Tabla de contenido:

Un pequeño pero gran aliado, el sorbitol

 

En pleno siglo XXI nos encontramos con muchas posibilidades, en lo que a endulzar nuestras comidas se refiere. Hoy vamos a hablar del sorbitol.  Veremos en qué consiste exactamente este endulzante, sus funciones y señalaremos  sus posibles beneficios.

 

¿Qué es el edulcorante conocido como sorbitol?

 

Nos encontramos con uno de los edulcorantes  más empleado en los alimentos. Además, se suele encontrar en elementos de cosmética y farmacia, haciendo que sea de las sustancias más empleadas. Se trata de un polialcohol que posee una mayor vida que el mismo azúcar, siendo por esto una opción genial para la industria de alimentos o para la creación de dentífricos.

 

Destaca porque no aporta apenas calorías, menos 3 de kilocalorías por gramo. Esto se debe a que no se absorbe por completo en el intestino y, además, hace que sea mejor frente al azúcar en lo que a cuidado bucodental se refiere.

 

Debido a su bajo aporte calórico se trata de una sustancia que no requiere de insulina para metabolizarse. Esto hace que no se generen picos de insulina, y lo convierten en un gran aliado para las personas que padecen de diabetes.

 

Funciones del sorbitol

 

Adiós caries

 

Diversos estudios que se le han realizado al sorbitol han determinado que su consumo no fomenta la aparición de caries. Esto se debe a que el sorbitol no se descompone por las bacterias presentes en nuestra boca. Estas bacterias son las que descomponen el azúcar, generando así las sustancias que nos provocan  caries y dañan nuestra boca. Esto no sucede con el sorbitol, el cual resiste, y encima no es una sustancia de riesgo cancerígena.

 

Un aliado para los diabéticos

 

Controlar los picos de insulina, el azúcar existente en nuestra sangre, la presencia de grasas en el organismo, y el peso corporal que tengamos, son 4 aspectos que todo diabético debe tener bajo control. Gracias al sorbitol, las personas que padecen diabetes van a ver como los picos de insulina y azúcar no se disparan. Además, al ser bajo en calorías no supone ningún riesgo de subida de peso.

 

Rival del azúcar

 

El azúcar aporta más de 4 calorías por gramo, mientras que el sorbitol no sobrepasa las 2 calorías por gramo. Esto se debe a que el sorbitol presenta una absorción lenta, haciendo que este nos aporte menos calorías.

 

¿Dónde podremos encontrar sorbitol?

 

El sorbitol se puede encontrar de forma natural en diferentes frutas como:

 

  • Ciruelas
  • Melocotones
  • Albaricoques
  • Membrillo
  • Mermeladas
  • Dátiles
  • Frutas en conserva

 

Además de encontrarlo de manera natural, el sorbitol se puede encontrar en alimentos industriales, empleado como un aditivo que endulza el alimento. Ejemplos de estos alimentos son:

 

  • Chicles
  • Pastas de dientes
  • Bollería industrial
  • Alimentos para personas que padecen diabetes
  • Productos de repostería

 

Por si fuera poco, podemos encontrar sorbitol en diferentes productos, tanto a nivel farmacéutico como cosmético.

 

La dosis diaria

 

Se aconseja que no superemos una ingesta de sorbitol superior a los 50 gramos. Esto se debe a que un consumo exagerado de sorbitol puede ocasionar  la aparición de diarrea intensa, algo que puede ocurrir  con menos cantidades, si la persona es intolerante al sorbitol, como comentaremos a continuación.

 

Intolerancia al sorbitol

 

Se trata de una reacción típica de las personas que no toleran el sorbitol, por la cantidad del mismo en su organismo. Es decir, que es diferente a las reacciones alérgicas, pues estas están determinadas por nuestro sistema inmune, y la posible intolerancia al sorbitol .

 

Se han realizado diversos estudios sobre este tema, y se ha determinado como las personas intolerantes presentan síntomas con solo 10 gramos esta sustancia. También  se ha podido valorar como los síntomas se agravan cuando se alcanzan más de 20 gramos, generando problemas como diarrea intensa e incluso la aparición de calambres.

 

Síntomas y causas de la intolerancia al sorbitol

 

Que seamos intolerantes al sorbitol puede deberse a una causa primaria generada por aspectos genéticos. Es decir, algún patrón establecido genéticamente que hace que se produzca  un déficit de la enzima encargada de transportar el sorbitol. Además, puede deberse a otra causa generada por otros factores como:

 

  • Se puede llegar a tener una intolerancia al sorbitol si se padece  una enfermedad que afecta a la absorción de los alimentos en nuestros intestinos.
  • Ser celíacos. Si somos celíacos y no tenemos un control de la enfermedad, se puede generar una intolerancia al sorbitol.
  • Haber padecido alguna enfermedad, como gastroenteritis grave.
  • Algún tipo de cáncer.
  • La enfermedad de Crohn, que altera nuestros intestinos.

