Tabla de contenido:

Asparagina

 

Muchos son los aminoácidos que ingerimos en nuestro día a día y no sabemos la cantidad de beneficios que nos aportan. Nos encontramos con aminoácidos esenciales, los cuales obtenemos mediante la suplementación, o mediante el consumo de alimentos que nos los aporten. Y luego nos encontramos con los aminoácidos no esenciales. Estos últimos nuestro organismo los puede generar por sí mismo, siendo por tanto fácil su obtención. Además, si tenemos una dieta sana y variada, casi seguro podemos obtener las cantidades adecuadas.

 

No obstante, desconocemos en gran medida quienes son estos pequeños aliados que nos hacen más fácil nuestro día a día, como la asparagina. Este aminoácido no esencial será el protagonista del post de hoy, en donde veremos qué es exactamente, las funciones que posee, los beneficios que nos aporta, y si su consumo entraña algún riesgo o no.

 

La asparagina, ¿qué es?

 

La asparagina es un aminoácido no esencial que, a pesar de no ser esencial, es de suma importancia para nuestro organismo. Suele encontrarse abreviado como Asn, y tiene una importancia grande en nuestro organismo, para:

 

  • Control del metabolismo
  • Ayuda a que tengamos una correcta función de nuestro sistema nervioso
  • Adecuado equilibrio de nuestras emociones

 

La asparagina se puede encontrar en diferentes alimentos, como por ejemplo en los lácteos o el marisco.

 

La asparagina fue el primer aminoácido aislado. Este se obtuvo mediante el jugo de espárrago, pues es uno de los alimentos en los que más abunda la asparagina. Cuando ingerimos espárragos podemos observar cierto olor extraño al orinar. Esto se debe a que nuestro cuerpo expulsa diferentes subproductos de este aminoácido, dando lugar ese extraño olor.

 

Importancia de la asparagina

 

Este aminoácido no esencial es sintetizado por nuestro organismo en el hígado. Es empleado para dar soporte y alimentar a nuestro sistema nervioso. Como podemos ver, a pesar de no ser un aminoácido esencial posee ciertos aspectos que lo hacen relativamente importante para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

 

Cuando nuestro hígado no genera las cantidades adecuadas de asparagina, nuestro sistema nervioso se ve comprometido, y puede derivar en diferentes problemas, como cefaleas intensas, un incremento del mal humor e irritabilidad,  problemas de memoria o incluso generar síntomas de depresión.

 

En el caso de los deportistas, la asparagina ayuda a reducir la fatiga y, por tanto, a poder aguantar más en las sesiones de entrenamiento. No obstante, esto es algo que no posee un suficiente respaldo científico que lo avale al 100%.

 

Funciones de la asparagina

 

La asparagina posee ciertas funciones que la hacen un aminoácido no esencial fundamental:

 

Actividad cerebral

 

El consumo de asparagina puede ayudar en gran medida a que nuestras funciones cerebrales se encuentren en perfectas condiciones.

 

Glucoproteínas

 

Se trata de un aminoácido que ayuda en la síntesis de las glucoproteínas. Estas son las proteínas que se encuentran unidas a algún glúcido.

 

Ayuda al sistema nervioso

 

La asparagina junto con la vitamina B6 es un promotor del ácido gamma aminobutírico. Este es un neurotransmisor que posee un efecto sedante en nuestro sistema nervioso.

 

Ayuda al sistema nervioso central

 

Esto se debe a que la asparagina participa en los diversos procesos metabólicos de dicho sistema.

 

Amoniaco

 

Tiene un rol principal a la hora de la síntesis de amoníaco.

 

Déficit de asparagina

 

La carencia de asparagina puede generar una serie de problemas en nuestro cuerpo, tales como:

 

  • Modificaciones en nuestro sistema nervioso
  • Cambios a nivel metabólico
  • Se pueden alterar nuestras funciones cerebrales

Efectos secundarios

 

Por norma general este aminoácido no esencial no produce ningún efecto secundario. No obstante, las mujeres embarazadas y/o lactantes, además de las personas que tengan problemas de hígado o riñones, deben tener un control de los aminoácidos muy exhaustivo por un profesional, que les vaya revisando periódicamente.

 

Todo, hasta lo más sano, en exceso, puede ser dañino.

 

Fuentes de asparagina

 

La asparagina la podemos encontrar en diversas fuentes. Muchos son los alimentos, tanto de origen vegetal como animal que contienen en su interior buenas cantidades de asparagina. Este aminoácido no esencial lo podemos encontrar sobre todo en animales, como las aves de corral, e incluso en el marisco en altas cantidades. Otros alimentos que nos aportan asparagina son los huevos y los alimentos de origen lácteo. En la carne roja la podemos encontrar, pero lo cierto es que se encuentra en menores cantidades.

 

Los vegetales también contienen dosis de asparagina en su interior, como por ejemplo en las patatas, o en los espárragos en altas cantidades. Otros alimentos que contienen asparagina son los frutos secos o los cereales, como la avena.

