Tabla de contenido:

Beneficios que proporciona la proteasa

Las Proteasas son enzimas que rompen los enlaces peptídicos de las proteínas, utilizando la molécula de agua en hidrólisis. Se encuentran presentes en todos los seres vivos en los cuales realizan la hidrólisis de las proteínas y regulan diferentes procesos fisiológicos.

Las enzimas proteasas o peptidasas son las encargadas de romper enlaces peptídicos que unen los aminoácidos, proporcionando una digestión más sencilla. Son consideradas un potenciador, estabilizador y un aditivo alimentario utilizado en tratamientos de harinas.

El término peptidasas se emplea para mencionar a las enzimas que cortan péptidos pequeños y se deja el término proteasas a las enzimas que hacen proteólisis de mayor tamaño.

Pueden suceder dos situaciones: que las proteasas rompan enlaces peptídicos específicos (proteólisis limitada) o romper el péptido completo de aminoácidos (proteólisis ilimitada).

En el organismo las principales proteasas son las que se generan en el páncreas: tripsina, quimiotripsina y carboxi-peptidasa. Protegen los tejidos corporales de la acción de ciertos componentes.

Pueden obtenerse de diferentes fuentes de origen animal o vegetal, también en bacterias y hongos. Las proteasas se clasifican según su mecanismo proteolítico, según la zona en la que rompen y el pH óptimo en el que actúan.

Suelen utilizarse en la fabricación de medicamentos, fermentaciones, aditivos alimenticios o para suplementos digestivos.

Algunas se degradan en el estómago y otras resisten hasta el intestino.

Conceptos básicos

Hoy vamos a hablar de una enzima que suele pasar desapercibida, pero que es sumamente necesaria para que podamos gozar de salud. Veremos qué es la proteasa, su función y posibles aplicaciones, determinando si es necesaria o no. Esperamos que disfruten de la lectura.

La proteasa o también llamadas peptidasas, es una enzima proteolítica. Esto quiere decir que rompe los enlaces que unos los aminoácidos de las proteínas haciendo que su digestión sea más fácil. Son consideradas un aditivo alimentario conocido como E-1101i y es considerada un potenciador del sabor. Además, también sirve de estabilizador y se suele emplear en la elaboración de determinados tipos de harinas.

Las proteasas son sustancias que segrega el páncreas y actúan convirtiendo las proteínas en células proteicas conocidas como pro-enzimas ya sea péptidos o aminoácidos. Su función es fracturar los enlaces peptídicos con el fin de estimular a los aminoácidos a que se dividan cuando no forman parte de una célula.

En el organismo, las proteasas se movilizan al ingresar al intestino valiéndose de la enteroquinasa para equilibrar el proceso.

Ausencia de proteasa en el organismo

La ausencia de proteasa en el organismo, puede provocar la acumulación alcalina en la sangre dando lugar a síntomas como la ansiedad. La proteasa también interviene en la digestión de bacterias y hongos, por tanto, su deficiencia puede derivar en infecciones por estos microorganismos. La terapia con enzimas ayuda a que se mantenga un buen nivel de proteasa.

Función principal de la proteasa

La función principal de la proteasa es romper enlaces peptídicos de las proteínas para que se liberen los aminoácidos. Puede actuar sobre todas las proteínas a menos que sea parte de la célula.

  • Mejor digestión de las proteínas: un consumo de proteasas nos va a ayudar a digerir mejor las proteínas que ingiramos. Esto es una herramienta sumamente beneficiosa para aquellas personas que tienen problemas a la hora de digerir las proteínas. Todo esto se debe a que la adición de proteasas a los suplementos proteicos hace que se mejore la solubilidad de estos y por tanto, se hacen más fáciles de digerir. Un ejemplo de esto serían los batidos de proteínas de suero, al cual al añadirle proteasa vemos como se aumenta la absorción de proteínas y por tanto, mejorando el producto.