 

Para saber si somos intolerantes, debemos tener en cuenta la sintomatología. Muchas veces podemos sentir dolor o molestias abdominales, tener el vientre hinchado, flatulencias frecuentes, síntomas semejantes a una gastroenteritis, cefaleas, diarrea, náuseas, cólicos o vómitos. Esta sintomatología es común con otras dolencias, por tanto, consideramos que, si presentan alguno de estos síntomas, acudan a un especialista que determine cual es exactamente la causa de dicho malestar.

 

Diagnosticar la intolerancia al sorbitol

 

Para poder saber si somos intolerantes al sorbitol debemos realizarnos una prueba médica que diagnostique si eso es así. Presentar síntomas como los descritos anteriormente  puede hacernos sospechar que algo no va bien, por eso, debemos acudir a  un especialista, para salir de dudas.

 

Una de las pruebas más empleadas es el Test del Hidrógeno Espirado. Se trata de una prueba que se realiza en ayunas, siendo de las más utilizadas ya que no es invasiva y, por tanto, muy simple de realizar. Dicha prueba nos informa de la intolerancia, y de cuánta intolerancia tenemos al sorbitol. Las personas que se la realizan, y son consumidores asiduos de sorbitol, van a ver como en el test el hidrógeno sube, a causa de la fermentación generada por las bacterias derivadas del consumo de sorbitol. La clave de esto reside en que las personas intolerantes verán como los niveles suben más de lo normal, determinando así que son intolerantes.

 

En el caso de que la prueba determine que se es intolerante al sorbitol, se deben consumir menos alimentos que lo contengan, al igual que optar por cosméticos y medicamentos que carezcan de sorbitol. Aun así, todo depende de la intolerancia que se tenga al sorbitol. 

 

Propiedades Nutricionales

 

Probiótico

 

Nuestro cuerpo metaboliza el sorbitol en el intestino delgado, pero parte de este puede llegar al intestino grueso. En este punto es cuando aparecen las bacterias conocidas como Bifidobacterium y Lactobacillus. Estas utilizarían las cantidades de sorbitol que lleguen al intestino grueso, haciendo que se genere un efecto probiótico. No obstante, esto son investigaciones recientes y de corto material, que necesitan un mayor volumen de información que avalen dicha teoría.

 

Laxante natural

 

En exceso puede generar diarrea, pero si se consume de manera normal no va a ocasionar ningún problema.

 

Pocas calorías

 

Presenta menos calorías que el azúcar, pues el sorbitol no tiene más de 2 kcal por cada gramo, frente a las 4 kcal del azúcar por gramo. Esto es así por su escasa digestibilidad. En resumen, menos calorías y más poder endulzante.

 

Aliado de los diabéticos

 

Debido a que el sorbitol presenta con su consumo un ligero aumento de los niveles de azúcar e insulina en sangre, se trata de un claro aliado para las personas que padecen diabetes. Esto se debe a que el sorbitol se puede metabolizar sin necesitar la actuación de la insulina, al contrario que ocurre con el azúcar.

 

Consejos que se deben tomar en consideración

 

Si piensa que es intolerante al sorbitol

 

no modifique nada sin consultar previamente con un especialista. Se debe realizar la prueba de intolerancia, que determine a ciencia cierta si se es intolerante al sorbitol. Si empezamos a quitar alimentos sin saber, podemos generar problemas, como la carencia de nutrientes.

 

Mirar los alimentos que compramos

 

Es fundamental para saber cuánta cantidad de sorbitol poseen. Esto puede ser de gran ayuda para las personas intolerantes, pues observando el etiquetado se puede saber si el producto está libre de sorbitol.

 

Si somos intolerantes debemos ser cautos, y siempre preguntar sobre los fármacos o cosméticos que empleemos

 

Pues muchos de ellos contienen sorbitol. Además, los dentífricos también pueden contenerlo, así que debemos elegir uno que no lo incluya en su composición.

 

Si se presentan síntomas

 

Evitar el consumo de alimentos, como las frutas que contengan mayor cantidad de sorbitol.

 

 

Conclusiones

 

A día de hoy vemos como existen infinidad de edulcorantes y endulzantes. El sorbitol es una gran opción, siempre y cuando no sea uno intolerante al mismo. Consideramos que el consumo moderado de esta sustancia no acarrea ningún riesgo, pues la mayor parte de nosotros lo consumimos a diario y ni nos damos cuenta.

 

Creemos oportuno comentar que, si se presenta algún síntoma de intolerancia se acuda a un especialista, que les haga el test correspondiente, y determine si es intolerante o no.

 

Esperamos que con el post de hoy hayan aprendido algo más del mundo de la nutrición, con esta pequeña sustancia, el sorbitol. Un saludo a todos de parte del equipo de MyFITBody. Nosotros nos despedimos, pero solo hasta el próximo post. ¡Siempre a tope!

 

Carlos J. Soriano Aisa

Entrenador personal y coach nutricional.

blank