 

La asparagina y su consumo para mejorar enfermedades

 

Diversos estudios han determinado que el consumo de asparagina puede ayudar a diferentes enfermedades:

 

  • Problemas del sistema nerviosos, tales como insomnio, trastornos de la personalidad, depresión, ansiedad, estrés, sensación de angustia, etc.
  • Alzheimer
  • Problemas en el metabolismo

Dosis de asparagina

 

Nuestro cuerpo puede sintetizar a través de otros aminoácidos a la asparagina, pues se trata de un aminoácido no esencial. No obstante, debemos tener un equilibrio nutricional para poder tener los requerimientos mínimos de este aminoácido. Para la asparagina no hay una dosis exacta, pero si podemos decir que con un buen aporte proteico no van a tener problemas con la asparagina.

 

Para ello, podríamos decir que 1 gramo de proteínas por peso corporal, para las personas que no practican deporte, es lo adecuado. Y para los deportistas podemos encontrarnos desde 1,2 gramos al día de proteínas por cada kilo de peso corporal, hasta más de 2 gramos de proteína por cada kilo de peso corporal.

 

La asparagina y el cáncer de mama

En líneas superiores vimos como la asparagina presenta muchos beneficios a nivel general, y más en concreto para paliar los efectos de diferentes enfermedades. No obstante, estudios recientes han determinado que la asparagina está relacionada estrechamente con el cáncer de mama y su propagación.

Los investigadores del tema vieron como una restricción de asparagina generó que las células cancerosas no se expandiesen por otras partes del cuerpo. Esto es sumamente interesante, pues la mayor parte de las personas que sufren cáncer de mama no fallecen por el tumor que se genera en ese punto, sino porque dicho tumor se expande a otras partes del cuerpo. Por tanto, poder evitar dicha propagación es algo primordial para la comunidad médica y científica a día de hoy, siendo algo clave para frenar el avance de ciertos cánceres.

Los científicos han visto como bloquear la producción de asparagina por parte de nuestro organismo. Con un medicamento denominado L-asparaginasa, y una alimentación muy baja en asparagina, se pudo observar cómo en roedores la propagación de este cáncer no se expandió en gran medida.

La asparagina es un aminoácido no esencial que nuestro cuerpo genera por sí mismo en el hígado. Además, podemos ingerir más cantidades de asparagina en muchos alimentos y, por tanto, tendremos unas concentraciones más altas de este aminoácido, algo dañino si tenemos esta enfermedad.

Los investigadores determinaron que cuanto mayor sea la capacidad de las células cancerígenas para generar asparagina, más probable será que se expanda la enfermedad por el organismo, invadiendo otras partes.

Los resultados arrojaron luz sobre el tema, y concluyeron que, con las medidas médicas acordes, y una dieta baja en asparagina, se podrá ayudar a detener la propagación de este cáncer, y con suerte, mejorar por completo. Estos estudios pueden haber arrojado luz para la cura de otros cánceres, como los de cuello o cabeza.

 

Conclusión

 

Hoy hemos visto otro pequeño “amigo”, como es este aminoácido no esencial, que puede ser de gran utilidad para nuestro organismo. Se trata de un aminoácido no esencial con características que lo hacen sumamente beneficioso. Siguiendo una alimentación sana, variada y equilibrada, lo tendrán en su justa medida en el organismo. Además, nuestro cuerpo lo produce de forma natural, así que no habrá problema para tener unos niveles óptimos del mismo.

 

Los alimentos que más asparagina aportan son:

  • alimentos de origen animal: carnes de ave, ternera, pescado y el marisco, los derivados lácteos y el suero de leche.
  • Alimentos de origen vegetal: patatas, avena, soja, frutos secos y sobre todo los espárragos.

 

Consideramos que las personas que tengan problemas hepáticos o renales, o las que se encuentren embarazadas o en periodo de lactancia, acudan con un especialista que valore si posee los niveles adecuados de este aminoácido. El problema con estos grupos de personas es que deben tener un control y un equilibrio, en lo que a aminoácidos se refiere.

 

En lo que respecta al cáncer de mama, la asparagina ha sido analizada y estudiada meticulosamente, arrojando información que la posicionan como un claro potenciador de la expansión de las células cancerígenas. Por tanto, en esos casos se debe tomar una gran cantidad de medidas para evitar el consumo de este aminoácido.

 

Por lo general estamos hablando de un aminoácido no esencial que no entraña ningún inconveniente, pero recuerde, todo con moderación siempre es mejor, pues en exceso todo es malo. Esperamos que el post de hoy les haya servido para conocer a otro pequeño pero importante aminoácido no esencial. Nosotros nos despedimos aquí, pero solamente hasta el próximo post. Un saludo a todos de parte del equipo de MyFITBody, y recuerden … ¡siempre a tope!

 

Carlos J. Soriano Aisa

Entrenador personal y coach nutricional

blank