Tabla de contenido:

La dopamina

Hoy vamos a hablar de una sustancia desconocida por muchos, pero que nos ayuda en múltiples aspectos de la vida, como en el estado de ánimo. En el post de hoy averiguaremos los beneficios de la dopamina en nuestro organismo, cómo tener unos niveles correctos de esta y demás aspectos que nos ayudarán a entender todos los secretos que entraña.

La dopamina, ¿qué es exactamente? ¿cuáles son sus funciones?

Se suele hablar mucho de la serotonina, pero se deja de lado la dopamina y la importancia que tiene en el organismo humano.

La dopamina como neurotransmisor activa el placer y los circuitos de recompensa del cerebro, también regula el comportamiento humano.

Los neurotransmisores son biomoléculas que se liberan en la sinapsis de las neuronas con el fin de transmitir información a las células.

La dopamina es un neurotransmisor que se produce naturalmente en el cerebro, cumpliendo varias funciones esenciales.

El neurotransmisor dopamina se origina en el cerebro de forma natural, localizándose en el Sistema Nervioso Autónomo.

Se encarga de dar las señales a la neurona y estimula el área del placer, la motivación, memoria, aprendizaje, regulando la prolactina desde el hipotálamo.

Al hablar de dopamina nos estamos refiriendo a una hormona que se genera en algunas zonas de nuestro cerebro. Vinculada con las sensaciones placenteras y del deseo, tiene funciones como:

  • Mejora la calidad de las horas de sueño
  • Genera un incremento de la frecuencia del corazón
  • La presión cardíaca se ve incrementada
  • Optimiza nuestra capacidad de atención
  • Nos permite mejorar nuestra capacidad memorística.
  • Mejora la actitud, teniendo un mejor control de nuestras emociones, y por tanto, de nuestro estado de ánimo
  • Optimiza nuestra capacidad a la hora de resolver problemas 

La dopamina es considerada la hormona del deseo y del placer, pues se encarga de regular la motivación, el deseo en muchos aspectos y nos hace repetir conductas que nos generan placer y beneficio. Es liberada tanto con estímulos agradables como desagradables.

Si hablamos del aprendizaje tenemos que ligarlo directamente a la dopamina. Diversos estudios han determinado que la dopamina y las cantidades que tenemos de la misma en nuestro organismo están relacionadas con la calidad de nuestro aprendizaje, y la influencia que ejerce la dopamina sobre el mismo. Esta afecta además a otros procesos cognitivos, como en la mejora de cálculos matemáticos.

Diferentes estudios realizados sobre la dopamina, la relacionan con los cambios de personalidad. Es decir que, si se tiene más dopamina o menos, se tendrá una personalidad u otra. El estudio desveló que las personas calmadas y con seguridad en sí mismas tenían unas concentraciones de dopamina más escuetas, mientras que las personas con más estrés y con un carácter más miedoso tenían unas concentraciones mayores. También se determinó que las personas pueden ver afectada su creatividad por la dopamina, incluso en el hecho de la práctica de deportes de riesgo.

Otro aspecto a tener en cuenta es la asociación que se hace entre la dopamina y el sobrepeso. Diferentes estudios han vinculado la carencia de esta hormona con la obesidad, viendo que los individuos con una menor cantidad de dopamina en el organismo van a necesitar ingerir más alimentos, para sentir ese placer generado por la dopamina.

Déficit de dopamina genera:

  • dificultad para relacionarse con las personas
  • problemas sociales, como ansiedad
  • personas apáticas

Niveles altos generan:

  • hipersexualidad
  • hiperactividad
  • hipersocialización

El TDAH, es un trastorno asociado a la dopamina, al igual que el parkinson y la esquizofrenia. 

Funciones esenciales de la dopamina

La función esencial es en los espacios de sinapsis, donde las células nerviosas establecen sus conexiones necesarias para la comunicación.

