▷ 【 La obesidad infantil, un problema a nivel mundial 】| ¡MyFitBody!

Envío gratuito en pedidos superiores a 29.99 €

blank
Atención al cliente
5/5 - (1 voto)
Tabla de contenido:

La obesidad infantil, un problema a nivel mundial

Nuestro país siempre se ha caracterizado por seguir una sana y equilibrada dieta mediterránea. Dicha dieta es considerada la más idónea para la salud, en donde nos encontramos alimentos como verduras, frutas, legumbres, grasas saludables, etc. No obstante, hoy en día dista mucho de ser así, pues la sociedad está consumiendo mucha comida rápida, alimentos altos en grasa y azúcares, que están ocasionando problemas de salud, como la epidemia conocida como obesidad infantil. Además de esto, el sedentarismo sigue muy presente y si se combina con una mala alimentación veremos que se van a convertir en sobrepeso y obesidad.

Los hábitos de los adultos y sus costumbres serán las que los niños reciban, siendo fundamental enseñarles desde pequeños los pasos a seguir para tener el mejor estado de salud. Hoy centraremos nuestra atención en la obesidad infantil, profundizando en cómo podemos solucionarlo y diversos aspectos que nos ayudarán a entender esta problemática a la perfección.

blank

En la actualidad, el sobrepeso y la obesidad son el pan nuestro de cada día en la sociedad. Lo peor de todo esto es que no solo se da en personas adultas, sino que la obesidad en niños está creciendo desde hace unos años por diversos motivos, principalmente debido a una incorrecta educación nutricional en los hogares.

La Organización Mundial de la Salud estima que la cifra actual, de unos 32 millones de niños que sufren de obesidad, se verá incrementada en los próximos años.

Para prevenir esto, como veremos más adelante en el artículo, debemos actuar desde casa. Es fundamental que los padres proporcionen una correcta educación nutricional a sus hijos, pudiendo así prevenir la obesidad. Es fundamental enseñar buenos hábitos desde muy pequeños, para que dichas conductas sean costumbres que los niños consigan con el paso de los años, evitando así problemas de salud como la obesidad.

La obesidad ¿qué es exactamente?

Cuando hablamos de obesidad estamos hablando de un proceso en donde nuestro cuerpo acumula un exceso de grasa, superando al promedio acorde a diversas características:

  • Edad
  • Sexo
  • Altura
  • Constitución
  • Actividad física

En el caso que nos compete hoy, la obesidad infantil, nos encontramos con niños con un IMC (índice de masa corporal) que supera al acorde a su edad. Para saber si un niño presenta obesidad es fundamental acudir a su médico/pediatra, para que le examine.

Causas de la obesidad infantil

Con el paso de los años nos encontramos con que las cifras de obesidad infantil se han incrementado. Esto se debe principalmente a diversos cambios que se han dado en la vida de los niños:

  • Menor actividad física: los niños de hoy en día realizan menos ejercicio que antaño. Esto se debe a que el sedentarismo ocupa sus vidas, debido a que la forma de entretenimiento es muy diferente. Hace años jugar a la pelota, al escondite o ir al parque era lo más habitual. Actualmente los parques no se encuentran tan llenos, pues la tecnología ocupa una gran parte del tiempo de los niños, volviéndolos más sedentarios. Todo esto deriva en una inactividad que hace que no se consuman las calorías y esto produce un aumento de peso en los niños.
  • Alimentación más pobre: nos encontramos infinidad de alimentos procesados que tienen un escaso valor nutricional y un precio muy económico, que hace que se consuman en exceso. La alimentación actual es mucho más pobre, no solo porque los alimentos no tengan el valor nutricional de antaño, sino que es habitual comer alimentos precocinados, comida rápida, bollería industrial, etc., que solo van a ocasionar problemas de salud a niños y adultos.
  • Medios de comunicación: los anuncios de cereales industriales, bollería con regalos y demás alimentos promocionados en los medios de comunicación atraen la atención de los niños. Esto hace que desde muy pequeños consuman alimentos con apenas nutrientes y muchas calorías, que solo van a perjudicar su salud.

Pocos casos de obesidad infantil se deben a enfermedades o causas genéticas. No obstante, muchas veces vemos familias que suelen presentar obesidad, y no es debido a problemas de salud, sino en muchas ocasiones se debe a los malos hábitos que tienen dichas familias.

blank

Consecuencias de la obesidad infantil

Consecuencias a corto plazo:

  • Baja autoestima
  • Problemas psicológicos, como ansiedad o estrés
  • Inconvenientes físicos que afectarán no solo en el deporte y la salud, sino también en el ámbito social

Consecuencias a medio plazo:

  • Mayor probabilidad de diabetes
  • Problemas cardiovasculares
  • Problemas ortopédicos
  • Problemas respiratorios
  • Mayor probabilidad de tener hipertensión
  • Aumento de colesterol
  • Problemas mentales, como bulimia y anorexia

Consecuencias a largo plazo:

  • Incremento de la probabilidad de ser obeso en la edad adulta
  • Todos los aspectos mencionados en los puntos anteriores
  • Trastornos alimenticios
  • Depresión

