▷ 【 Lecitina. Usos, beneficios, propiedades y contraindicaciones 】

Envío gratuito en pedidos superiores a 29.99 €

blank
Atención al cliente
5/5 - (1 voto)
Tabla de contenido:

Lecitina. Usos, beneficios, propiedades y contraindicaciones

 Cuando queremos luchar contra el colesterol malo, un arma fundamental es la lecitina. Se trata de un fosfolípido con abundantes nutrientes, los cuales contienen grasas beneficiosas para la salud, que ayudan a mejorar el perfil de lípidos en la sangre. De igual forma, estos nutrientes juegan un papel importante en la reducción de triglicéridos, y en la contribución de vitaminas E, B y fósforo a nuestro organismo.

Lecitina ¿Qué es?

Lecitina ¿Qué es?

Predominante en las membranas de las células vegetales y animales, la lecitina es una sustancia orgánica que proviene esencialmente de las grasas de ciertas semillas, como la soja, y también se obtiene de la yema de huevo, o la leche. Está presente en buena cantidad de alimentos, como el chocolate o la margarina, pero también la vemos incluida en el área de farmacia y la cosmética.

Su composición química

La fosfatidilcolina es uno de sus componentes más importantes, pues provee al torrente sanguíneo de colina, cuyos niveles tienen estrecha relación con un neurotransmisor denominado acetilcolina, que juega un papel fundamental en la adecuada transmisión de impulsos nerviosos.

Los efectos biológicos

Los niveles de colina plasmáticos disminuyen al hacer esfuerzos de alta intensidad durante mucho tiempo, y se ha demostrado que los efectos biológicos de la lecitina ayudan a superar la fatiga, y aumentan la resistencia.

Igualmente, tiene provechosos efectos biológicos en la función cerebral, el sistema circulatorio y cardiovascular, así como en las funciones del hígado.

¿Cuáles son sus beneficios?

La lecitina conlleva comprobados beneficios al sistema circulatorio y cardiovascular, ya que es una sustancia excelente en el control de niveles altos de colesterol y de alteraciones del corazón. Esto se debe a sus fosfolípidos, los cuales pasan a formar parte de nuestras estructuras corporales, y tienen el poder de disminuir el riesgo de problemas graves de salud.

A través de variadas investigaciones se ha determinado que la suplementación de lecitina tiene un beneficio concreto sobre el metabolismo del colesterol, que se traduce en la reducción del denominado colesterol malo o LDL, e incrementa al mismo tiempo la densidad del colesterol bueno o HDL. De este modo podemos evitar la obstrucción de venas y arterias

La lecitina también tiene probados beneficios para el cerebro, pues estabiliza los fosfolípidos, gracias a la colina que favorece la apropiada neurotransmisión colinérgica.

Al mismo tiempo, se ha comprobado que la colina optimiza la función cerebral, sobre todo en personas con alteraciones neurológicas, como la demencia o la enfermedad de Alzheimer. Esto ocurre debido a que el consumo de lecitina aminora la progresión de enfermedades de este tipo. Actualmente los resultados, aunque son alentadores, requieren de más estudios.

Por otro lado, la suplementación de lecitina tiene un beneficio concreto en la disminución de la acumulación de grasa en el hígado conocida como esteatosis, condición presente en aquellas personas que necesitan una dieta parenteral.

Del mismo modo, numerosos estudios han reconocido a la lecitina como parte del tratamiento de ciertas enfermedades del hígado, como la hepatitis viral, así como la cirrosis hepática y la hepatitis alcohólica. Sin embargo, en este caso también habrá que desarrollar más estudios, aunque los resultados obtenidos hasta ahora son prometedores.

blank

Las propiedades más importantes de la lecitina

Una de las propiedades más importantes que resaltan en la lecitina es su capacidad para aportar ácidos grasos beneficiosos para la salud, entre ellos el linolénico, colina e inositol. Se trata de componentes que previenen el desarrollo de hígado graso y nivelan el perfil lipídico en sangre. De esta forma, se reducen los riesgos metabólicos y cardiovasculares.

Otro componente de la lecitina, la fosfatidilcolina, provoca el transporte inverso del colesterol, y permite excretarlo a través de las heces, para que no vaya a la circulación. De hecho, una dosis de 500 mg de lecitina proporciona mejorías notables en el colesterol en los primeros dos meses, ya que aligera el metabolismo graso al moderar la desproporción de colesterol dañino. En paralelo, el hígado sintetiza de gran cantidad de colesterol bueno (HDL).

Respecto a la obesidad, se ha descubierto que incorporar la suplementación de lecitina como complemento a la nutrición ayuda a quemar la grasa perjudicial del tejido adiposo. Por ello, muchos especialistas aconsejan agregarla a las dietas de adelgazamiento.

La suplementación de lecitina también ha evidenciado sus propiedades sobre el sistema nervioso central, ya que puede mejorar la memoria y la cognición, al tiempo que es capaz de reducir el estrés. Incluso algunas investigaciones orientan sus conclusiones hacia una disminución en la neurodegeneración de pacientes con la enfermedad de Alzheimer y psicosíndrome cerebral orgánico.

Igualmente, el poder antioxidante de la lecitina se utiliza en fórmulas naturistas para tratamientos de belleza, pues brinda protección a las células. Por su parte, la colina puede convertirse en potenciador del rendimiento físico para los deportistas, que la usan para reducir los efectos de la fatiga.

Otro aspecto de gran trascendencia es que al estar vinculada al transporte de grasas y a la formación celular, la lecitina se utiliza para combatir el déficit de fosfatidilcolina, por lo que puede tener efectos beneficiosos en la prevención del cáncer.

Contraindicaciones

En dosis elevadas la lecitina puede producir dolores abdominales, o incluso diarreas debido a su efecto laxante. También pueden aparecer sudoraciones, o vómitos.

No es recomendable el uso de suplementación de lecitina durante el embarazo y la lactancia, ya que puede atravesar fácilmente la barrera placentaria, ocasionando una concentración inadecuada de isoflavonoides en el bebé.

Principales usos propuestos

Entre los principales usos propuestos para la lecitina está su papel en la optimización del perfil lipídico en sangre, debido a que disminuye la cantidad de colesterol y triglicéridos. Este aspecto hace que tenga un rol positivo en la prevención del desarrollo de hígado graso, y de múltiples dolencias relacionadas con el sistema circulatorio y cardiovascular.

En el deporte, la lecitina actúa como antioxidante, por su contenido de vitamina E, la cual posee beneficios para la memoria y la concentración. También hay que destacar el papel de la colina en la mejora del rendimiento y la disminución de la fatiga.

Por supuesto, no podemos obviar el uso de la lecitina en la nutrición, ya que son muchos los platos donde está presente, desde salsas, hasta como ingrediente de batidos o snacks, y en muchos postres.

blank
Doctor Luis Miguel Salvador Grande Número colegiado 3704715 : Asesor Médico y Nutricional de MFB myfitbody. Licenciado en medicina y cirugia por Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca master en medicina cirugia cosmetia y nutrición por el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo en Barcelona experto en emergencias sanitarias.

blank