Es una sustancia que regula la prolactina, estimula la memoria,  la adicción en el comportamiento, se utiliza en el tratamiento de la esquizofrenia y la enfermedad de Parkinson. Se genera en el organismo y también puede obtenerse en laboratorios.

La dopamina es un neurotransmisor o mensajero químico del cerebro o sistema nervioso central. Activa 5 diferentes tipos de receptores celulares.

Se produce en diferentes partes del cerebro, pero su fábrica principal se encuentra en lo que se denomina “sustancia negra”, y mayormente se libera en el hipotálamo inhibiendo la producción de prolactina de la hipófisis. 

Cómo influye la dopamina 

La dopamina influye en: el movimiento, la memoria, el comportamiento, la adicción, la función cognitiva, inhibición de prolactina, alteraciones del sueño y el humor.

Su exceso o defecto causa enfermedades como la enfermedad de Parkinson, la adicción a sustancias, psicosis y la esquizofrenia.

Para qué sirve la dopamina 

La dopamina es un neurotransmisor del cerebro, quien activa 5 diferentes tipos de receptores celulares denominados desde D1 a D5.

Su función principal es estimular las áreas del placer del cerebro, generándose principalmente en la sustancia negra o mesencéfalo.

La dopamina no atraviesa la barrera hematoencefálica, pero su síntesis de laboratorio, L-Dopa, sí puede hacerlo.

Aumentar los niveles de dopamina en nuestro organismo

Para poder gozar de unos niveles óptimos de dopamina, es fundamental tener el estrés controlado. La presencia de estrés en nuestras vidas solo nos va a generar problemas, como el descenso de la cantidad de dopamina en nuestro organismo.

La dopamina se genera en la neurona dopaminérgica, en el área VTA y del hipotálamo, desde donde inhiben la prolactina. Así mismo, la levodopa es precursora de la dopamina y ésta, a su vez, precursora de la noradrenalina. Colabora con los receptores de la sinapsis de las neuronas.

Para tener unos niveles correctos de dopamina es importante también dormir entre 7 y 8 horas al día. Esto se debe a que una carencia de horas de sueño aumentará en exceso tus niveles de dopamina, haciendo que nos sintamos más ansioso y en general, mal anímicamente.

El deporte practicado de forma regular es un claro aliado para tener unas correctas cantidades de esta hormona. Además, se ha demostrado que meditar y la práctica de yoga o tai-chi son claros aliados de la dopamina.

Los alimentos ricos en dopamina son: legumbres, plátanos, tomates, judías verdes, carne, pescado y huevos.

Los alimentos ricos en serotonina son: pan, pastas, patatas, hidratos de carbono en general.

La incorporación tanto de dopamina como serotonina, se ven afectados con el consumo de alcohol y los alimentos azucarados.

Muchos especialistas dicen que, nutrientes como la vitamina C o la vitamina E, nos pueden ayudar a tener unos buenos niveles de dopamina. Además, existen otros alimentos claves como:

  • Fresas
  • Kiwis
  • Frutos secos
  • Las zanahorias, por el betacaroteno, ya que tiene propiedades antioxidantes
  • Brócoli
  • Pomelo

También se recomienda evitar el consumo de:

  • Grasas saturadas
  • Café
  • Alimentos cocinados previamente
  • Harina refinada
  • Azúcares

Los alimentos que tengan altas cantidades de tirosina son muy recomendados:

  • Plátano
  • Aguacate
  • Lácteos
  • Almendras
  • Soja
  • Carnes

La adicción y el apego

Drogas, como las anfetaminas o la cocaína son sustancias que inhiben la reabsorción de esta hormona, generando un aumento de la concentración de dopamina. Todo esto genera una adicción, por la sensación constante de placer. Al no tomarse esas sustancias, dicha sensación desaparece y hace que la persona necesite volver a tomarlas, para alcanzar dicho placer. Todo esto genera un círculo vicioso de adicción y posterior destrucción de la persona.

