  • Opresión en el pecho

  • Erupciones cutáneas

Nosotros consideramos que es un suplemento apto siempre y cuando sea necesario. Para saber si sus niveles de ácido málico son los adecuados, no dude en acudir a su médico habitual, el cual le podrá aconsejar de manera más personalizada. No obstante, nosotros les instamos a tener una dieta sana, variada y equilibrada, la cual acompañen con algo de deporte para así poder estar al 100%.

Conclusión

Una de las cosas que más adoro es cuando escribo un artículo sobre algo aparentemente desconocido para todos, pero que sin darnos cuentas solemos consumir. Ya sea en manzanas, frambuesas o grosellas, el ácido málico siempre ha formado parte de nuestras vidas y apenas nos hemos dado cuenta de los beneficioso que es para nuestra salud.

En el post de hoy hemos visto el poder del ácido málico en el ser humano. Lo encontramos en muchos alimentos, sobre todo en frutas y verduras. Pero además, forma parte de nosotros en nuestro día a día, ya que lo encontramos en los dentífricos y enjuagues bucales. Se trata de un ácido que no solo es fundamental en la recopilación de energía en nuestro organismo, sino que además es un claro aliado para enfermedades como la fibromialgia. Aquí vemos como su consumo ayuda a paliar los grandes dolores que dicha enfermedad genera, además de disminuir la fatiga crónica y muchos más problemas.

En resumidas cuentas, se trata de una sustancia maravillosa que puede ser de gran ayuda. No obstante, nosotros consideramos que siempre opten por su consumo a través de la alimentación. Con una dieta sana y variada no va a ser necesario que tengamos que tomar suplementación, pero si piensan lo contrario no duden en acudir a su médico de cabecera que les podrá aconsejar de manera más individual y personaliza.

Esperamos que el post de hoy les haya sido de ayuda y entiendan los beneficios que nos aporta el ácido málico. Reciban un cordial saludo de parte del equipo de MyFITBody. Hasta el próximo post y recuerden… ¡siempre a tope!

Carlos J. Aisa. Entrenador personal y coach nutricional.

https://www.linkedin.com/in/carlos-javier-soriano-aisa-3441921a3/