Tabla de contenido:

Alanina

 

De todos es sabido que en la naturaleza nos encontramos con una gran variedad de aminoácidos. Existen tanto aminoácidos esenciales como no esenciales, y hay 20 aminoácidos que nos ayudan a conformar las proteínas.

 

Los aminoácidos esenciales son aquellos que nuestro organismo no puede sintetizar y, por tanto, deben ser ingeridos mediante suplementos o alimentación. Luego nos encontramos con los aminoácidos no esenciales, los cuales puede sintetizar nuestro organismo, y el protagonista de hoy pertenece a dicho grupo.

 

Hoy centraremos nuestra atención en la alanina, uno de los conocidos como aminoácidos no esenciales, veremos qué es, sus funciones y beneficios, dónde lo podemos obtener, y demás aspectos que nos ayudarán a comprender mejor a este pequeño “amigo”.

 

¿Qué es la alanina?

 

Como ya mencionamos, la alanina es uno de los aminoácidos no esenciales. Difiere de los esenciales en que estos últimos no pueden ser sintetizados por nuestro organismo, mientras que los no esenciales sí pueden.

 

Función de la alanina

 

Se trata de un aminoácido que podemos encontrar sobre todo en las carnes, como la ternera y el pollo, y se trata de un aminoácido que aumenta los niveles de carnosina en nuestros músculos. Para entender esto mejor tenemos que saber que es la carnosina, siendo esta un dipéptido que podemos encontrar en nuestros músculos de manera natural. Además, la carnosina está presente tanto en animales como en seres humanos. Su proceso de formación está ligado a la alanina, y a la histidina, de la que ya hablamos en artículos anteriores. La carnosina se genera gracias a una unión entre la alanina y la histidina, y se encuentran en el cerebro y en los músculos.

 

La clave de la alanina y la carnosina, es que esta última hace que se resista a la fatiga muscular en los entrenamientos, haciendo que se puedan obtener mejores resultados en las sesiones.

 

Además:

  • La alanina se emplea como fuente de energía para nuestro sistema nervioso, músculos y cerebro.

 

  • Ayuda en la metabolización del azúcar y de los ácidos orgánicos.

 

  • Partícipa en la metabolización de la vitamina b6  y del triptófano

 

  • El hígado capta a la alanina sintetizada, en pos de metabolizarla. Mediante la glucogénesis se convierte en glucosa, algo fundamental, pues será usada como energía por zonas de nuestro cuerpo, como el cerebro o los músculos, además de nuestra piel.

 

  • Mantiene un equilibrio de los niveles de azúcar en nuestro organismo.

 

  • Correcto estado de la próstata.

 

  • Promueve la estimulación de anticuerpos, para así paliar los efectos de diversas enfermedades.

 

Su déficit puede traer problemas como:

  • Daños en la próstata
  • Problemas de infecciones recurrentes
  • Modificaciones de la glucosa en sangre
  • Alteraciones a nivel muscular, como fatiga y debilidad
  • Una menor capacidad de concentración

 

Uso de la alanina

 

La alanina es uno de los aminoácidos no esenciales que nuestro cuerpo puede sintetizar por sí mismo. No obstante, podemos llegar a tener déficit del mismo si no se realiza una alimentación sana y equilibrada.

 

Los niveles de alanina en nuestro cuerpo se van a ver cumplidos siempre y cuando nutramos a nuestro organismo con la cantidad adecuada de proteínas. Es decir, que comer 1 gramo de proteína al día por cada kilogramo que pesemos, sería lo ideal. No obstante, las personas deportistas pueden aumentar dichas cantidades hasta en casi 3 gramos de proteína por kilogramo de peso. Recuerden, hay que ser prudentes, pues esto está sujeto a la opinión personalizada e individual de un especialista. Todo se debe a que hay persona que poseen una mayor capacidad de absorción de nutrientes que otras.

 

En el caso de suplementación de alanina, las dosis pueden variar entre 3-6 gramos al día. Las cantidades más altas, solo cuando así lo recomiende un especialista, pero suelen estar indicadas para deportistas de alto rendimiento.

 

Efectos secundarios

El consumo de alanina no entraña ningún problema, siempre y cuando no se exceda. Como síntomas leves podemos encontrarnos picores en la piel, pero nada más que eso. No obstante, las personas con problemas de riñón e hígado deben tener cierto cuidado. Esto siempre lo decimos por que las personas que tengan problemas hepáticos y renales presentan inconvenientes, en lo que al consumo de proteínas se refiere.

Déficit de alanina

Tener un pequeño déficit de alanina no nos va a acarrear ningún problema, pero si ese déficit es grande, podremos tener problemas como:

  • Fallos en nuestros reflejos
  • Problemas a la hora de concentrarnos
  • Alteraciones musculares
  • Infecciones
  • Complicaciones en la próstata
  • Alteración en los niveles de glucosa en sangre

 

Alimentos que contienen alanina

Los alimentos que presentan unas mayores cantidades de alanina son:

  • Soja
  • Espinacas
  • Lentejas
  • Huevos
  • Productos lácteos
  • Maíz
  • Espárragos
  • Pescado
  • Sobre todo en ternera y pollo

Si la alimentación no nos aporta las cantidades suficientes de alanina, podemos optar por la suplementación, siempre y cuando nuestro médico así lo recomiende. Consideramos que, teniendo una alimentación sana, variada y equilibrada, las cantidades básicas de este aminoácido sin duda alguna van a estar en su organismo.

La alanina en el deporte

La alanina como suplemento está teniendo más relevancia en los últimos años. Esto se debe a que la alanina es fundamental para la creación de carnosina. Como mencionamos antes, la carnosina es fundamental tanto para el cerebro, como para los músculos. En los músculos la podemos encontrar en altas cantidades.

La importancia de la alanina en este punto es que gracias a ella vamos a poder absorber la carnosina de manera adecuada. Por su parte, la carnosina ayuda a regular la producción de ácido láctico, siendo esto fundamental para poder retrasar la fatiga muscular. Además, hace que se aumente la fuerza en los entrenamientos, ya que mejora la sensibilidad al calcio por parte de nuestros músculos, haciendo que la contracción muscular sea mucho mejor.

Por otra parte, la carnosina posee beneficios como:

  • Antiinflamatorio
  • Antioxidante
  • Estudios indican posibles beneficios para la lucha contra enfermedades neurológicas como el alzheimer.

Otro beneficio de la alanina, es en los deportes de resistencia. Esto se debe a que la suplementación de este aminoácido no solo nos ayudará a mejorar nuestro rendimiento, sino que mejora nuestra capacidad aeróbica láctica. Esto se traduce en un mayor retraso de la fatiga.

Conclusión

 

En el post de hoy hemos conocido a otro pequeño amigo, que nos ayuda en muchas ocasiones, y ha sido desconocido por muchos durante mucho tiempo. Los aminoácidos, tanto esenciales como no esenciales, son fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

 

Ya seas deportista o no debes mantener una correcta alimentación, para poder otorgarle al organismo todos los nutrientes necesarios, pues así podremos gozar de un estado de salud pleno.

 

Esperamos que el post de hoy les haya sido de utilidad y que sigan otro día más profundizando con nosotros en este apasionante mundo de la nutrición y el deporte. Un saludo a todos de parte del equipo de MyFITBody. Hasta la próxima, y recuerden… ¡siempre a tope!

 

Carlos J. Soriano Aisa. Entrenador personal y coach nutricional.

blank