Es como si se tratase de una relación de pareja tóxica, en donde una persona cree que solo va a ser feliz con su pareja, y no solo. Por tanto, cae en un ciclo sinfín, en donde se aferra a la relación, y acabará probablemente muy perjudicado.

Por tanto, podríamos decir que el apego emocional y la adicción van sin duda alguna ligadas a la dopamina.

Es un hecho reciente que se haya adoptado el tratamiento de la adicción desde el enfoque de la patología dual, por las siguientes razones: por un lado, por el gran desarrollo que han tenido los psicofármacos como droga para tratar enfermedades degenerativas de la neurona, y por el otro, por los estudios que demuestran la influencia de la dopamina en el comportamiento, la memoria y los procesos de alerta y atención. 

Los problemas con la dopamina

Cuando uno sabe cómo obtener placer y ser feliz, suele aferrarse a esa idea. Un exceso de dopamina puede hacernos adictos a ella, generando que cada vez necesitemos más y más dopamina. Si tenemos un exceso de dopamina en nuestro organismo vamos a tener problemas serios. Diversos estudios han vinculado el exceso de dopamina con enfermedades como el Parkinson o a la aparición de manías severas, alucinaciones e incluso esquizofrenia.

La liberación excesiva de la dopamina, puede hacer que exageremos las cosas, haciendo que las cosas pequeñas de repente tengan una importancia injustificada. 

La dopamina está directamente involucrada en el reflejo de las náuseas y vómitos como receptores de la neurona. También interviene en el procesamiento del dolor a nivel del hipotálamo, y en la adicción a determinados comportamientos. 

Ellas son: extrasístoles, vómitos, náuseas, taquicardia, palpitaciones, cefaleas, hipotensión y vasoconstricción. 

Interacciones con otros medicamentos 

  • La dopamina disminuye la concentración de propofol.
  • Por otra parte, la levodopa, como precursor de la dopamina, potencia la metildopa.
  • La noradrenalina, precursora de la dopamina, tiene efecto
  • Con diuréticos potencia su acción. 

La dopamina en el embarazo 

Durante el embarazo no se aconseja el consumo de ninguna droga; todos los nutrientes se incorporan a través del alimento y lo que se incorpore como suplemento debe estar suministrado por un profesional competente. 

Dopamina durante la lactancia 

Se desconoce si la dopamina se trasmite por la leche materna, por eso se aconseja que, en período de lactancia no se administre como suplemento. Al producirse en el cerebro, en especial en el hipotálamo, e inhibiendo la producción de la prolactina, se la conoce como activadora de receptores, para conectar con la neurona en la sinapsis. No hay estudios que muestren su eliminación. 

¿Cómo afecta la dopamina al movimiento corporal? 

Los ganglios básicos que regulan el movimiento, dependen de una sección del cerebro que necesita de una cierta cantidad de dopamina para funcionar eficientemente.

Además, la dopamina interviene en las rutas neuronales, por lo que su deficiencia altera y ralentiza los movimientos. En caso de exceso genera movimientos repetitivos, como tics. 

Aspectos que dependen de la dopamina

Personalidad

Diversos estudios realizados al respecto han determinado que la cantidad de dopamina existente en nuestro organismo hace que seamos tranquilos o más inquietos. Es decir, si tenemos una concentración baja estaremos tranquilos y más confiados, pero si tenemos una concentración alta, vamos a tener más estrés y permanecer en un estado de intranquilidad por más tiempo.

La dopamina afecta diferentes áreas del comportamiento: aumenta la motivación llevando a una actitud competitiva, a la defensa contra el peligro, y eleva el estado  de ánimo.

También es un neurotransmisor que activa el deseo sexual, los procesos de seducción y el placer.

Sobrepeso

Las personas que sufren de obesidad tienen menos receptores de dopamina en el cerebro. Esto implica que necesitan mayores cantidades de comida para compensar la carencia de dopamina, y así poder sentir ese placer generado por la comida.

