Tabla de contenido:

blank

La sucralosa

Los edulcorantes, hoy en día son grandes protagonistas en la alimentación. Muchos optamos por el azúcar blanco, otros por la sacarina, y otros por la sucralosa, nuestra protagonista de hoy. Veremos qué es exactamente este edulcorante, sus propiedades y posibles inconvenientes, con el fin de saber todo sobre la sucralosa.

¿Qué es la sucralosa?

Cuando hablamos de sucralosa estamos haciendo referencia a uno de los edulcorantes más empleados en la actualidad. Se trata de un edulcorante artificial y no nutritivo, que se obtiene a partir de la sacarosa. No obstante, presenta un sabor 600 veces más dulce que esta última.

Es habitual encontrar sucralosa en bebidas y comidas, con el fin de aumentar su sabor dulce, además de que no aporta calorías, pues nuestro organismo no la puede absorber, siendo expulsada la gran mayoría mediante la micción, o cuando defecamos.

La sucralosa suele ser empleada debido a que no aporta calorías como el azúcar de mesa. Esto hace que se obtenga un alimento con menos calorías, pero más dulce si cabe. Además, se trata de un edulcorante ideal para las personas diabéticas, pues no aumenta las concentraciones de azúcar en sangre, y no modifica los niveles de insulina.

Por si fuera poco, las bacterias presentes en nuestra boca no son capaces de descomponer este edulcorante, haciendo que no haga daño a nuestra dentición. Todo esto generará una reducción del riesgo de padecer caries, y evitará que se dañe el esmalte dental.

Atributos de la sucralosa

  • Endulzar sin ser azúcar: la sucralosa es un edulcorante artificial que no es tan dañino como el azúcar. Además, al ser mucho más dulce, con poca cantidad conseguiremos endulzar más rápidamente que con el azúcar.
  • Menos calorías: el azúcar aporta 4 kcal por cada gramo, mientras que el consumo de sucralosa no aporta casi ninguna caloría. Esto se debe a que la sucralosa no es absorbida por nuestro cuerpo, y la ínfima cantidad de calorías no repercuten para nada en nuestro organismo.
  • Dulce 100%: debido a que la sucralosa retiene su dulzura, incluso después de los procesos de elaboración, se trata de un edulcorante fenomenal para todo tipo de alimentos, como postres, lácteos o dulces en general. Además, presenta una dulzura mucho mayor que el azúcar y, por tanto, con menos cantidad que echemos obtendremos un sabor dulce fenomenal.
  • Menos caries: al no descomponerse no libera las sustancias que pueden propiciar la aparición de caries dental.
  • Ideal para celíacos: al no tener gluten es un magnífico edulcorante para las personas celíacas.
  • Multiusos: se puede emplear para todo, como salsas, postres y gelatinas. Además, soporta temperaturas de diverso tipo, desde mucho calor hasta el hecho de estar congelado sin perder su sabor.

No obstante, a pesar de todos estos atributos positivos que vemos, es cierto que su consumo sigue siendo observado con lupa, y tiene diversos puntos negativos, los cuales veremos más adelante en este post.

La pérdida de peso y el uso de edulcorantes

Muchas veces vemos que se usan edulcorantes diferentes al azúcar común, con el fin de evitar subir de peso, incluso reducir el peso. Es un movimiento interesante, pero que no es del todo correcto.

Cambiar el consumo de azúcar por edulcorantes como la sucralosa es una buena idea. Esto se debe a que el azúcar presenta más calorías, y aparentemente su consumo es más dañino que el de sucralosa. Pero, solo por hacer dicho cambio no vamos a mejorar nuestro peso corporal.

Diversos estudios han comprobado que el consumo de edulcorantes, como el protagonista de hoy, provoca un incremento del peso corporal. Esto se debe a que muchas personas piensan que, por dejar de consumir alimentos con altas cantidades de azúcar, su peso va a mejorar. Es cierto que es un buen paso a tener en cuenta, pero sin la dieta correspondiente, ni la práctica de deporte necesaria, no se va a conseguir cambio alguno.

Por eso, consideramos que cambiar el consumo de azúcar por sucralosa u otros edulcorantes es buena opción, pero esto debe verse acompañado de una alimentación sana, variada y equilibrada, que nos aporte los nutrientes que necesitamos para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, a la vez que se practica algo de deporte de forma asidua. Con eso, sí que conseguiremos reducir nuestro peso corporal, y no solamente cambiando el refresco normal por uno light.

blank

 

Alimentos que tienen sucralosa en su composición

Refrescos sin gas

Dulces y bollerías

Helados

Bebidas con gas

Frutas en almíbar

Productos al horno

Cereales industriales

Salsas industriales

Verduras en conservas

 

Otras opciones de edulcorantes

A continuación, vamos a mencionar las mejores opciones como edulcorantes:

La miel

Estamos hablando de un alimento con un alto valor calórico, que nos aporta una gran cantidad de energía inmediatamente. La miel ha sido usada desde los albores de la humanidad como un energizante, pues tiene una gran cantidad de azúcares libres y fructosa, que nos aporta una bomba energética inmediata. Al contrario que el azúcar y otros edulcorantes, la miel sí que es considerada un alimento, pues nos proporciona nutrientes, como minerales, vitaminas y aminoácidos, haciendo que sea un alimento excepcional.

