Tabla de contenido:

blank

La vitamina K

Las vitaminas son sustancias fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. A día de hoy vemos que muchas personas tienen problemas de salud por la carencia, e incluso casi ausencia de diversas vitaminas en su cuerpo, todo por una mala alimentación.

En el caso de hoy vamos a hablar de una vitamina fundamental para nuestro organismo, pues gracias a ella se tiene una correcta función de coagulación de la sangre, y un óptimo metabolismo óseo.

Nuestra protagonista de hoy va a ser la vitamina K, de la que intentaremos hablar en profundidad, para que se sepa qué es exactamente, los beneficios que nos aporta, qué sucede si tenemos un déficit de la misma, y demás aspectos que nos ayudarán a entender a esta pequeña gran amiga.

¿Qué es la vitamina K? Un vistazo general

Todos sabemos que las vitaminas son unos micronutrientes fundamentales para el correcto desarrollo y funcionamiento de nuestro organismo. En el caso de la vitamina K no va a ser menos, pues es fundamental para muchas funciones de nuestro organismo, como la coagulación de la sangre, o el correcto estado de nuestra salud ósea.

Gracias a la vitamina K nuestro cuerpo recibe una ayuda para generar tejidos y huesos sanos, gracias a las proteínas; además de que dichas proteínas son beneficiosas a la hora de la coagulación sanguínea. Esto es muy importante, pues como veremos más adelante, un déficit de vitamina K puede ocasionar sangrados excesivos en nuestro organismo.

Por eso, es fundamental que, si se toma medicación como el sintrom, que es un anticoagulante, se debe tener un control de la vitamina K que se ingiere.

Tipos de vitamina K

Nos encontramos con la existencia de dos formas de vitamina K, la K1 y la K2.

Vitamina K1

Conocida también como fitonadiona o filoquinona, se trata de un tipo de vitamina K que sintetizan las plantas, y es la más habitual en nuestra alimentación. La encontramos en alimentos de hoja verde, como por ejemplo la espinaca, el perejil o los berros. Además, se encuentra en el té verde, en los aceites vegetales, como el de oliva, en el cilantro, y también por ejemplo en la carne de res.

Vitamina K2

Nos encontramos con otro tipo de vitamina K, que es conocida como menaquinonas. Esta la podemos obtener en alimentos que presentan una mayor cantidad de grasa, algo beneficioso que propicia una rápida absorción. Ejemplos de alimentos que contienen este tipo de vitaminas son los huevos, la mantequilla o diversos pescados.

blank

Alimentos que nos aportan vitamina K

Las vitaminas se encuentran presente en muchos alimentos. En el caso de la vitamina K la podemos obtener de diversas fuentes nutricionales, como, por ejemplo:

  • Hortalizas: las hortalizas que poseen hojas verdes van a tener una buena cantidad de vitamina K, como por ejemplo el brócoli o las espinacas.
  • Aceites vegetales: podemos encontrar gran cantidad de vitamina K en los aceites vegetales, como el de oliva y el de soja.
  • Frutas: todos sabemos que las frutas son una serie de alimentos fundamentales, que encima aportan buenas dosis de vitamina K. Los arándanos serían un buen ejemplo de ello.
  • Alimentos de origen animal: no solo los vegetales nos aportan esta gran vitamina, sino que también la podemos encontrar en diversos alimentos de origen animal, como la carne de vaca, lácteos y huevos.

Déficit de vitamina K

Tener un déficit de esta vitamina es algo muy perjudicial para la salud. Esto se debe a que un déficit de vitamina K puede ocasionar diversos problemas de coagulación en la sangre, haciendo que los sangrados sean mucho más intensos; o problemas de hematomas en nuestra piel. Además, si no tenemos la cantidad adecuada de vitamina K en nuestro organismo, se puede producir problemas a nivel óseo, como incremento del riesgo de padecer de osteoporosis e incluso un debilitamiento general de nuestros huesos.