Pasión por el riesgo

El comportamiento habitual en los adolescentes, cuando no tienen miedo a nada y son fan del deporte de riesgo puede venir condicionado por la dopamina. Un aumento de esta en ciertas zonas del cerebro puede hacer que los adolescentes se equivoquen en sus expectativas, y piensen que todo puede salir bien.

De ahí que sean más descuidados a la hora de tomar decisiones. La dopamina es la que estimula el placer. Su secreción suele darse en situaciones agradables. Entre estas actividades se encuentran la comida y el sexo, estimulando la secreción de la dopamina en la zona del cerebro, como en la corteza pre frontal, llevando al placer y a la adicción creciente.

Cuestión de estatus

Diversos estudios han determinado que cuanto más alto es el estatus social, más número de receptores D2 de dopamina hay en su cerebro. Esto significa que estamos hablando de una persona motivada, y que se siente mucho más satisfecha consigo misma.

Creatividad

Las personas más creativas tienen menos receptores D2 de dopamina en el tálamo. Dicha zona del cerebro es la encargada de filtrar nuestros estímulos que llegan a la corteza cerebral. Esto genera un bloqueo de algunas señales, y produce un aumento del flujo de información en nuestro cerebro, permitiendo establecer conexiones que a otras personas les parece imposible de establecer. Por eso, vemos escritores o pintores que realizan obras increíbles e inimitables.

Memoria

La dopamina se encarga de controlar la duración de nuestra memoria, es decir, hace que se archive por más tiempo. Si tenemos poca dopamina vamos a ver como nuestra retentiva es menor, y la información perdura menos tiempo.

En la corteza pre frontal, la dopamina aumenta la capacidad de la memoria a corto plazo. Si hay variaciones en los niveles, esta memoria se verá afectada, porque depende de un delicado equilibrio. También la información será guardada en el hipocampo, siempre y cuando sea considerada de interés. La dopamina intervine en la memoria, aprendizaje y concentración mental.

Por otra parte, la levodopa y la noradrenalina influyen indirectamente en el placer y en la adicción a ciertos comportamientos. La sinapsis de los receptores en la neurona guía el flujo de información en el cerebro. En los lóbulos frontales, la dopamina controla la información de otras áreas del cerebro. Si disminuye el nivel en los receptores de la neurona, se afectan directamente la memoria y el aprendizaje.

Algunos medicamentos utilizados en el tratamiento de la esquizofrenia y la enfermedad de Parkinson son responsables de la disminución del nivel de la dopamina, ya que actúan directamente en los receptores de la neurona.

Psicósis, esquizofrenia y enfermedad de parkinson 

Las fallas en la dopamina están asociadas a enfermedades como esquizofrenia, enfermedad de Parkinson y algunas psicosis.

La dopamina regula la secreción de la prolactina desde el hipotálamo. La levodopa y la noradrenalina actúan sobre los vasos sanguíneos de manera indirecta.

La serotonina y la dopamina, ¿son lo mismo?

La serotonina y la dopamina son neurotransmisores sumamente necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro cerebro. Si tenemos un desequilibrio de cualquiera de las dos podemos ver como se generan diversos problemas, como los mencionados en líneas superiores. Pero, ¿en qué se diferencian?

La dopamina y la serotonina son dos neurotransmisores del cerebro y su sistema nervioso central. La dopamina relacionada al placer y la serotonina con la felicidad, ambas afectan la motivación y el bienestar.

Las diferencias se presentan en:

  • La producción: la dopamina se sintetiza de la tirosina y la serotonina del aminoácido triptófano.
  • Estados emocionales: la dopamina juega un papel en todas las emociones enérgicas como la euforia, el placer, la excitación, mientras que la serotonina interviene en las emociones opuestas como la calma, la quietud.
  • Niveles bajos de estos neurotransmisores: de dopamina genera depresión; de serotonina genera irritabilidad e insomnio.

