Tabla de contenido:

Yodo en la dieta

Los minerales, junto con el agua, son los componentes inorgánicos de la alimentación, aquellos que se encuentran en la naturaleza sin formar parte de los seres vivos. Se puede decir que éstos intervienen en todas las fases del funcionamiento del cuerpo humano. Un ejemplo sería el mineral del cual vamos a hablar hoy.

 

Este es un mineral al cual no le solemos prestar la atención que se merece, pero que nos aporta infinidad de beneficios y es sumamente importante en nuestro organismo. Este mineral es fundamental desde que estamos en el vientre de nuestras madres e incluso durante nuestra infancia. En el post de hoy vamos a hablar de un mineral que nos ayuda a desarrollar nuestras capacidades cognitivas y neuronales y que ayuda en muchísimos aspectos.

 

El yodo será el protagonista de hoy, del cual hablaremos de todo un poco, como en qué consiste, funciones, beneficios, y los riesgos que puede generar su consumo. Esperamos que el post sea de provecho y sigan sumergiéndose con nosotros en este apasionante mundo de la nutrición.

 

El yodo, ¿qué es?

 

Nos encontramos frente a un mineral existente en algunos alimentos, cuya función es muy importante para que nuestro cuerpo producir hormonas tiroideas. Estas hormonas son las encargadas de controlar nuestro metabolismo y diversas funciones importantes en nuestro organismo. Además, nuestro cuerpo necesita hormonas tiroideas para que se puedan desarrollar debidamente los huesos y nuestro cerebro durante nuestra infancia e incluso cuando nos estamos gestando en el vientre de nuestras madres.

 

En resumidas cuentas, es un mineral muy importante para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, y deben tener una cantidad suficiente del mismo todas las personas, sobre todo las mujeres embarazadas.

 

Cantidad de yodo necesaria

 

El yodo es un mineral que varía su cantidad necesaria según la edad del individuo y el género que este tenga, además de otras condiciones como si se está embarazada o con la menopausia. Con la tabla que adjuntamos a continuación podremos ver como serían dichas cantidades promedio:

 

Etapa de la vida

Cantidad recomendada

Bebés hasta los 6 meses de edad

110 mcg

Bebés de 7 a 12 meses de edad

130 mcg

Niños de 1 a 8 años de edad

90 mcg

Niños de 9 a 13 años de edad

120 mcg

Adolescentes de 14 a 18 años de edad

150 mcg

Adultos

150 mcg

Mujeres y adolescentes embarazadas

220 mcg

Mujeres y adolescentes en período de lactancia

290 mcg

 

Esta tabla es meramente orientativa. Para más dudas no duden en contactar con un especialista, pues como decimos siempre, cada persona es un mundo y los niveles de yodo pueden variar mucho de una persona a otra.

 

Alimentos que nos aportan yodo

La existencia de yodo en los alimentos es obvia, pero sobre todo la vamos a encontrar en alimentos como:

  • pescado (como bacalao y atún), algas marinas, camarones y otros mariscos, que en general contienen mucho yodo
  • productos lácteos (como leche, yogur y queso) y productos a base de cereales (como pan y cereales para el desayuno)
  • frutas y vegetales, que contienen yodo, aunque la cantidad depende del yodo en el suelo donde se cultivan y los fertilizantes utilizados
  • sal yodada, la podemos encontrar en muchos establecimientos. Presenta mayores beneficios que la sal común.

Suplementación de yodo, ¿es posible?

Sabemos que a día de hoy nos encontramos con infinidad de suplementos que nos aportan nutrientes que hasta hace años era imposible. Con el yodo no iba a ser menos. Lo solemos encontrar en forma de yoduro de potasio o de sodio, pero además suele venir cierta cantidad de yodo en los complejos multivitamínicos habituales.