Por lo general, estos son los riesgos más comunes, cuando se tiene un déficit de esta vitamina:

  • Aparición de hematomas con mayor facilidad
  • Incremento del sangrado cuando nos hacemos heridas, e incluso sangrados internos
  • Debido al incremento del sangrado, se puede tener anemia
  • Incremento del riesgo de padecer osteoporosis
  • Mayor probabilidad de presentar calcificación en las arterias
  • Descenso de la fuerza ósea

blank

Efecto y beneficios de la vitamina K en nuestra salud

Tener una alimentación sana, variada y equilibrada es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Por tanto, si tenemos la cantidad adecuada de vitamina K en nuestro cuerpo vamos a ver que aporta una serie de beneficios a nuestra salud:

  • Menor probabilidad de tener diabetes: diversos estudios han señalado como beneficioso el tener unos buenos niveles de vitamina K en el organismo, para evitar la aparición de la diabetes. La vitamina K ayuda a evitar la aparición de la diabetes gracias a que mejora la sensibilidad de la insulina, y también mejora el metabolismo del calcio.
  • Gran coagulante sanguíneo: desde el principio del post hemos mencionado que la vitamina K es un gran coagulante. Tener unos buenos niveles de vitamina K nos permitirá tener nuestro organismo protegido ante cualquier corte, en donde no se sangrará más de la cuenta.
  • Cardiovascularmente fenomenal: la vitamina K, según diversos estudios, puede ayudar a que se eviten problemas como la arterioesclerosis. Esto se debe a que consumir vitamina K frena el desarrollo de esta enfermedad, y, por si fuera poco, ayuda también a optimizar la elasticidad vascular, permitiendo que nuestras arterias estén en perfecto funcionamiento.
  • Mejora la hipertensión: la hipertensión es un problema en alza en la sociedad. Supone un riesgo para nosotros, y si tenemos bajos los niveles de vitamina K se aumenta el riesgo de tener hipertensión. Si tenemos una dieta que nos aporte los niveles adecuados de vitamina K que necesitamos, podremos mantener a raya el riesgo de padecer hipertensión, y prevenir posibles enfermedades cardiovasculares.
  • Previene la osteoporosis: como hemos mencionado, la vitamina K es fundamental para poder gozar de unos huesos fuertes y sanos. Diversos estudios han determinado que los niveles adecuados de vitamina K van en consonancia con las personas sanas, en lo que a huesos se refiere, en donde las probabilidades de roturas de huesos o de disminución de fuerza ósea, e incluso, de osteoporosis, se ven reducidas en gran medida.
  • Otros beneficios: antioxidante, antiinflamatoria, ayuda en la metabolización de la glucosa…

Cantidades recomendadas de vitamina K

La vitamina K debe estar en nuestro organismo en unos niveles adecuados para poder beneficiarnos de ella. Por norma general, la cantidad diaria de esta gran vitamina debe ser de unos 50-100 microgramos. Como verán se trata de una cantidad no muy elevada, la cual podemos obtener casi sin ningún problema, si tenemos una buena alimentación.

No obstante, puede haber casos en los que se tenga déficit de vitamina K y, por tanto, consideramos oportuno acudir al médico, para que valore si eso es así o no.

Conclusiones

Otro pequeño gran amigo se nos ha presentado en el post de hoy. Las vitaminas son fundamentales para que nuestro cuerpo funcione correctamente. Tener unos niveles adecuados de vitamina K nos va a aportar muchos beneficios, y si tenemos déficit de esta vitamina estaremos comprometiendo la salud de nuestro cuerpo.

Solo decirles que deben seguir una alimentación variada, que les aporte todos los nutrientes necesarios para que el cuerpo esté en un perfecto estado de salud. Además, es fundamental practicar deporte y tener unos hábitos de vida saludables.

Esperamos que el post de hoy les haya sido de utilidad y hayan aprendido algo más de este fascinante mundo de la nutrición y el deporte. Un saludo a todos de parte del equipo de MyFITBody, y recuerden… ¡siempre a tope!

Carlos Javier Soriano Aisa

Entrenador personal y coach nutricional