  • Mejora en la función muscular post entrenamiento: diversos estudios se han realizado y han vinculado el uso de enzima proteolíticas como las proteasas, con una mejora en la función muscular después de los entrenamientos. Esto se debe a que regula la inflamación muscular que se genera a posteriori de la sesión deportiva. Existen más enzimas proteolíticas como la lipasa y la amilasa, que mejorar la recuperación muscular, pues reducen las molestias musculares así como las agujetas.

Frutas ricas en proteasa

La proteasa se puede tomar como suplemento, pero lo cierto es que hay alimentos en los que también se encuentra, como en determinados tipos de frutas

La proteasa cumple varias funciones ya sea cambiando la composición de proteínas y péptidos, ya sea en las funciones digestivas y metabólicas en el organismo. Se encuentra naturalmente en las siguientes frutas:

  • Piña: contiene una buena cantidad de bromelina que, a su vez, es contenedora de proteasa. Se sabe que la bromelina es contenedora de ciertos procesos tumorales. Se trata de una fruta que contiene mucha bromelina, la cual contiene proteasa. Esta se cree que ayuda a la digestión y a la reducción de la coagulación de nuestra sangre. Además, es un antiinflamatorio natural. Por si fuese poco, diversos estudios sobre la bromelina han señalado que puede disminuir el crecimiento de determinados tipos de tumores.
  • Papaya: es una fuente muy rica de papaína de proteasa. Esta enzima actúa en cicatrización en quemaduras y en procesos inflamatorios. Nos encontramos con una fuente muy grande de la enzima papaína de proteasa. Tiene una función antiinflamatoria y puede ayudar a mejorar la evolución de las quemaduras de la piel así como su cicatrización.
  • Kiwi: contiene actinidina que es similar a la enzima papaína. Son proteínas solubles propias del kiwi cumpliendo funciones antialérgicas. Una fruta que contiene actinidina. Se trata de una enzima proteolítica muy semejante en actividad a la que contiene la papaya. Esta representa la mitad del contenido de proteínas solubles del kiwi.

¿Cuáles son los inhibidores de la proteasa?

La enzima Proteasa es un componente para el cual el VIH utiliza para su replicación infectando otras células. En este proceso se produce una larga cadena de proteína que necesita fragmentarse en trozos más pequeño, ayudando en la réplica del virus. Los inhibidores de la proteasa impiden esta fragmentación generando copias defectuosas del virus y evitando que otras células se infecten.

El inhibidor por sí mismo no elimina el virus del organismo pero sí lo reducen hasta en un 99% aunque algunos sigan latentes dentro de las células que ya están infectadas.

Se ha comprobado que el inhibidor puede: reducir la cantidad de virus VIH en sangre, aumentar la cantidad de linfocitos CD4, evita que se desarrollen infecciones oportunistas, reducir el riesgo de transmisión del virus y preservar la función del sistema inmunológico.

Dosis de la enzima

Cuando se trata de la enzima digestiva más que la dosis importa la actividad que éstas vayan a realizar. Es importante seguir las indicaciones del fabricante.

Contraindicaciones

No existe una dosis máxima de proteasa y su dosis queda establecida a partir de lo que se espera lograr de ella.

Estabiliza la digestión de la proteína

La ingesta de Proteasa colabora con una buena digestión de las proteínas que estén presentes en la dieta. Este beneficio es ideal para aquellas personas que tienen dificultad para digerir proteínas. Como beneficio adicional, incrementa la absorción de las mismas cuando son de alta calidad.

Control de la Inflamación muscular

Según estudios realizados se determinó que el consumo de la enzima proteasa logra un mejor funcionamiento del músculo después de un entrenamiento, gracias al hecho de que regula la inflamación. Por otra parte, la bromelaína es efectiva para la prevención de ruptura en célula favoreciendo que el músculo se recupere con mayor rapidez. En otras combinaciones se comprobó un efecto benéfico sobre las agujetas. Dicha combinación incluye a la amilasa y lipasa.