Soluciones a la obesidad

Muchas veces vemos personas que son obesas desde muy temprana edad. Esto se puede deber a diversos aspectos, los cuales se pueden solucionar de la siguiente manera:

  • Leche materna: según estudios publicados, una forma de frenar la obesidad infantil es amamantar al niño mínimamente hasta el primer año.
  • Alimentos sólidos: aportar alimentos sólidos a los niños antes de lo debido puede producir un incremento en la probabilidad de sufrir obesidad. Por eso, se considera oportuno que empiecen a consumir alimentos sólidos, como mínimo, a partir de los 6 meses.
  • Bebidas adecuadas: el consumo de bebidas, como zumos de frutas está ganando cada vez más adeptos a edades muy tempranas. Es cierto que poseen un sabor delicioso, pero no son lo más recomendado. Vienen cargados de un exceso de azúcar que solo va a perjudicar a los niños provocándoles ganancias de peso. Es cierto que existen zumos sin azúcares añadidos, pero sigue siendo mejor opción optar por otro tipo de bebidas, como la leche materna, que garantizará el mejor estado del niño.
  • Alimentos prohibidos: es fundamental aportar en casa una correcta educación nutricional. Esto ayudará a los niños a entender por qué ciertos alimentos, como los envasados, son perjudiciales. Muchas veces vemos como los padres por comodidad les dan a sus hijos alimentos muy sabrosos, pero cargados de sal, grasas, azúcares, etc. Tenemos que negar ese tipo de alimentos, empezando por nosotros mismos, y así nuestros hijos obtendrán buenos hábitos.
  • Actividad física: el sedentarismo está muy presente en los niños actualmente. La tecnología hace que ir al parque o practicar deporte esté en un segundo plano, y depende de nosotros enseñarles la importancia del deporte. Si nosotros hacemos deporte y ellos lo ven, es una buena medida para que nos imiten y realicen actividades físicas. Además, llevarlos al parque a jugar a la pelota, o ir a nadar un par de veces por semana, son grandes opciones que ayudarán a nuestros hijos a mantenerse bien alejados de la obesidad.
  • Comer la toda la familia junta: muchas veces, por diversos motivos, no toda la familia puede comer a la vez. Sería un aspecto muy beneficioso para los niños si todos los miembros de la familia comieran juntos, pues no solo ayudará a la conexión padres-hijos, sino que además servirá para aportar la comida adecuada a nuestros hijos.
  • Consumir frutas y verduras: es fundamental el consumo de frutas para poder tener una correcta alimentación. Este tipo de alimentos suele ser rechazado por los niños en muchas ocasiones, por eso es fundamental enseñarles desde pequeños a consumirlos y obtener todos los beneficios de estos grupos de alimentos.
  • Evitar comidas poco saludables entre horas: podemos ver que infinidad de veces a la hora de merendar, en los recreos del colegio, etc., los niños consumen alimentos muy pobres en lo que al valor nutricional se refiere. Es fundamental comer alimentos sanos y evitar los procesados, aportando así nutrientes de calidad a los niños.
  • Dormir adecuadamente: es esencial que, tanto niños como adultos duerman correctamente. Dormir inadecuadamente puede generar alteraciones metabólicas que repercuten en el peso de los niños.
  • Promover hábitos saludables en la escuela: no solo va a ser vital el papel de los padres para la correcta alimentación de los hijos, sino que además es muy importante el de las escuelas a las que ellos acuden. En el colegio pasan muchas horas, pudiendo consumir alimentos de diversa índole, y siendo más o menos sedentarios. Los colegios deberían promover, mediante charlas y actividades, los buenos hábitos que se deben seguir para evitar así sufrir obesidad infantil.

Conclusión

Podríamos decir a ciencia cierta que la obesidad infantil es un problema de actualidad. Por muchos factores nos encontramos con que a día de hoy los niños realizan menos actividad física, se alimentan peor y reciben de sus padres incorrectos hábitos nutricionales.

Consideremos que la clave de todo reside en nosotros, los adultos, los que tenemos que promover la salud de nuestros hijos de la siguiente forma:

  • Enseñándoles buenos hábitos nutricionales
  • Realizando deporte casi a diario
  • Llevándolos al parque a jugar
  • Evitando que coman alimentos carentes de nutrientes

En resumidas cuentas, la obesidad se puede prevenir, pero depende de nosotros que así sea.

Esperamos que el artículo de hoy les haya sido de utilidad y hayan comprendido la problemática en la que se encuentran muchos niños, por no realizar ejercicio ni llevar una alimentación adecuada. Nosotros nos despedimos aquí, pero solamente hasta el próximo post. Un saludo a todos de parte del equipo de MyFITBody, y recuerden… ¡siempre a tope!

Carlos J. Soriano Aisa

Entrenador personal y coach nutricional

Cándido Jorge Alfaro

Cándido Jorge Alfaro IMPARABLE , Atleta de élite , Jugador profesional de Padel en el Ranking Mundial . Destacado entrenador de Padel, Word Padel Tour. Artículos

blank