Dopamina

  • Tiene una función a modo de excitante en nuestro cerebro.
  • A medida que tengamos más dopamina, tendremos más sensación de felicidad y motivación.
  • Menos dopamina en nuestro organismo hará que estemos más apáticos.

Serotonina:

  • Se trata de una sustancia que inhibe a nivel cerebral.
  • Si tenemos más serotonina, sentiremos menos tristeza y dolor.
  • Menos serotonina implica más irascibilidad, más sensibilidad, una mayor ansiedad e incluso depresión.

¿Cómo se aumentan los niveles de este neurotransmisor? 

Pueden aumentarse los niveles de la siguiente manera:

  • Controlando el nivel de estrés: ya que el estrés inhibe la liberación de la dopamina desembocando en depresión, tristeza, apatía y falta de motivación. El deporte es la mejor solución, ya que no solo baja el nivel de estrés sino que favorece la producción del neurotransmisor.
  • Disfrutando de las aficiones y las pequeñas cosas: esto aumenta los niveles de placer en el cerebro.
  • Cuidando la alimentación: al incorporar un alimento rico en tirosina, se está estimulando la producción de dopamina. El alimento que es rico en antioxidantes también estimula la producción de este neurotransmisor.
  • Manteniendo la rutina: en especial los horarios de sueño, ya que estimula el centro de placer y organiza el comportamiento.

Neurotransmisor con funcionalidad múltiple en el cerebro 

Utilizado por las neuronas para lograr comunicación, la dopamina desarrolla su función principal en los espacios sinápticos estableciendo conexiones o sinapsis. Es una sustancia producida por el organismo, pero puede también ser elaborada en laboratorios.

La dopamina tiene influencia en casi todas las funciones del cerebro, como la memoria y las funciones cognitivas.

¿Qué pasa con la falta de dopamina? 

Los motivos principales por los cuales puede faltar la dopamina son: mala alimentación, consumo de algún tipo de droga, problemas estructurales, consumo de alcohol, etc.

Sus consecuencias son:

  • Depresión: tristeza, falta de motivación, angustia y alteración del humor en general.
  • TDAH: trastorno de déficit atencional, que se traduce en falta de concentración, falta de motivación y problemas de aprendizaje.
  • Enfermedad de Parkinson: esta enfermedad va destruyendo la neurona y sus receptores, además de disminuir la cantidad de dopamina.
  • Otras enfermedades: fobia social, hipertiroidismo, síndrome de piernas inquietas.

En estos casos, la droga utilizada debe ser prescripta por el médico especialista, además de terapia para su comportamiento y sus pensamientos.

¿Qué pasa con el exceso de dopamina?

El exceso de dopamina está asociado a trastornos mentales como:

  • Esquizofrenia: si los niveles son muy elevados causa desórdenes de comportamiento, como delirios, alucinaciones, confusión cognitiva, etc.
  • Trastorno bipolar: en este caso, el exceso se traduce en las causas de las fases de manías e hipomanías. La droga adecuada para el tratamiento debe ser prescripta por el médico exclusivamente.

¿Se puede medir la dopamina? 

Para averiguar cuál es el nivel de dopamina que hay en el organismo se realiza un análisis de sangre, o en ocasiones de orina. El método más exacto que existe es la HPLC, o cromatografía líquida de alta presión, con detección electroquímica en el plasma.

Conclusión

En el post de hoy hemos visto la importancia de la dopamina. Es sumamente importante tener esta hormona en su justa medida, pues si tenemos un déficit o un exceso de la misma, tendremos problemas diversos.

Esperamos que hayan visto la importancia de la dopamina, sus diferencias con la serotonina, las funciones que tiene y sus maneras de obtención. Consideramos como siempre que, con una dieta sana, variada y equilibrada, junto a la práctica de deporte, van a gozar de un óptimo estado de salud.

Carlos J. Soriano Aisa. Entrenador personal y coach nutricional.

blank