Aplicaciones de la proteasa

Esta enzima se puede emplear en muchos ámbitos, como por ejemplo:

  • Medicamentos

  • Fermentaciones

  • Aditivos alimentarios

  • Suplementos digestivos

  • Producción de condroitina

Además, se suele añadir proteasa a los suplementos proteicos pues mejora su solubilidad, sabor y hace que la digestión se realice mejor.

Deficiencia de proteasa

Tener una deficiencia de la enzima conocida como proteasa, puede generar serios problemas a nuestra salud. La carencia de la proteasa puede generar una acumulación alcalina en el torrente sanguíneo, generando problemas como ansiedad.

Mantener unos buenos niveles de proteasas es necesario para que se puedan digerir organismos como hongos y bacterias. La carencia de esta enzima puede hacer que se sufran más infecciones víricas, bacterianas o por hongos, ya que nuestro organismo no es capaz de digerirlas debidamente.

La deficiencia de calcio es otro problema que se pueden observar cuando nos falta proteasas. Las proteínas son más que necesarias para un correcto funcionamiento de nuestro organismo y además, son necesarias para llevar el calcio a nuestro torrente sanguíneo. En el caso de que nuestro cuerpo no lo procese como es debido, puede dar lugar a enfermedades como la artritis o la osteoporosis.

No nos podemos olvidar de la posibilidad de tener hipoglucemia, pues como bien se sabe, las proteínas también se convierten en glucosa. Si esta transformación no sucede, podemos hacer que los niveles de azúcar en sangre bajen en demasía, siendo algo peligroso para nuestra salud.

Inhibidor de la proteasa

Este es un tema muy profundo a nivel médico, pero vamos a intentar explicarlo los más claro y simple posible para que se entienda bien.

Los inhibidores de la proteasa son una serie de compuestos que afectan a la capacidad de ciertas enzimas para descomponer las proteínas. Algunos ejemplos de esto sería en el VIH.

Existen tratamientos con algunos inhibidores de proteasas que logran que el virus no haga más copias de sí mismo. Esto por ejemplo también se ha realizado con determinados cánceres, donde se puede evitar la expansión de las células cancerosas.

Dosis y precauciones

Si hablamos del consumo y dosis de la proteasa, debemos saber que no es algo simple como si de hidratos de carbono se tratase. Es algo más complejo y debemos consultar previamente con nuestro médico, el cual será el que valore si debemos o no consumir más alimentos con proteasas o suplementación de la misma.

Las precauciones son las mismas de siempre, evitar un consumo excesivo. No obstante, no se debe consumir sin antes consultar con un médico que valore si deben o no consumir esta enzima, pues pueden tener los niveles de proteasas adecuados y un exceso de la misma no nos ayudará en nada.

Conclusión

Este breve post sobre la enzima conocida como proteasa, ha servido para conocer como este “pequeño amigo” ayuda y mucho. Sin darnos cuenta solemos consumirlo en las frutas como el kiwi o la piña. Tener un déficit del mismo entraña diversos riesgos, y por tanto consideramos oportuno un análisis de sangre al año que les informe de que todo en su organismo está en sus niveles correctos.

Con una dieta sana y variada más la práctica deportiva, no deben tener ningún problema para estar sanos y fuertes. Cualquier duda que tengan no duden en contactar con nosotros o con su médico particular.

Esperamos que el post de hoy les haya sido de utilidad, y vean como algo tan pequeño como puede ser una enzima, puede ser determinante para la lucha contra enfermedades como el VIH o determinados tipos de Cáncer.

Aquí nos despedimos, pero solamente hasta el próximo post. Un saludo a todos nuestros lectores de parte del equipo de MyFITBody y recuerden… ¡siempre a tope!

Carlos J. Aisa. Entrenador personal y coach nutricional.