Consumo aceptable de yodo

La mayoría de la población consume suficiente yodo a través de los alimentos y bebidas, pero es cierto que hay ciertos grupos de personas, como las más ancianas, tienen problemas para tener sus niveles de yodo correctamente, entre otros grupos como:

  • Las personas que no usan la sal yodada, no se van a beneficiar del yodo como aquellos que usan la sal común. Gracias al consumo de esta sal se puede mantener unos buenos niveles de yodo sin apenas gasto ni esfuerzo.
  • Mujeres embarazadas: las mujeres que están embarazas necesitan un 50% de yodo más del habitual, pues este debe tomarse por el bebé y así se puede beneficiar del yodo.
  • Los suelos con bajas cantidades de yodo, tales como en el Himalaya o en los Alpes, van a experimentar una agricultura con cultivos bajos en yodo.

Déficit de yodo

Nos encontramos con que los síntomas que nos dan pruebas de una falta de yodo son los que están relacionados con la tiroides:

  • Bocio: si no tenemos suficiente yodo en nuestro organismo, la glándula tiroides crece progresivamente, dando lo que se conoce como bocio. Esto se genera a modo de compensación por la demanda de producción de hormona tiroidea. El problema del bocio no es solo su agrandamiento, sino que su aparición generará problemas como dificultad para tragar e incluso respirar, dando esa sensación de ahogo.
  • Hipotiroidismo: cuando los niveles de yodo disminuyen en nuestro organismo es cuando se desarrolla el hipotiroidismo, pues el yodo es sumamente importante en la producción de la hormona tiroidea.
  • Embarazo: como ya hemos mencionado, la deficiencia de yodo es muy importante controlarla en mujeres que estén embarazadas o en periodos de lactancia. Si no se tienen los niveles de yodo adecuados se pueden llegar a generar abortos espontáneos, partos prematuras, un incorrecto desarrollo del feto, entre otros inconvenientes.

Efectos del yodo en la salud

  • Desarrollo durante el embarazo y en la infancia: ya vimos en líneas arriba como el yodo es fundamental durante el embarazo y en la infancia del niño para que se desarrollen adecuadamente. Unos 150 miligramos de yodo por parte de las madres, ayudará a que el feto se desarrolle perfectamente, evitando problemas congénitos o complicaciones mayores.
  • Correcta función cognitiva: si un niño sufre de deficiencia de yodo en su infancia, puede generar daños al cerebro y al sistema nervioso. Todo esto derivaría en problemas en el desarrollo neurológico y para evitarlo, se debería consumir suplementos de yodo en aquellos que tengan niveles bajos del mismo. Con esta suplementación se podrá mejorar los niveles de yodo en el organismo, dando como resultado una mejorar en el razonamiento y en la función cognitiva general del infante.
  • Mastopatía fibroquística: se trata de una patología que genera dolor e inflamación de las glándulas mamarias. Suele afectar a mujeres durante la menopausia o durante su edad reproductiva. Si se toma suplemento de yodo en este caso, y bajo supervisión médica, se podrán reducir los molestos dolores que está patología genera.

Eficacia y no eficacia del yodo

Nos encontramos con que el consumo de yodo puede ser eficaz en muchos casos, pero también vemos como su consumo puede no generar ningún beneficio. A continuación vamos a ver para qué es eficaz y para qué no:

  • Eficaz para:
  • Mejorar los niveles de yodo: si se tiene carencia de yodo, la suplementación o el aumento de ingesta de sal yodada puede subir dichos niveles hasta los más óptimos.
  • Protección frente a la radicación: el consumo de yodo puede protegernos frente a la exposición a los yoduros radioactivos que se generan en las radiologías. No obstante, solo se debe usar en estos casos si el especialista encargado así lo informa.
  • Rojez en los ojos: las gotas para los ojos que usamos habitualmente cuando estos se encuentran rojos, suelen llevar en su interior yodo, el cual se ha demostrado que disminuye los ojos rojos y cansados.
  • Problemas en la piel de los diabéticos: el yodo puede ayudar a paliar la aparición de úlceras en los pies de las personas que sufren de diabetes.
  • Endometritis: la inflamación del recubrimiento del útero puede ser un problema muy serio. Si se lava la vagina con una solución de yodo preparada por un especialista antes de una cesárea, se disminuye el riesgo de inflamación del útero. Además, puede reducir en gran medida el riesgo de fiebre o infección.
  • Mastalgia: el dolor habitual de las mamas de las mujeres puede verse paliado con el consumo de yodo.
  • Mucositis oral: usar yodo en la piel puede llegar a ayudar para disminuir la inflamación en el interior de la boca.
  • Periodontitis: un enjuague con una solución de yodo puede disminuir la infección, ayudando a reducir la profundidad de la mismas en nuestras encías.
  • Crisis tiroidea: si ingerimos yodo junto a otro tratamiento, podemos llegar a mejorar la crisis tiroidea.
  • Bultos en la tiroides: los nódulos tiroideos pueden verse disminuidos por la ingesta de yodo.
  • Úlceras venosas en las piernas: el yodo puede ayudar en mejorar las úlceras de las piernas debido a una mala circulación