Gracias a su composición, la miel es sumamente beneficiosa para nuestro organismo, por sus propiedades como antioxidante, antiinflamatorio y antibacteriana. Por si fuera poco, su consumo ayuda a reducir los triglicéridos y a incremental el colesterol bueno en nuestro organismo. Todo esto produce una reducción de la grasa corporal, siempre y cuando lo acompañemos con deporte y una dieta acorde.

Además, diversos estudios han avalado su eficacia para paliar la gastroenteritis, y para mejorar nuestra salud bucal. En definitiva, se trata de un alimento que, consumiéndolo en pocas cantidades, nos aportará muchos más beneficios que el azúcar de mesa habitual, y que muchos otros edulcorantes.

La Stevia

Este edulcorante es de los más empleados a día de hoy, con el fin de conseguir cero calorías extras en nuestra alimentación, pero endulzando más que el azúcar. La Stevia presenta muchos beneficios, como los siguientes:

  1. Antidiabético: el consumo de Stevia puede ayudar a las personas diabética, o a evitar ser diabético. Esto se debe a que la Stevia mejora la sensibilidad que tenemos a la insulina y, por tanto, a regular más los picos de azúcar en sangre, haciendo que estos se reduzcan.
  2. Presión arterial correcta: diversos estudios han señalado a la Stevia como un gran edulcorante, que nos ayudará a mantener la presión arterial en perfecta harmonía.
  3. Controlar nuestro peso: según diversos estudios, el consumo de Stevia puede ayudar a que controlemos nuestro apetito. Esto podría evitar los grandes atracones y, por tanto, conseguir un control de nuestro peso.
  4. Ninguna caries: al igual que la sucralosa la Stevia no fomenta la aparición de caries en nuestra dentición, al contrario que la sacarosa.

No obstante, a pesar de todos los beneficios de la Stevia, esta será así de beneficiosa mientras más natural sea. Con esto queremos decir que lo más habitual es ver stevias modificadas, y para nada naturales; por tanto, tenemos que optar por el consumo de este edulcorante de forma más natural, a partir de sus hojas, para obtener todos sus beneficios.

blank

Problemas con el consumo de sucralosa

El consumo de sucralosa está aprobado a nivel general, pues se han realizado muchos estudios a este edulcorante, y todos avalan su seguridad. No obstante, siempre se ha considerado que es importante controlar el consumo de sucralosa, porque puede ocasionar problemas digestivos. Esto se debe a que repercute negativamente en nuestras bacterias digestivas e intestinales.

Otros problemas que puede producir un consumo excesivo de sucralosa son:

  • Cefaleas
  • Convulsiones
  • Mareos
  • Reacciones alérgicas
  • Obesidad
  • Aumento de glucosa en sangre

No obstante, estos efectos se dan por el consumo excesivo de este edulcorante, ya que la sucralosa es un edulcorante seguro y eficaz, avalado por la FDA.

Conclusión

Muchas personas necesitan endulzar sus platos para que estos sean apetecibles. Solemos optar por tomar azúcar, pero con el paso de los años sabemos que su consumo en exceso es muy dañino, y por eso ha ido aumentando el consumo de edulcorantes como la sucralosa.

La sucralosa es un buen edulcorante, que con poca cantidad hará que los platos se endulcen mucho más que con el azúcar. Es más seguro que el azúcar y sus beneficios son notorios.

No obstante, consideramos que los edulcorantes naturales, como la miel y la Stevia son mejores opciones para endulzar nuestros alimentos.

Por lo demás, consideramos que, si desean bajar de peso, solo con sustituir el azúcar por otro edulcorante, no va a obrar milagros. Por eso, como siempre decimos, necesitamos una dieta acorde y una práctica asidua de ejercicio, para poder bajar de peso y estar en el mejor estado físico posible.

Esperamos que el post de hoy les haya sido de utilidad y hayan aprendido algo más del fascinante mundo de la nutrición y el deporte. Aquí nos despedimos, pero solo hasta el próximo post. Un saludo a todos de parte del equipo de MyFITBody, y recuerden… ¡siempre a tope!

Carlos J. Soriano Aisa

Entrenador personal y coach nutricional.