 

  • Ineficaz frente a :
  • Infecciones en personas con catéteres.
  • Crecimiento y desarrollo en bebés prematuros.

Riesgos del yodo

El yodo puede llegar a ser muy perjudicial si se consume en exceso. Unas dosis elevadas de yodo pueden generar algunos de los mismo síntomas de la deficiencia del mismo, tales como bocio. Las dosis elevadas de yodo pueden generar inflamación de la glándula tiroidea y hasta incluso cáncer de tiroides. Consumir una dosis demasiado elevada de este mineral puede generar además:

  • escozor garganta, boca y estómago
  • fiebre
  • dolor de estómago
  • nauseas
  • diarrea
  • vómito
  • bajada del ritmo cardiaco

Estos niveles no son aplicables a las personas que consumen yodo bajo supervisión médica por motivos de salud.

Etapa de la vida

Límite máximo recomendado

Bebés hasta los 12 meses de edad

No se ha determinado

Niños de 1 a 3 años de edad

200 mcg

Niños de 4 a 8 años de edad

300 mcg

Niños de 9 a 13 años de edad

600 mcg

Adolescentes de 14 a 18 años de edad

900 mcg

Adultos

1,100 mcg

 

NO se debe tomar yodo bajo estas circunstancias

Si se toman ciertos medicamentos acompañados de yodo, podemos ver como se generan diferentes problemas. A continuación nombramos con qué elementos no se debe consumir yodo bajo ningún concepto:

  • Medicamentos de la tiroides: los medicamentos antitiroideos acompañado de yodo puede generar que nuestro cuerpo produzca una cantidad muy ínfima de hormonas tiroideas.
  • Yoduro de potasio con medicamentos indicados cuando se tiene una presión sanguínea alta puede llegar a generar un aumento de los niveles de potasio en sangre, algo sumamente peligroso para nuestro organismo.

Consideramos que la mejor opción si desea consumir yodo, es que consulte antes con un especialista, su médico habitual o un farmacéutico que le pueda ayudar de una manera más personalizada y acorde a sus circunstancias.

Conclusión

Hoy hemos visto qué es el yodo. Este mineral es sumamente importante desde antes de pisar el mundo. Ya desde que estamos en el vientre de nuestras madres, vemos como el yodo es fundamental para que nos desarrollemos como es debido. Incluso durante el tiempo que nuestra madre esté de lactancia y en nuestra infancia, tenemos que tener unos niveles correctos de yodo para poder desarrollarnos bien y que no tengamos ningún problema a posteriori, como problemas en el habla o retrasos mentales.

El consumo de yodo siempre va a ser importante, pues gracias a el tenemos unas cantidades correctas de hormona tiroidea. Su consumo se puede realizar fácilmente con los alimentos, desde pescados hasta añadiendo sal yodada a nuestras comidas. Como siempre decimos, no duden en contar con la ayuda de un especialista que les pueda aconsejar de manera individual acorde a su caso.

Nosotros les instamos como siempre a tener una dieta sana, variada y equilibrada en donde tengan a su disposición todos los nutrientes necesarios para que sus cuerpos funcionen correctamente. Además, añadan algo de ejercicio a la semana y tendrán sin duda alguna, un estado de salud muy bueno.

Nosotros nos despedimos aquí, pero solamente hasta el próximo post. Un cordial saludo de parte del equipo de MyFITBody y recuerden… ¡siempre a tope!

Carlos J. Aisa. Entrenador personal y coach nutricional.